Florencia Carignano: “Las restricciones para el ingreso al país no son una cuestión de odio y menos algo ideológico”

Florencia Carignano
Florencia Carignano

Su rol empezó a cobrar mayor relevancia desde que llegó la pandemia de coronavirus a nuestro país. Como Directora Nacional de Migraciones, el organismo que regula y controla quién entra y quién sale del país, las opiniones de Florencia Carignano adquirieron mayor peso dentro del Gobierno Nacional. Ahora, luego de que se detectaran varios casos de la variante Delta de la Covid 19 en pasajeros que regresaron desde el exterior, Infobae la entrevistó para conocer cómo analiza este nuevo escenario, si se mantendrán las actuales restricciones y que pasará en los próximos días con los argentinos que están fuera de nuestras fronteras.

-¿Usted dijo recientemente que con 12 millones de vacunados alcanza para frenar la nueva variante Delta?

-No. Lo que yo dije es que nosotros conseguimos en estas cinco semanas en las que empezamos con las nuevas medidas, para evitar el ingreso o ralentizar el ingreso, porque evitar no lo vamos a lograr nunca, aplicar casi 12 millones de dosis de vacunas. Las medidas sirvieron porque necesitábamos poder vacunar una mayor porción de gente o completar algunos esquemas de vacunación antes de que llegue esta nueva variante. Y que con esa vacunación nos pueda encontrar a los argentinos mejor parados. Fue el objetivo número uno siempre. Las medidas que se toman en la Argentina en el marco de la pandemia siempre son sanitarias.

-¿Cómo describiría la situación actual?

-Nuestra preocupación siempre fue concientizar a los argentinos de la importancia de realizar la cuarentena al volver del exterior. Porque todas las medidas anteriores ya las habíamos adoptado. Que las personas que se suban a un avión lo hagan con un PCR negativo, que sea obligatorio que todos los que llegan tengan que ser testeados nuevamente cuando descienden en Argentina, que si dan positivo tengan que ser alojados en un hotel hasta que se sepa de qué cepa proviene su virus. Desde el Estado hemos tomado todas las medidas que se pueden tomar en relación a los viajeros que son los que pueden portar otras variantes como la Delta.

-¿Las provincias acompañaron como ustedes querían?

-El Jefe de Gabinete (por Santiago Cafiero), por instrucción del Presidente, le dijo a las provincias cuáles medidas iban a adoptar para poder aislar a las personas que vienen del exterior. En ese marco hubo tres provincias, la de Buenos Aires, Salta y San Juan, que tomaron esas medidas que para nosotros son muy efectivas. Porque no hay nada mejor que eso, que una persona que llegue desde el exterior quede aislada en un hotel. Así tiene que cumplir con la cuarentena, sí o sí. Nosotros desde las medidas hemos hecho todo lo posible. Estamos preocupados por alguna actitud irresponsable de alguna personas, no son todos. Cuando nos incorporamos a los controles de permanencia en los domicilios de los viajeros para ayudar a las distintas jurisdicciones notamos que había un alto grado de incumplimiento, un 40 por ciento. Del día 14 de junio que fue cuando empezamos con esto a hoy bajó a un 10 por ciento. O sea tuvimos éxito en lo que alertamos a la sociedad que es en la importancia del cumplimiento de la cuarentena. Obviamente, si vos decís, es poco, ahora si ves lo que hizo una sola persona en Córdoba es mucho.

-¿Sirvió ese alerta que lanzaron donde advertían un alto nivel de incumplimiento?

-Sirvió y mucho que con la ayuda de los medios de comunicación se le haya hecho entender a la sociedad que no había que conformarse con tener la PCR negativo, porque es la foto de un momento y el antígeno, lo mismo, de cuando te bajás del avión. Pero el Ministerio de Salud a nosotros nos indica que el 64 % de las personas que ingresan a la Argentina con la variante Delta empiezan a manifestar síntomas recién a los dos o tres días. En la etapa en la que estamos lo fundamental es para toda persona que viene del extranjero es la cuarentena. La única manera de que en esos dos o tres días contagien a alguien y la clave es el cumplimiento de la cuarentena.

Florencia Carignano, titular de la Dirección Nacional de Migraciones

-Habla muy seguido con Carla Vizzotti para la adopción de medidas. ¿Cómo está el sistema de salud hoy? ¿Hay peligro de un colapso si empieza una circulación comunitaria de la variante Delta?

-Vimos imágenes horribles al principio de la pandemia en Europa que nos asustaron a todos. Y por eso tomamos medidas anticipadas como el cierre de Ezeiza, el cierre de los vuelos, para poder robustecer el sistema de salud. Acá a nadie le faltó asistencia. El sistema de salud nunca dejó de atender a nadie y de eso tenemos que estar orgullosos todos los argentinos. Esa fue la primera etapa. y por supuesto ahora nos encuentra con números buenos. Lo que se hizo en este año y medio ha servido, sobre todo los cuidados. Los casos están disminuyendo, las camas UTI no están ocupados, estamos mejor que hace unos meses. Con más vacunados y con un sistema de salud mejor que el que habíamos encontrado en marzo del año pasado. Estamos tratando de fortalecer la vacunación y ralentizar todo lo que se pueda la variante Delta. Pero hoy nos encuentra mejor parados.

-La pandemia es día a día dijo varias veces. ¿Qué puede pasar cuando se venza el plazo del último DNU presidencial el viernes 6 de agosto?

-Cómo será de día a día que si esto me lo preguntabas hace unos días, te decía que veníamos muy bien. Ahora, después de ver los casos de Salta y de Córdoba, se prende una lamparita roja. El viernes arrancamos con 12 casos de contagio con una persona que introdujo la Delta y al día siguiente tenemos 20 y casi 800 personas más aisladas. Estas situaciones ponen en riesgo todo lo que venimos haciendo los argentinos, todo el buen comportamiento que viene teniendo la mayoría de los que vienen de afuera. Los que cumplen la cuarentena. Todo por un irresponsable. Una persona que incumple pone en riesgo a todos los argentinos. Tendremos que juntarnos la semana que viene, seguramente Salud tiene las evaluaciones de lo que está pasando acá y en cada una de las provincias pero sobre todo también en la región.

-¿La situación en la región es lo que más los preocupa?

-Cada vez que nos juntamos con Salud los organismos de control -la ANAC, Migraciones, el ministerio de Turismo, el de Transporte, la Cancillería- desde Salud nos cuentan que está pasando en la región porque es importante saber que pasa con los países con los que tenemos relación aerocomercial. Hoy la mayoría de los argentinos están viniendo de Estados Unidos y de Europa. En Estados Unidos hay casi un 86%, casi un 90% de circulación comunitaria de Delta, y en Europa lo mismo. Al punto de que Estados Unidos suspendió los vuelos con Europa, tomó esa precaución. Nosotros siempre escuchamos lo que tiene para decir Salud de los países que nos rodean, Paraguay, Brasil, que tienen también circulación comunitaria. Hay que ver que recomienda Salud, es fundamental. Nosotros aplicamos lo que ellos nos informan.

Explosivos Paraguay-Argentina

-Se habla de que la Argentina tiene una frontera permeable. ¿Cómo está la situación en esas zonas?

-Desde el 25 de diciembre todos los pasos legales habilitados que hay para ingresar al país donde están la Aduana y Migraciones, permanecen cerrados. Entendemos todos que Argentina tiene 9500 kilómetros de frontera terrestre que limita con otros países. Es una frontera enorme que puede llegar a tener los mismos problemas que Estados Unidos en su límite con México donde hasta construyó un muro y no puede evitar el ingreso de ilegales. Por supuesto que Gendarmería está haciendo un trabajo allí y tenemos presencia y estamos tratando de evitar el paso en forma ilegal. Nosotros estamos conformes en el sentido que los pasos legales están cerrados. Salvo casos humanitarios que se acreditan en los consulados no se puede ingresar por vía terrestre. Solo está habilitado el comercio internacional y ha servido que hayamos dispuesto corredores seguros. Llegás y hay un protocolo. Si das positivo enseguida te aíslan. Los hay en Ezeiza, en San Fernando, en Aeroparque y Buquebús. Si la situación mejora, como prevemos que va a mejorar a medida que aumente la vacunación, seguramente las provincias van a solicitar tener corredores seguros y paulatinamente iremos abriendo muchos pasos terrestres y también muchos aeropuertos, que son internacionales algunos.

-Las medidas que se adoptaron respecto de la disminución de vuelos y que calificó como antipáticas, ¿hay posibilidades de que se modifiquen?

-Eso seguramente saldrá en la reunión con Salud de la semana que viene. Son medidas sanitarias todo lo que se hizo hasta el momento. Toda medida en pandemia es antipática y afecta a alguien. Porque si ponés una medida de horario afecta al comerciante, a los restoranes, a los colegios. Las restricciones siempre afectan a alguien. Son para evitar la propagación de la enfermedad. Tratar de evitar el ingreso de la cepa. Espero, y lo digo sinceramente, que podamos aumentar los cupos porque ha ido disminuyendo por suerte la cantidad de argentinos que están fuera del país. Cuando empezamos con las últimas medidas había 2300 argentinos que salían por día, ahora estamos en 1.000-1.100, por eso se ha ido regularizando el regreso de muchos argentinos, más allá de que queden por volver unos cuantos. Aumentó el cupo de 600 a 1000 por semana y esperemos que podamos aumentarlo un poco más todavía. Hemos sobre todo avanzado con la vacunación y sin propagación comunitaria de la variante Delta.

Aeropuerto Ezeiza - Aeropuertos Argentina 2000 - Protocolo -Partidas - Arribos - Stamboulian - Centro de Testeo - Llegadas - Terminal A - Terminal C - Estacionamiento - Pasajeros - Covid-19 - Check In -Hall Espera -Ingreso -

-¿Cuántos argentinos calculan que están actualmente en el exterior?

-Eso, la verdad, no te lo puedo decir. Sí que están saliendo 1.100 y están entrando otros 1.000. Sí puedo decir que el 70% de los que salen lo hacen por motivos turísticos según lo que declaran en nuestros formularios de Migraciones.

-Se acusa al Gobierno del que usted forma parte de odio o revanchismo con los que tuvieron la posibilidad de viajar a vacunarse a otro país.

-No es una cuestión de odio y menos una cuestión ideológica. Uno se vacuna con la vacuna que le parece mejor. De hecho, durante muchísimos meses, pudieron salir un montón de argentinos a vacunarse a Estados Unidos y nosotros estábamos totalmente de acuerdo con eso. No hubo nunca una medida en contrario. El único momento en que tomamos medidas fue cuando en el mundo entero empezó a circular la variante Delta, que es mucho más contagiosa y que se propaga más rápido. Incluso en meses anteriores Aerolíneas Argentinas había aumentado su cantidad de vuelos. No había ningún problema. El único problema acá es la pandemia. Queremos retrasar el ingreso de la variante Delta.

-También se cuestionaron los controles de la cuarentena que realizó personal de Migraciones. ¿Se pudo hacer de otra manera?

-Si no hubiéramos hecho esos controles hoy nos estarían acusando de porqué el Estado no hace controles para que las personas se mantengan aisladas. Escuché eso también. Cuando lo hacemos dicen porqué me vienen a controlar. Nunca es suficiente. Todo lo que hacemos a un sector no le parece simpático. Estamos obligados a cuidar a los 45 millones de argentinos. Cuando nosotros advertimos que el incumplimiento de la cuarentena era alto, empezamos a controlar de manera presencial con las fuerzas federales en muchas jurisdicciones y por supuesto que lo hicimos siempre identificados. Lo único que me molesta es cuando no hay argumentos. Te puede gustar más o menos que el Estado vaya a constatar tu domicilio, pero no podés decir que son grupos de tareas cuando son empleados de Migraciones que vienen desde el día 1 dándole pelea a esta pandemia. Fueron a tocar un timbre, identificados porque siempre estuvieron con los chalecos que utilizan todos los días. Junto a las fuerzas federales y a los médicos son los que estuvieron repatriando a 400 mil argentinos, sin vacunas, con miedo ante gente que venía sin barbijos. Nosotros terminamos de vacunar a los 4 mil empleados hace un mes. Y son gente que recibe pasaportes, que recibe a personas que vienen de afuera y no sabés si están contagiados o no. Es importante que ellos estén respaldados, además, por el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, que les reconoce la importante tarea que están haciendo.

Florencia Carignano

-¿Se sintieron defraudados con la actitud de algunas provincias al no aislar a la gente que llegaba de otros países en hoteles?

-No, al contrario. Estamos a disposición de las provincias. y coordinando esto. El modelo ideal es el modelo canadiense, el modelo de Gran Bretaña y el australiano. La gente llega y va a un hotel directamente. Ahí hace la cuarentena. Quizás algunas provincias tuvieron problemas de logística, quizás algunas tuvieron una mala experiencia pero de todas maneras todo control sirve y nosotros estamos para apoyar.

-Hay personas antivacunas en todo el mundo. ¿Qué se les dice para convencerlos de que vacunarse es lo mejor para salida de la pandemia?

-Que el mejor método que tenemos para terminar con la pandemia es la vacunación. No hay otra, es la única salida que todos estemos vacunados. Para impedir que el virus siga mutando y generando nuevas variantes como la Delta, la Alfa, la Gamma. Tenemos que terminar con esto, volver a la vida normal. Volver a ser felices.

-Falta poco las elecciones, ¿Argentina va a llegar bien para esa fecha?

-Estamos haciendo todo el esfuerzo para eso. Vamos a estar mejor que hace un mes. Esperamos que la vacunación siga a este buen ritmo. Y quiero aclarar que ninguna medida la tomamos mirando una encuesta. Muchas medidas son antipáticas, afectan a muchos sectores espero siempre convencidos de que hacemos lo correcto por más que a mcuhos no le guste.

SEGUIR LEYENDO:

El Gobierno decidió usar las diferencias en Juntos por el Cambio para fortalecer su táctica electoral y ocultar la tensión interna en el Gabinete

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment