Trigo: fertilización adecuada para ganar en rinde y calidad

Es fundamental una fertilización equilibrada en trigo para aportarle al cultivo rendimiento y calidad.

Pensando en la presente campaña triguera, con el comienzo de las labores de siembra a pleno, es el momento indicado para planificar el cultivo y la decisión de cómo fertilizarlo de manera correcta.

“Para lograr que la fertilización sea provechosa para el cultivo debemos partir de un buen diagnostico”, destacó el ingeniero agrónomo David Melión, especialista del INTA Bragado.

El muestreo de suelo, es la herramienta que va a permitir conocer la disponibilidad de nutrientes que existe en el suelo evaluado y las limitantes que se deben corregir. “Desde allí hay que planificar el agregado de nutrientes para que el cultivo de trigo pueda expresar al máximo su potencial de rendimiento”, sostuvo el entrevistado.

Dos grandes grupos de nutrientes

El especialista, indicó que se pueden diferenciar dos grandes grupos de nutrientes. Por un lado los macronutrientes, nitrógeno, azufre y fósforo principalmente, y por el otro los micronutrientes. “Entre estos últimos debemos mirar al zinc y al boro como dos elementos muy importantes para el cultivo de trigo”, admitió Melión.

Respecto a los micronutrientes, en los últimos años, comenzaron a mostrar respuestas muy positivas en el rendimiento del trigo luego de su adopción.

“En las experiencias realizadas en la zona de Bragado el dato de nitrógeno objetivo total para un buen rendimiento del cereal oscila entre 180 y 200 kilos por hectáreas”, informó el investigador. El nitrógeno debe ir acompañado de un fertilizante fósforado y el agregado de fertilizantes nitrogenado que se pueden lograr por múltiples fuentes y momentos.

Ingeniero agrónomo David Melión, especialista del INTA Bragado. “El trigo es un cultivo muy plástico para recibir el nitrógeno y capitalizarlo en rendimiento”, dijo.

Agregados desde la siembra al macollaje 

Esta fuente de fertilizantes se puede agregar desde la siembra del cultivo de trigo, hasta el macollaje del mismo. “Es importante tener en cuenta, en función de la disponibilidad de agua, que al momento que el cultivo necesite el nitrógeno debemos tenerlo disponible”, comentó.

Una fertilización nitrogenada debe contribuir a dos aspectos esenciales. Por un lado a un buen rendimiento final del trigo, pero también aporta a la calidad del grano obtenido.

“El parámetro a considerar es la proteína. Mas allá que este dato tiene mucho que ver con la variedad elegida, las fertilizaciones foliares tardías a partir de hoja bandera, permite sostener buenos niveles de calidad de grano en concordancia con buenos rendimientos”, explicó.

Complementación de nutrientes

El fósforo y el azufre son elementos que complementan la fertilización equilibrada del trigo. “En nuestros ensayos, partiendo de la necesidad evaluada en los análisis de suelo, agregamos entre 15 y 40 kilos de fósforo por hectárea y de azufre entre 7 y 21 kilogramos y los resultados obtenidos fueron buenos“, indicó.

Para lograr que la fertilización sea provechosa para el cultivo debemos partir de un buen diagnostico. Es esencial el muestreo de suelos.

“El trigo es parte de un sistema de doble cultivo y esta situación la tenemos que tener en cuenta siempre”, dijo Melión. El ingeniero expuso que en el momento de planificar fertilizaciones de fósforo y azufre, “se debe considerar la extracción del cultivo de soja siguiente”, aconsejó.

Por último recordó que la adopción del trigo en las rotaciones tiene múltiples beneficios. “Más allá del aporte de carbono, raíces, cobertura de lotes en el invierno y supresión de malezas, la gran ventaja es la rentabilidad el doble cultivo”, aseguró.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment