Detuvieron a uno de los sospechosos del crimen de Diego Guastini, el financista que delató a capos narco en la Justicia

El Audi de Guastini, atravesado por las balas.
El Audi de Guastini, atravesado por las balas.

“Yo solo toco plata”, decía el contador y cuevero Diego Xavier Guastini en un despacho judicial.

Y después, un sicario lo mató.

Fue el lunes 28 de octubre de 2019. Una Toyota Hilux con una patente que no correspondía con el vehículo le cortó el paso mientras viajaba en plena noche con su Audi, a metros de la Municipalidad de Quilmes, no muy lejos de su departamento. Allí, el tripulante de una moto le disparó tres veces a través de la puerta y el vidrio del auto con balas calibre 9 milímetros. Luego, huyó. Guastini fue trasladado al Hospital Iriarte donde finalmente murió por sus heridas. Tenía una Glock calibre 40 encima que nunca disparó. También tenía otro auto, uno blindado, que fuentes alrededor del caso confirmaron que, sospechosamente, le había dado a su mujer. El sicario sigue sin ser hallado hasta hoy.

Guastini murió con una fama turbia a sus espaldas: era el financista y lavador de dinero de algunos de los narcotraficantes más acaudalados de la Argentina. Un año antes de su muerte los comenzó a traicionar, declaró en las causas que lo tenían como imputado, se convirtió en un colaborador, con una serie de testimonios registrados en la sede de la PROCUNAR, el ala de la Procuración dedicada a investigar delitos de narcotráfico con el fiscal Diego Iglesias. Delató, entre otros, a Erwin Loza, jefe de su clan familiar, acusado de mover cientos de kilos de polvo desde Argentina a España, con trofeos privados como la Ferrari F355 Spider que fue de Diego Maradona. Hoy, Loza y sus cómplices enfrentan su juicio por lavado en el Tribunal Oral en lo Penal Económico N°3: el relato de Guastini, filmado en video, es una pieza en el proceso. Varios abogados defensores intentaron que sea removido del juicio, sin éxito. Guastini también traicionó a otro pesado, Carlos Sein Atachahua, el jefe de su propio clan, embargado colectivamente por 30.000 millones en total.

Hoy, la historia de Guastini cobra un giro inaudito tras meses de estancamiento en la investigación del crimen. Marcelo Fabián Padovani, sospechoso del caso, fue arrestado esta mañana con un kilo de cocaína en su poder tras una investigación de la PROCUNAR y el fiscal Sergio Mola, según confirmaron fuentes del expediente. El arresto fue realizado por la PFA, con efectivos de la división Homicidios y de la Superintendencia de Drogas Peligrosas.

NOTICIA EN DESARROLLO

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment