La bajante récord del río Paraná lleva 730 días y estiman que continuará hasta diciembre

río paranárío paraná

El río Paraná nace en el sur de Brasil y en Argentina se extiende desde la provincia de Misiones hasta la provincia de Buenos Aires, donde indirectamente desemboca en el Atlántico Sur, siendo la vía de transporte del 80% de las exportaciones del agro argentino y fuente de agua potable y energía para importantes poblaciones urbanas.

Sobre el margen del Paraná se encuentran importantes ciudades como las de Corrientes, Santa Fe, Rosario y Paraná, con amplias poblaciones. A su vez, al norte de Rosario se encuentra el polo agroportuario y agroindustrial de Argentina, un proveedor mundial líder de alimentos.

Sin embargo, esa tan importante vía fluvial, debido a una prolongada escasez de lluvias en el sur de Brasil, actualmente está en su peor situación hídrica detectada desde 1944, condicionando la navegación, la generación de energía y la vida de las comunidades ribereñas.

rio parana

rio parana

Pero esa bajante extraordinaria es récord también en la cantidad de tiempo, ya que las aguas permanecen bajas hace 740 días y el pronóstico indica que continuará hasta diciembre, según dijo el investigador del Conicet, Juan José Neiff.

Por ello el Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (Sinagir) pidió a las personas “ahorrar agua en el consumo diario” y “almacenar agua de lluvia y utilizarla para regar”, como también no realizar quemas de pastizales para evitar la propagación de amplios incendios como los sufridos el año pasado durante esta época, según un comunicado oficial difundido en las últimas horas de este lunes.

En el caso de la provincia de Santa Fe, se estima que el Gobierno tuvo que invertir unos 450 millones de pesos para mantener el servicio, según un informe del diario La Capital de Rosario. “Extraer del río tal cantidad de agua para potabilizar y distribuir no solo es más complejo cuando el río se retira, sino también mucho más costoso”, advierte la publicación.

En la actualidad, el caudal del Paraná apenas supera los 6.000 metros cúbicos por segundo promedio (m3/s), con registros mínimos diarios de hasta 5.500 m3/s, lo que acerca al piso histórico de junio de 1944 de 5.800 m3/s, por la persistente escasez de precipitaciones aguas arriba.

“La situación afecta la generación y la cantidad de energía que podemos entregar a los sistemas de Argentina y Paraguay”, dijo a Télam el director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), el misionero Ignacio Barrios Arrechea.

La situación en Misiones

Daniel Di Stéfano, presidente del Eprac, Ente Provincial Regulador de Aguas y Cloacas de la provincia de Misiones, dijo en referencia a la medida de limitar el uso del agua potable, que pudo ser sorpresiva para algunos sectores pero que “desde el Gobierno de la Provincia venimos hablando de la importancia para el planeta de cuidar el agua”.

río paraná

río paraná

“La cuestión climática está azotando el planeta y es lo que está pasando acá, se ha emitido alerta roja por una baja en la Cuenca del Plata que tiene como su río más caudaloso al río Paraná que es el que tenemos frente a Posadas, no solamente bajará este río sino también el Iguazú y Uruguay como también fuentes internas que tengan arterias a estos ríos”, destacó.

“Hay que mirar y prestar atención de porqué suceden estas cuestiones que tienen que ver con el cambio climático y la actitud del hombre con la Naturaleza”, concluyó.

Fuerte incidencia en Corrientes

El hidrómetro registró este sábado en el puerto de Corrientes solo 0,34 metros, una altura que no se registra desde 1944 y que podría traer como consecuencia la falta de agua en algunas ciudades y la presencia de algas tóxicas, conocidas como cianobacterias.

El investigador del Conicet, Juan José Neiff, explicó sobre la bajante que “los pronósticos de El Niño y La Niña, que son los que influyen, determinan que la situación continuará hasta diciembre”.

Debido a la extraordinaria bajante, en Corrientes además de los inconvenientes en la navegación, se tornó habitual visibilizar bancos de arena, riachos casi sin agua, extensas playas, barcazas y distintos tipos de embarcaciones encalladas en el puerto y las costas.

El riacho donde se realiza la largada de la Fiesta Nacional del Surubí se puede cruzar a pie

El Riacho Goya, uno de los brazos más importantes del río Paraná –zona internacionalmente famosa por ser escenario de la Fiesta Nacional del Surubí- está completamente seco tras dos años de bajante histórica. El nivel de las aguas permite, incluso, permanecer parado en el medio de su cauce sin siquiera mojarse los tobillos.

En Goya la gente concurre a un “nuevo paseo natural” con largas filas de autos para llegar: se trata del lecho del Riacho Goya, casi sin agua y limitado a zanjones entre grandes extensiones de arena.

Según los últimos datos actualizados por la Prefectura Naval Argentina, el nivel del agua del Paraná este sábado apenas alcanza los 78 centímetros en algunos sectores del puerto de Goya, y es la bajante más pronunciada de los últimos años.

En Santa Fe por debajo del cero

Esta semana el nivel del río Paraná llegó a medir por debajo del cero en la ciudad de Santa Fe. De hecho, este sábado 24 de julio, de acuerdo a los datos que aporta Prefectura Naval Argentina registra – 0,01 metros. Esta altura no se veía desde mediados del siglo XX en la capital de la provincia y la región.

El Instituto Nacional del Agua (INA) actualizó este martes sus proyecciones respecto a cómo se comportaría el Paraná en los próximos días.  “Prevalece una tendencia descendente en todas las secciones del río Paraná en territorio argentino. Continuará predominando en los próximos tres meses”, explican en el informe.

Además, desde el INA sostienen que julio sigue siendo un mes crítico, “con afectación a todos los usos del recurso hídrico, exigiendo especialmente a la captación de agua fluvial para consumo urbano”, resaltan.

En lo que refiere a las proyecciones, el organismo no descarta que continúe en descenso. Para el 27 de julio, podría bajar hasta – 0,22 mts; mientras que para los primeros días de agosto habría un leve repunte:  – 0,12 mts (03/08).

La situación en Paraná

Este sábado, por ejemplo, el río Paraná frente al puerto de la capital entrerriana, se mantiene en – 28 centímetros (lejos de su nivel de aguas bajas de 2,30 metros), lo que configura la peor situación hídrica detectada desde 1944, cuando marcó – 1.40 metros frente a la ciudad.

En Rosario se derrumbó un sector del muelle del Parque España

Actualmente, la altura actual del río Paraná en Rosario es de -0.17 metros de profundidad, en lo que ya es una bajante histórica. Además, por la impresionante bajante, la ciudad de Rosario sufrió en las últimas horas de este viernes un derrumbe parcial en el muelle del Parque España, afortunadamente sin tener que lamentar heridos ni víctimas fatales.

Derrumbe parcial en el muelle del Parque España, en Rosario.

El hecho sorprendió a las personas que paseaban por la zona durante la noche del viernes, quienes retrataron y filmaron el momento del desprendimiento de la estructura.

«Se desmoronó el extremo del muelle, que estaba sobre relleno y sobre los pilotes originales de madera. El resto del muelle está hecho a nuevo, porque en 2014 había había un derrumbe muy grande. En principio no habría riesgo estructural en los edificios cercanos, como el anfiteatro», remarcó el director de Defensa Civil de Rosario, Gonzalo Ratner.

El Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat de la Provincia lanzó una alerta sobre posibles derrumbes en la costa debido a la bajante y pidió máxima precaución debido a la delicada situación en la que se encuentra la zona ribereña.

Exportación de granos y suministro eléctrico, afectados por la bajante

Desde el INA señalaron que se esperan impactos en las tomas de agua para consumo urbano, para la refrigeración de centrales de generación eléctrica y de los procesos industriales, como así también “serios problemas en la navegación fluvial, en la estabilidad de márgenes, en la fauna íctica de la región y una gran exposición a incendios en las márgenes y en las islas de la región”.

El bajo calado del río Paraná de -0,17 metros a la altura de Rosario, cuando el promedio para esta fecha es de 3,22 metros, genera tres complicaciones para aquellos barcos que vienen a las terminales de Rosario a cargar granos y subproductos: o parten hacia sus destinos con las bodegas con menor volumen de carga o emprenden viaje hacia otros puertos para completarla, o directamente van a otras terminales. Y en estas dos últimas situaciones es donde el complejo portuario de Bahía Blanca gana importancia.

La Bolsa de Comercio de Rosario estimó que el histórico bajo nivel del río podría costar al sector exportador de granos del país una pérdida de unos u$s315 millones en seis meses.

En otro orden, la represa hidroeléctrica de Yacyretá está operando con 12 de sus 20 turbinas generadoras, por la bajante del Paraná, lo que significa una reducción en la generación de energía de un 50%, que impacta en la oferta del sistema eléctrico argentino.

Recién a fin de año recuperaría su caudal                                                                                  

El río Paraná inferior puede alcanzar su nivel más bajo hacia mediados de esta primavera y las potenciales lluvias traerían solo un alivio pasajero, consideró el ingeniero Juan Borús, subgerente de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico del Instituto Nacional del Agua (INA), quien agregó que siguen “día a día la evolución de la bajante de las aguas y se van ajustando los escenarios posibles”.

El Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo (Sinagir) reiteró este viernes a Télam que “la tendencia descendente observada en los niveles hídricos en la cuenca del Paraná y Paraguay va a predominar en los próximos tres meses; el escenario más probable indica una situación similar a la bajante de 1944″.

Por su parte el geólogo de la Universidad del Litoral, Carlos Ramonel, reveló a la revista Weekend que “para revertir definitivamente esta bajante hacen falta lluvias persistentes en el sur de Brasilia, lo que, según anticipan los meteorólogos, tendría lugar recién hacia fines de este año”.

Consecuencias sobre la fauna

El investigador del Conicet explicó que, si esto continúa de esta manera, “puede ocurrir que en el verano tengamos cianobacterias por algas que son tóxicas”.

“Hay un aumento de probabilidades en el desarrollo de estas algas, lo genera que el tratamiento para la potabilización del agua sea más costoso”, explicó el investigador del Conicet.

Al respecto, detalló que “puede ocasionar problemas hepáticos en los animales si la consumen y también en las personas que se metan y traguen agua del río. Puede generar también algún tipo de alergia en la piel”.

río paranárío paraná
Foto Télam.

Respecto de la fauna íctica, Neiff expresó que “lamentablemente algunas provincias no entienden que la pesca debería estar prohibida” y mencionó especialmente a las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos.

Asignación de 1.000 millones de pesos

El sábado el Gobierno nacional anunció el lunes último la asignación de 1.000 millones de pesos para mitigar los efectos de la bajante, que incluyen “la afectación sobre el abastecimiento y calidad del agua potable, la navegación y operaciones de puerto, el ecosistema, la fauna íctica y la generación de energía hidroeléctrica”. (Fuentes: Télam, Ámbito, El Litoral, La Capital, El Territorio, Weekend, Misiones online, Diario Época, Infobae)

INFORMACIÓN EN DESARROLLO

El ABC Rural

NOTAS RELACIONADAS

Enorme surubí varado en Itatí por la bajante del río Paraná

Monitorean el túnel subfluvial por la fuerte bajante del Paraná



También te puede interesar...

Leave a Comment