AgIdea, una empresa argentina a nivel mundial en el mercado de la tecnología agrícola

agideaagidea
En las oficinas de AgIdea en Pergamino, Gonzalo Grigera, su fundador junto a Mariano Battista,

En el corazón de la zona núcleo, en la ciudad de Pergamino, 15 años atrás Gonzalo Grigera y Mariano Battista, ambos ingenieros agrónomos, crearon AgIdea, una empresa que está en la intersección entre ciencia y negocios, para ayudar a las empresas agrícolas a tomar mejores decisiones en torno a sus tecnologías precomerciales.

Su pasión por la ciencia, la tecnología y el crecimiento es tan fuerte que se hacen tangible y presente durante toda la entrevista que El ABC Rural mantuvo con Grigera. Esta es la historia de cómo nacieron dos empresas donde el talento y la calidad fueron valores esenciales para su fortalecimiento y éxito.

Los inicios

-¿Cómo fueron los comienzos, 15 años atrás?

-La gesta de AgIdea tuvo que ver con la idea de Mariano Battista, mi socio. Él estaba trabajando en una compañía multinacional grande, y yo estaba haciendo mi doctorado en la Universidad de Buenos Aires.

Habíamos trabajado en la misma empresa unos años antes, y allí observamos que había un nicho de mercado que no estaba atendido y que tenía que ver con la investigación y desarrollo para empresas del agro. Vimos que no había una empresa que desarrollara tecnología para los productores, los semilleros, las empresas de agroquímicos y las empresas de productos biológicos, que tienen una necesidad cuando están desarrollando nuevos productos.

[embedded content]

Este desarrollo es un proceso largo y complejo, que requiere de mucha inversión y a veces estas empresas necesitan de otras que los ayuden en esas investigaciones, en ensayos de campo, en ensayos de laboratorio, y en distintos tipos de trabajo para acelerar la llegada al mercado de sus productos. Vimos la oportunidad, armamos un plan de negocios y nos largamos a emprender en el 2006.

-¿Cuántos empleados eran cuando comenzaron, y cuántos son ahora?

-Al inicio éramos solamente dos, mi socio y yo. Rápidamente tuvimos un par de colaboradores, eso hizo que en la primera campaña seamos 4 o 5. Hoy somos más de 100 profesionales que operamos en Argentina, con base en Pergamino, Uruguay y Estados Unidos, con más del 30 % de la compañía.

Eso nos permite tener una lógica técnica de poder aprovechar los dos veranos en un año calendario, factor clave para ayudar a las empresas a acelerar sus procesos de investigación y llegada al mercado.

-¿Qué aprendieron en este camino?

-Un aprendizaje clave fue cómo relacionarse con un socio. La relación entre los socios es uno de los factores críticos del éxito de los emprendimientos en general. Junto a mi socio siempre tuvimos una relación excelente en todos los aspectos: técnico, personal, de resiliencia a los problemas, y eso nos fortaleció mucho.

También aprendimos como relacionarnos con los clientes, escuchar al mercado, es clave para que las cosas funcionen.

Aprendimos a no perder el foco, a tener siempre en claro para qué estamos, qué es lo que tenemos que hacer, y a mantener una jerarquía de las cosas importantes para no perder el rumbo. Un gran aprendizaje fue mantenernos constantes y focalizados en los buenos y no tan buenos momentos.

Buscando la sustentabilidad en el tiempo

-¿AgIdea, superó sus expectativas? 

-Sí, totalmente. Logramos algo más grande de lo que pensábamos hace 15 años atrás. Pero el factor de éxito para nosotros no fue que sea grande, sino que sea sustentable en el tiempo, que impacte en nuestros clientes, que sea una propuesta de valor en el mercado y que alguien quiera comprar lo que nosotros teníamos para vender.

Investigación de laboratorio con más de 10 plagas clave lepidopteranas, coleopteranas y hemipteranas.

Ese es el principal desafío de alguien que va a emprender un negocio: tener una propuesta de valor que tenga sentido y que alguien tenga ganas de comprarla. Por eso nuestro desafío es tener clientes contentos, que quieran contratarnos año tras año, porque eso permite que el crecimiento sea una consecuencia de tu acción.

Hemos tenido un crecimiento sostenido durante estos 15 años, por eso la empresa es mucho más grande, porque tuvo un crecimiento moderado, así fuimos creciendo

-¿Quién los ayudó al comienzo? ¿Se apoyaron en programas para Pymes?

-Contamos con distintas ayudas a lo largo del camino. Al principio nos ayudaron consultores, con quienes nos reuníamos semestralmente para hablar sobre los avances que teníamos, eso nos sirvió muchísimo.

También tuvimos distintas ayudas muy significativas en cuanto a los distintos programas de las agencias del Gobierno. Eso fue posible porque siempre pensamos este proyecto como un emprendimiento organizado y prolijo, armando un plan de negocio, lo que permite tener una disciplina y poder aplicar a alguna oportunidad, un financiamiento blando o un subsidio.

agideaagidea
Sector de laboratorios donde se analizan tecnologías.

Algunos programas del Ministerio de Ciencia y Tecnología y otros del Ministerio de Producción, están destinados a apoyar a las empresas argentinas que hagan investigación y desarrollo interno, y pudimos tener ciertos apoyos porque además de hacer un trabajo de investigación y desarrollo para clientes, también lo hacemos de manera interna. Todo el tiempo probamos y pensamos servicios y nuevas formas de hacer experimentación, para que nuestros clientes tengan una plataforma de testing más eficiente.

En el 2015 empezamos a ser parte de Endeavor (www.endeavor.org.ar) Fue un proceso de aprendizaje ser parte, pero también lo fue el proceso que hicimos hasta llegar allí. Endeavor facilita consultorías y una red de contactos muy valiosa para encarar nuevos proyectos.

La importancia de los valores

-¿Cuáles son los valores más importantes que los representa?

-Solidez técnica, calidad y Flexibilidad. Un cuarto valor tiene que ver con entender trabajamos con un equipo de talentos, porque son servicios de valor agregado. Todo lo que tiene que ver con clima laboral, cómo organizamos la empresa y cómo crecemos.

-¿Estos mismos valores los diferencian de la competencia?

-Sí, competimos con nuestros atributos y tratamos de ser mejores todo el tiempo, para poder seguir liderando.

Hace 15 años atrás era un mercado muy distinto, porque fuimos pioneros, luego el mercado se fue desarrollando y eso no solo generó competencia, sino que también amplió el mercado porque le da más visibilidad y más seriedad.

Nuestros valores y equipo de talentos son lo que marcan la diferencia y lo que nos permite competir.

Trebe Biotech: una nueva empresa

Una nueva empresa, Trebe Biotech, es hija de AgIdea, y surge justamente de los valores y talentos que tenemos, y de la interacción con la academia y profesionales especialistas, ya que hace tiempo que venimos trabajando con la Universidad de Buenos Aires, con la Facultad de Bioquímica.

[embedded content]

-¿Cómo se pensó Trebe Biotech?

-Además de nuestro laboratorio, tenemos otro de cría de insectos, de plaga de la agricultura, y este grupo de la facultad los utiliza como biofábricas donde producen proteínas de interés con el sistema baculovirus.

Allí logran infectar con un virus determinado a las larvas y con esa infección las larvas generan muchas proteínas de un tipo específico que interesa. Luego se extrae esa proteína y se genera este producto.

De la mano del coronavirus empezamos a trabajar en contacto con el grupo de la facultad y desarrollamos un proyecto para armar una empresa de base tecnológica, que pretende tomar un conocimiento del ámbito académico y llevarlo al ámbito de la producción, a la sociedad, algo que nos apasiona.

Tomamos el know-how de la universidad y junto con ellos montamos un laboratorio para poder realizarlo a escala de producción y con un interés comercial, así nació esta nueva empresa. También de la mano de un colaborador de AgIdea, Manuel Pacin, biólogo molecular, con mucho conocimiento en el mundo de la biotecnología.

En el marco del Covid-19, Trebe Biotech comenzó a producir la proteína del coronavirus, spike, que se utiliza para realizar kits de diagnósticos y para producir el suero hiperinmune, que potencialmente podría usarse para vacunas, y también para kit de detección para Dengue, y otras enfermedades.

Uno de los primeros proyectos de Trebe Biotech fue la proteína del coronavirus, y hoy la estamos produciendo en Pergamino.

Proyectando el futuro

-¿Cuáles son los próximos proyectos?

-Los proyectos siempre surgen, cuando uno está pensando todo el tiempo. También al estar muy vinculado, hablando con muchas empresas, al escuchar las necesidades de los clientes.

El proyecto futuro tiene que ver con la expansión en otras geografías. En Estados Unidos tenemos mucho por crecer. Hoy estamos en 5 estados: Missouri, Kansas, Iowa e Illinois. También tenemos planes para seguir creciendo en países de Latinoamérica, ya estamos en Paraguay, Uruguay y Argentina.

Tenemos proyectos para desarrollar de la biotecnología moderna para los cultivos, que se conoce como NBT (nuevas técnicas de mejoramiento genético). También cuestiones de diagnóstico en laboratorio para una agricultura más eficiente y sustentable. Estas son algunas de las directrices por donde pasará nuestro crecimiento futuro.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment