Las 5 claves del futuro del trabajo, ¿cómo ser parte de esa transformación?

Desde hace tiempo, el escenario laboral viene modificándose fuertemente. Sin embargo, sabemos que la pandemia aceleró este proceso resignificando las formas de trabajo y desafiándonos a crear nuevos sistemas. Cuando esto pase, ¿todo será como antes? Estamos de acuerdo em que no sabemos cómo será el futuro del trabajo, pero sí sabemos que nada de lo que antes funcionaba ahora puede ser la respuesta.

El marco Cynefin (Snowden, 2000) comparte una mirada sobre los distintos abordajes del contexto, y menciona que la complejidad, un escenario de lógicas desconcertantes e inciertas, ha tomado protagonismo. En la era de la complejidad, y acá no hablamos de futuro sino del presente del trabajo, no hay relaciones causa efecto en los procesos, ya no podemos responder con las fórmulas de las organizaciones burocráticas y piramidales porque éstas fueron creadas para dar respuesta a un escenario de certezas, las cual ya no operan.

Entonces nos preguntamos, ¿cómo intervenir en el contexto? ¿cómo el trabajo debería dar respuesta a un escenario tan incierto y cambiante? ¿Qué dispositivo deberíamos poner en marcha?

En Córdoba, preocupa más la economía que la pandemia

En la complejidad las respuestas son emergentes, son producto de la innovación y la explotación permanente. Es por eso que nada de lo que haya funcionado antes puede encajar tal cual, más bien es una invitación a crear nuevos métodos, nuevos depósitos, nuevas prácticas que resignifiquen el trabajo como generador de valor, en comunidad, tomando la fuerza de los colectivo y conectado al propósito. Compartimos a continuación algunas propuestas para integrar a estos nuevos esquemas.

Los 5 tópicos del Futuro del Trabajo:

1) Trabajo Híbrido: Jornadas laborales reflexibles que combinan trabajo en oficina y trabajo remoto. Este dispositivo de trabajo solo es posible si la cultura organizacional acompaña desde los valores del trabajo, esto implica solar las prácticas laborales de “control” de los empleados operando sobre mecanismos de acuerdo de objetivos colectivos como por ejemplo OKR. Es así como la autonomía, la colaboración y la transparencia de información, valores reinantes del mundo de la agilidad organizacional, se ponen en el centro del escenario para garantizar que el trabajo híbrido sea posible.

2) Aprendizaje en comunidades y reskilling constante: La disponibilidad del conocimiento digital da a la apertura de nuevas formas de formación que exceden a las ya conocidas y tradicionales que ofrecen las organizaciones. Aumentar nuestro learnability, la capacidad para aprender en un entorno de autonomía, implica pensar que la entrega de valor del empleado deberá ser permanente, ya que lo que no entregue valor probablemente sea reemplazo. Esto implica aumentar nuestra propuesta de valor hacia el mundo laboral, rediseñar nuestras capacidades.

Guillermo Moreno: “Alberto tendría que haber armonizado la salud de la economía tal cual nos enseñó Carrillo”

3) El talento se abre al mundo: En el trabajo híbrido, ¿que nos impide brindar servicios a otras partes del mundo? El trabajo ya no tiene límites geográficos, y por lo tanto el talento tampoco. El mundo laboral será más competitivo, y el valor que cada persona pueda brindar será clave para la globalización del talento. Una solución de talento diversificado con un 50% de equipos que pertenecen a la empresa y responden al modelo del empleo, y otro 50% de trabajo de plataformas. El Gig Economy se abre paso talento y setea nuevas formas de entregar valor de manera deslocalizada.

4) La automatización y la digitalización: Los pedidos de robots en Estados Unidos aumentaron un 64% durante el cuarto trimestre de 2020, en comparación con el año anterior. Vamos hacia un mundo donde la inteligencia artificial, la automatización de procesos y la digitalización empiezan a ser los nuevos BOT del talento.

5) Productividad y bienestar en el centro de la agenda: ¿Cuánto valor das a tu trabajo? La ya conocida Ley de Pareto cobra el máximo sentido. Lo que queremos decir con esto es que suele ser bastante habitual terminar agotados una jornada laboral pero identificar que a pesar del esfuerzo entregamos poco valor al final del día. ¿Está entregando el 80% del valor para el 20% del esfuerzo? Es importante advertir que una cultura de la productividad si no se sostiene desde una plataforma de seguridad psicológica se transforma en una cultura generadora de estrés. Es por eso que es clave lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida laboral, sabiendo que el trabajo por objetivos y el liderazgo servicial, sostenido en la confianza, es clave para que opere este aspecto.

El futuro del trabajo nos deja abierta la invitación para crear un significado distinto del trabajo, basado en dispositivos híbridos que posibiliten la innovación abierta, centrados en comunidades de aprendizaje y basado en un talento de transformación sin fronteras. Una abordaje basado en las personas, sostenidos en la ingeniería de la colaboradores y facilitados por un liderazgo servicial

¿Cómo te estás transformando para ser parte del futuro del trabajo?

* Co Founder de Estudio Locht

También te puede interesar

También te puede interesar...

Leave a Comment