Los jueces no ponen votos en las urnas: historias de la influencia de la política y la Justicia en las últimas elecciones bonaerenses

(REUTERS/Agustin Marcarian)
(REUTERS/Agustin Marcarian) (AGUSTIN MARCARIAN/)

El ex presidente Mauricio Macri calificó hace unos días de “juez militante” a Alejo Ramos Padilla, el magistrado electoral de la provincia de Buenos Aires que tendrá a su cargo el control -por primera vez- de las elecciones de este año en el distrito más importante del país. No fue la primera ni será la última vez que la política ubique a un juez en un sector de la grieta, que nunca es el propio, porque en este caso para Macri la militancia es en el kirchnerismo.

La frase generó que la Cámara Nacional Electoral le pida al Consejo de la Magistratura que explique públicamente cómo se designa un juez para despegar dudas a pocos meses de los comicios. Y también permite hacer un revisionismo de los últimos años sobre los “jueces militantes” que tuvieron a su cargo el juzgado electoral bonaerense, el distrito más importante del país, para ver cómo esa pertenencia política de nada les valió a sus presuntos jefes políticos.

Manuel Blanco fue el juez electoral de la provincia desde el regreso de la democracia. Falleció en septiembre de 2014 y su sucesión fue lógicamente una disputa política.

Por entonces el kirchnerismo tenía mayoría en el Consejo de la Magistratura de la Nación y la uso para designar en reemplazo de Blanco a Laureano Durán, secretario de la Cámara Federal de La Plata e hijo del fallecido Alfredo Durán, histórico juez de La Plata y de buenos vínculos con Julio Alak, ex intendente de esa ciudad, ex ministro de Justicia de Cristina Kirchner y actualmente en el mismo cargo en el gobierno de Axel Kicillof.

“Hay que pelear por que los jueces sean de la ley y no del poder. Si no, se rompe el pacto de convivencia en paz de los argentinos”, dijo entonces Federico Pinedo en una conferencia de toda la oposición al kirchnerismo, el PRO, la UCR, el Frente Renovador, el Socialismo, el Peronismo Federal.

Durán estuvo al frente de la elección de 2015 y fue testigo de un hecho histórico: por primera vez desde el regreso de la democracia el peronismo perdió las elecciones en la provincia. María Eugenia Vidal fue elegida gobernadora y Macri, presidente de la Nación.

Laureano Durán (NA)
Laureano Durán (NA)

Durán dejó el cargo en febrero de 2016 por un fallo de la Corte Suprema. Ya con el macrismo en el poder el juzgado quedó a cargo por unos meses de María Servini, ya jueza electoral nacional y de la ciudad de Buenos Aires.

En marzo de 2017 se repitió la historia pero al revés. El macrismo tenía mayoría en el Consejo de la Magistratura y la usó para designar en el juzgado electoral a Juan Manuel Culotta, juez federal de Tres Febrero. Culotta es egresado del colegio Cardenal Newman, el mismo al que fue Macri, y allegado a Pablo Clusellas, del mismo colegio y entonces secretario de Legal y Técnica del macrismo.

“Ponen a un juez amigo del gobierno y quieren proscribir a Cristina Kirchner”, criticó entonces en el Consejo el diputado kirchnerista Rodolfo Tailhade. “Ustedes pusieron a Durán en el mismo juzgado”, le contestó el radical Gustavo Valdés, también integrante del Consejo y actual gobernador de Corrientes.

Ese 2017 Cristina Kirchner se presentó como candidata a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires. Ganó las PASO y perdió las generales con Esteban Bullrich.

Culotta dejó el juzgado electoral, volvió al suyo en Tres de Febrero y actualmente integra el Consejo de la Magistratura alineado con la oposición. Luego vinieron otros jueces con menos ruido, pasaron las elecciones del 2019 en las que el peronismo volvió a ganar la provincia.

Juan Manuel Culotta (Maximiliano Luna)
Juan Manuel Culotta (Maximiliano Luna) (Maximiliano Luna/)

Los protagonistas de la política se sinceran cuando las cámaras se apagan y no tienen que medir sus disputas internas. “Un juez electoral no te hace ganar una elección”, reconocen por fin. “Tienen la cintura política porque saben dónde están jugando. Pero inclusive ninguno en los últimos años hizo una locura por algún partido”, despliegan en sinceridad.

El rol de los jueces electorales es sensible para la política. Organizan la elección en su distrito, llevan adelante el escrutinio y definen candidatos, colores de las boletas, alianzas electorales. No tienen la palaba final, por arriba de ellos está la Cámara Nacional Electoral.

Mientras pasaban los jueces por el juzgado electoral se hacía el concurso para designar a su titular definitivo. El proceso concluyó durante el gobierno que eligió para ese cargo a Durán. “Vidal pidió especialmente por él”, reconocen en el mismo sector en el que llamaban a Durán el juez K. Su nombre fue al Senado en junio de 2019 pero no se llegó a tratar. Luego asumió Alberto Fernández retiró el pliego y envió el de Ramos Padilla, quien había salido primero en el concurso.

Macri y Cristina Kirchner (REUTERS/Agustin Marcarian)
Macri y Cristina Kirchner (REUTERS/Agustin Marcarian) (AGUSTIN MARCARIAN/)

Cuando Culotta era juez electoral Gerónimo Ustarroz era uno de los apoderados de Unidad Ciudadana, el partido por el que compitió Cristina Kirchner. Hoy los dos integran el Consejo de la Magistratura. “Cuando fue juez electoral Culotta se comportó como un señor”, repite Ustarroz hasta hoy.

Nadie duda que los magistrados -todos- saben los alcances políticos de sus decisiones, saben lo que tienen en sus manos para resolver. Tampoco hay duda que los que llegan a los juzgados electorales -como a los de Comodoro Py o a los de los tribunales federales de las provincias- lo hacen con el visto bueno de la política -el oficialismo de turno- y no solo porque saben de derecho, cuando saben.

La disputa de la realidad versus los deseos políticos se vuelve a poner a prueba en las elecciones de este año con Ramos Padilla como juez. La realidad se viene imponiendo. Los jueces electorales no ponen votos en las urnas.

SEGUIR LEYENDO:

Detectaron dos casos nuevos de la variante Delta de coronavirus en la Argentina

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment