El jefe de la Policía de San Luis reveló que sumaron “videntes” para tratar de encontrar a Guadalupe

Alerta Sofía Guadalupe Cialone
A 11 días de la desaparición de la nena de 5 años, no hay pistas firmes

Darío Neira, el jefe de la Policía de la provincia de San Luis, reveló que sumaron a “videntes” para tratar de dar con el paradero de Guadalupe Lucero, le nena de 5 años que lleva 11 días desaparecida.

La menor fue vista por última vez el 14 de junio en la casa de su tía, en el barrio 544 Viviendas de San Luis, en medio de un festejo de cumpleaños familiar. Si bien la Justicia sostiene que “no fue un hecho al boleo”, no cuentan con pistas firmes y la investigación se centró en el entorno de la niña. Las hipótesis sobre trata de personas o secuestro extorsivo perdieron fuerzas en las últimas horas.

Este jueves se realizaron rastrillajes en diques y predios porque según informó la agencia Télam la fuerza de seguridad provincial contaba con datos que daban cuenta que podría encontrarse un cuerpo en esa zona. El resultado de la búsqueda fue negativo.

En diálogo con la prensa, Darío Neira manifestó que muchos de los procedimientos que llevan a cabo se realizan “por el aporte que realizan videntes”. “Son personas que dicen tener el conocimiento de que acá puede encontrarse el cuerpo de la nena, pueden llegar a percibir que puede haber en determinado lugar algún indicio o lo que fuere”, pero “sí o sí se verifica absolutamente todo”.

“Cuando se realizan rastrillajes varias veces en una misma zona, o la búsqueda en los diques cercanos a la ciudad capital, lo hacemos porque tenemos la información de que podemos encontrar un cuerpo”, agregó. Ante la afirmación del jefe policial, uno de los periodistas le consultó si estaban buscando sin vida a la nena de 5 años. A lo que Neira aclaró que reciben “testimonios de personas que están informando de acuerdo a lo que perciben”. Contó que en los rastrillajes se utilizaron a “los mejores perros de la Argentina”, que “están certificados y tienen muy buen nivel y buena trayectoria”, pero en lugar no se halló nada relevante.

Neira confirmó que hubo datos aportados por “personas que dicen ser videntes”: “Nos pueden estar dando una indicación, pero esto no quiere decir que es todo lo que compone la causa”. Pero luego aclaró: “No es que vamos detrás de una persona que dice ser vidente, estaríamos muy lejos de lo profesional”.

Por otra parte, el jefe de la policía provincial negó las versiones sobre un presunto rechazo a la colaboración de organismos especializados en la búsqueda de personas. ”No hemos rechazado ningún aporte, estamos trabajando en conjunto con fuerzas nacionales y de otras provincias, y nuestra sede operativa es la Jefatura Central de Policía”, dijo.

Búsqueda de Guadalupe Lucero
Los investigadores afirman que no se trata de un hecho «al boleo» (Grangetto/)

”No estamos buscando al azar, no somos improvisados y si hacemos algo es por una razón que lo justifica”, indicó el jefe policial y manifestó entender a la madre de Guadalupe, Yamila Cialone “que un día nos elogia y al otro nos critica pero ella está pasando por una situación muy difícil”.

Neira precisó que la detención del hombre realizada el miércoles por la noche “no fue al azar y lo consideramos un elemento indicativo de la causa”. Este hombre sería el novio de la prima de la madre de Guadalupe y se lo detuvo en un departamento ubicado en el microcentro de San Luis por una presunta vinculación con una causa de drogas. Indicó que la búsqueda realizada hoy en el lago Potrero de los Funes, a 20 kilómetros de la ciudad, no arrojó resultados positivos, al igual que los rastrillajes concretados por cuarta vez en cercanías de la zona donde desapareció Guadalupe.

Según pudo saber Infobae, la Justicia mantiene la mirada sobre el entorno de la menor, aunque no hay una pista firme. Hay una certeza: “No fue un hecho al boleo”, sostiene a este medio alguien cercano al expediente. Y, por otra lado, hay dos líneas de investigación que perdieron fuerza en las últimas horas: fuentes del caso descartaron a este medio que se investigue una hipótesis de trata de personas o un secuestro extorsivo.

Tampoco se sospecha de un esquema narco de criminalidad compleja, una de las teorías que surgió en el inicio de las pesquisas. Igualmente, se investiga cualquier posibilidad y la PROTEX, el ala de la Procuración dedicada a delitos de trata que interviene en desapariciones de personas, como en el caso de M., la menor secuestrada en la Villa Cildañez, examina los celulares e impactos de antenas.

Por otra parte, se determinó que las llamadas recibidas por Yamila Cialone, la mamá de Guadalupe, provenían de la provincia de Río Negro, pero se descartó que la niña estuviera allí. Así lo reveló el abogado de la mujer, Santiago Olivera Aguirre, que agregó que se realizaron procedimientos donde secuestraron los celulares e identificaron a las personas, pero aún no hay detenidos.

SEGUIR LEYENDO:

El desesperado reclamo de la mamá de Guadalupe: “Llevo 10 días esperando una respuesta y no me dicen nada”

“¿Quieres de regreso a Guadalupe viva?”: los perturbadores chats mexicanos que investiga la Justicia sobre la desaparición de la nena de San Luis

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment