Centro Hortícola Solidario, INTA y el trabajo junto al Banco de Alimentos de Balcarce

Banco de AlimentosBanco de Alimentos
INTA unió fuerzas con el Banco de Alimentos de Balcarce para promover la articulación entre ambas instituciones con el fin de incrementar los volúmenes de rescate de frutas y hortalizas.

Con el fin de articular estrategias que aporten a la producción y el abastecimiento de alimentos mediante programas y proyectos, desde marzo del 2020, el INTA participa del Plan Argentina contra el Hambre.

En ese marco, el organismo unió fuerzas con el Banco de Alimentos de Balcarce para promover la articulación entre ambas instituciones con el fin de incrementar los volúmenes de rescate de frutas y hortalizas.

“La intención es poder identificar y cuantificar aquella parte de la producción frutihortícola que no ingresa en la cadena de comercialización por no cumplir con las normas de tipificación”, dice Alejandra Yommi, responsable del proyecto por el INTA. Se trata de frutas con tamaño pequeño o defectos de forma y aspecto, que se encuentra apta para el consumo humano.

Si bien el rescate era una actividad que ya realizaban en el cinturón frutihortícola de Mar del Plata, los Bancos de Alimentos que conforman el Consorcio de Bancos de Alimentos Mar y Sierras – Balcarce, Mar del Plata y Tandil–, “conseguían poca mercadería y el costo logístico era muy alto”.

Rescate solidario

Estos bancos alquilan el predio de la Sociedad Rural de Mar del Plata, donde se encuentra el Centro de Rescate de Frutas y Hortalizas. A partir de un contacto más estrecho con los donantes y la labor del INTA, que conectó a más productores con el Centro de Rescate, se superó ampliamente el volumen de alimentos rescatados.

“Se espera que el volumen y también la calidad de las hortalizas y frutas rescatadas aumenten considerablemente a partir del trabajo mancomunado entre los Bancos, el INTA y la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Mar del Plata”, precisó Yommi.

En ese sentido, la incorporación del INTA permite la participación de especialistas para estudiar las distintas cadenas de producción, estimar volúmenes de hortalizas y frutas que se descartan. Además los momentos del año y puntos de la cadena productiva más conveniente para el rescate. Por otro lado, posibilita la capacitación de los productores en Buenas Prácticas Agrícolas aplicadas a la frutihorticultura.

Banco de AlimentosBanco de Alimentos
La cadena de papa, cultivada por más de 100 productores en una superficie de 33 mil hectáreas.

El rol del INTA en el Programa

Respecto del rol del INTA, Yommi subrayó que se busca “propiciar la participación y conformación de redes que apunten a alcanzar la seguridad alimentaria en los sectores más vulnerables de la sociedad. Con participación del programa ProHuerta”.

Para cumplir con los objetivos planteados se creó un Comité Coordinador, con representantes de cada una de las partes. Este deberá preparar el programa anual de actividades y hacer el seguimiento de cada una de ellas, mientras se establece el grado de avance del Proyecto.

El trabajo interinstitucional: una oportunidad de crecimiento

El predio de la Sociedad Rural cuenta con dos galpones y dispone de un espacio físico para la instalación de oficinas y un lugar de reuniones, que podrá utilizar el INTA, en el marco del Convenio con el Banco de Alimentos de Balcarce. Pero, además, cuenta con una superficie de al menos cinco hectáreas en las cuales se podrían hacer parcelas demostrativas e investigaciones en frutihorticultura con un abordaje agroecológico.

En ese sentido, Yommi consideró que, “potencialmente, por la ubicación del predio, podría ser un buen ámbito para hacer capacitaciones dirigidas a promover el desarrollo local y propiciar el desarrollo de la agroecología y las producciones sostenibles”.

Banco de AlimentosBanco de Alimentos
La entrevistada indicó que hay otros productos aprovechables con mucho potencial, como kiwi, tomate, berenjena y morrón, y destacó “el compromiso de quienes producen porque entregan su excedente como donación.

Además, la especialista aseguró que “se podrían hacer charlas, talleres, recorridas, exposiciones y jornadas técnicas dirigidas a productores hortícolas rurales y urbanos, trabajadores rurales, emprendedores y estudiantes de diversos niveles educativos”.

Datos inéditos de la merma de cosecha 

Alejandra Yommi y Sebastián Borracci, del grupo Ad Hoc Frutihortícola de la Plataforma de Innovación Territorial Mar y Sierras del INTA, presentaron los primeros resultados del estudio de algunas de las principales cadenas de frutas y hortalizas del cinturón productivo marplatense.

Respecto de la cadena de maíz dulce, cinco de los ocho productores que concentran el 75% de la producción coinciden en que a veces quedan sin cosechar un 10% de los lotes. Esto sucede porque las condiciones climáticas provocan que varios lotes que fueron sembrados escalonadamente no se encuentren con la madurez óptima para la cosecha.

“Hay momentos de sobreoferta que hace que no sea conveniente su cosecha o porque algunos productores, que realizan cosecha manual y en malas condiciones climáticas, no pueden acceder a la totalidad de los lotes para cosechar”, explicó Yommi.

Además, entre un 20 y un 50 por ciento de las plantas de maíz producen una segunda espiga. “Estas espigas, más las principales con algún defecto, no son comercializadas por los productores que realizan cosecha mecanizada y se estima que podrían representar un volumen de 1.000 toneladas, es decir, 7 millones de choclos factibles de rescate”, precisó la especialista.

En cuanto a la cadena de papa, cultivada por más de 100 productores en una superficie de 33 mil hectáreas, “se observó que el mayor excedente ocurre de diciembre a abril y es de 15 mil toneladas, y el aprovechamiento se podría hacer en el sector de lavado y acondicionado”, puntualizó .

Banco de AlimentosBanco de Alimentos
En el marco del Plan Argentina contra el Hambre, el INTA firmó un convenio con el Banco de Alimentos de Balcarce, que trabaja en red con los Bancos de Mar del Plata y Tandil.

Para la entrevistada, resulta de especial importancia lo que sucede con la cadena de zanahoria, en tanto “genera pérdidas de 15 mil toneladas en solo 850 hectáreas cultivadas, lo que representa un 30% de la producción”.

Se apuesta a que el Centro Hortícola Solidario se constituya en un espacio de confluencia para acompañar a los productores con investigación y capacitación para que puedan reducir sus pérdidas. Pero además, procuran optimizar el aprovechamiento de lo que indefectiblemente, y por las exigencias del mercado, no puede destinarse a la comercialización.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment