¿Por qué Luis Scola no anunció su retiro? El detrás de escena de una decisión profunda

Los dos planteles y todos los presentes en el estadio aplaudieron al ex Ferro en el estadio. ¿Pero a sus 41 años puede ofrecer más funciones? (REUTERS/Sergio Perez)
Los dos planteles y todos los presentes en el estadio aplaudieron al ex Ferro en el estadio. ¿Pero a sus 41 años puede ofrecer más funciones? (REUTERS/Sergio Perez) (SERGIO PEREZ/)

Luis Scola es, entre otras cosas, un atleta y un líder contracultural. Opuesto, en muchas cosas, a cómo se maneja la mayoría de las personas y los deportistas. No va para se dirige el viento, como podría parafrasearse. Prefiere pensar y reflexionar, cuestionar y cuestionarse. No le gustan los extremos, anda siempre más cerca de los grises que de los blancos y negros. Es muy medido al hablar y prefiere la cautela, más allá de saber de muchas más cosas que el ciudadano medio por esa voracidad por conocer todo de todo, desde aviones –es piloto profesional- hasta el bitcoin, pasando por el kitesurf. Es una persona muy racional, que prefiere bloquear emociones y seguir, como un caballo con anteojeras, yendo para adelante, buscando siempre un objetivo más. “No paré nunca en mis 26 años de carrera. Nunca miré para atrás, siempre tuve un objetivo adelante. Mi carrera ha sido como una montaña rusa…”, admitía hace pocas semanas en Las Vegas, durante la preparación. En esa misma charla, como persona medida y pensante que es, evitaba hablar del retiro. O, al menos, evitaba confirmarlo.

Ni yo tengo claro lo que va a pasar. Pero no es que estoy indeciso o quiero darle suspenso a este tema. Porque yo no encaro las cosas así. No lo hacía cuando jugaba con 30 años y tampoco ahora. Está claro que el desenlace más probable es que no juegue más. Es lo natural. Pero no lo sé. Porque, en realidad, mi mente llega hasta el final de Tokio. No es que terminará el torneo y habrá un tweet, una conferencia de prensa o un anuncio oficial sobre mi futuro. Yo me voy a ir de vacaciones con mi familia y luego de ahí, definiré qué hago junto a mi familia”. Así respondía el capitán de 41 años cuando se le preguntó sobre si realmente tenía claro que sería su último torneo.

“Cuando jugué Mundial de China, hace dos años, no tenía equipo ni sabía lo que iba a hacer de mi vida. Cuando terminé el torneo y volvimos de vacaciones, me senté con mi mujer y evaluamos las distintas opciones y se tomó decisión de ir a Milano. Y luego se dio el paso a Varese, tras la pandemia. Pero, en general, fue así en los últimos años. La temporada final en Indiana (NdeR: la 14/15) fue la última en la que yo tuve claro que quería seguir jugando. Pero, desde ahí, cuando las propuestas deportivas ya no fueran tan ambiciosas, más a corto plazo y con menores certezas, cada año me planteé si quería seguir, porque la respuesta nunca era tan clara. Y luego, cada año, el tema familiar fue tomando más preponderancia y se fue comiendo a la parte deportiva de mi carrera. Ahora volveremos a analizar, pero está claro que el final está más cerca”, completó su análisis.

Scola no vende humo. No dice lo que la gente o los periodistas quieren escuchar. No le gusta la autocomplacencia ni los elogios desmedidos. Y menos las hipótesis de lo que puede llegar a pasar. Por eso, en la previa a Londres y ayer mismo, cuando todos se comportaron como en una despedida, haciendo todo como que era el último partido con la Selección, Scola no anunció su retiro. Sí, dijo “me voy en paz” y siempre habló como habla alguien que se retira, al menos de la Selección, pero no aseguró “me retiro, no juego más, al básquet o con este seleccionado”. Y no es casualidad… ¿Por qué? Sencillamente porque no lo tiene absolutamente claro. O decidido. Desde el entorno de Luis aseguran que está cansado, que ya no da más, que física y mentalmente todo le cuesta mucho más, que quiere empezar a dedicarle más tiempo a su familia (su esposa Pamela y los cuatro hijos varones), a disfrutar de la vida, de sus hobbies (volar, hacer SUP, surf, invertir, entre otras cosas) y emprendimientos, pero nadie se atreve a decir que en un 100% se va a retirar. “Viste cómo es Luis. Lo va a analizar mucho, sobre todo con Pamela, quien viene realizando grandes esfuerzos”, comenta alguien que lo conoce bastante bien, desde hace años.

Luis, además, es hermético y no larga prenda ni a los más íntimos. “Nadie sabe, a ciencia cierta, qué hará, aunque todos intuimos lo que decidirá. Pero hasta que no ponga todas las cartas sobre la mesa, en frío, sin apuros, nadie lo sabrá. Tal vez ni siquiera él. Vos tenés que pensar que lo que más ama en el mundo es jugar, entrenar, prepararse, aunque esté claro que cada día está más cansado”, opinaron desde su entorno, citando una realidad incontrastable: el deseo que siempre tuvo Luis de sacarle el jugo total a su carrera, en especial desde 2011, cuando estuvo en jaque por problemas físicos que hacían presagiar un pronto adiós al profesionalismo –incluso un médico le dijo que no esperaba que “volviera a jugar normalmente al básquet”, según admitió el propio Luis-.

Lo que sí parece más probable es que ponga un punto final a su carrera con la Selección, aunque Campazzo le pida que siga jugando. Todavía queda una chance pequeña que aparezca un equipo y lo convenza, aunque parezca poco probable. Su entorno descarta de plano volver a la Liga Nacional porque no le interesa y está muy cómodo viviendo en Italia, haciendo lo que le gusta por fuera del básquet y disfrutando de los placeres, hermosos lugares y nuevas amistades –como Pupi Zanetti- que le han dado estos dos años en tierras del norte italiano –Varese y Milán-. Entonces, la propuesta debería provenir de Italia, con muchas condiciones para que pueda jugar una temporada más. No parece lo más probable, pero con Luis nunca se sabe. Sólo lo sabe él. Y recién cuando lo tenga claro, con 100% de certezas, lo anunciará. No antes. Porque Luis es así. Distinto en casi a todo. Y a todos.

SEGUIR LEYENDO:

Emotivo momento en los Juegos Olímpicos: Luis Scola salió de la cancha y frenaron el partido para que todo el estadio lo ovacione

El llanto de Facundo Campazzo en el banco de suplentes y su mensaje para Luis Scola tras la derrota ante Australia

“Luis fue el mejor y más increíble jugador que haya nacido en nuestro territorio”: el elogio del Oveja Hernández tras la despedida de Scola

También te puede interesar...

Leave a Comment