Las fuerzas de seguridad fueron relegadas en el calendario de inmunización contra el COVID-19 y 149 uniformados murieron por la enfermedad

fallecidos vacunados fuerzas seguridad
(Marcelo Regalado)

Los integrantes de las fuerzas de seguridad, además de ser designados dentro de los colectivos de trabajadores esenciales, fueron convocados para colaborar de manera directa en las medidas tomadas para controlar la emergencia sanitaria. Más aún, al personal de las Fuerza Armadas se los convocó para realizar tareas de apoyo, como despliegue sanitario y logístico. Sin embargo, no fueron considerados de la misma manera en la estrategia de vacunación dispuesta por los Ministerios de Salud de Nación, Provincia y Ciudad de Buenos Aires.

Los inmunizados entre esos grupos no superan el 28%, contra el 95% de personal salud a nivel nacional, o el 50% del personal docente y no docente bonaerense, al menos con la primera dosis.

En la administración porteña, aún no se vacunó a la Policía de la Ciudad. El martes pasado comenzó su empadronamiento, y el jueves inocularon a los primeros anotados.

Entre los integrantes de las Fuerzas Federales, la policía bonaerese, de la Ciudad y de las Fuerzas Armadas sumaban 149 fallecidos por complicaciones derivadas del COVID-19 hasta el día de ayer.

La mayoría de ellos pertenece a los efectivos comandadados por Sergio Berni, el ministro de Seguridad del gobernador Axel Kicillof. Más del 50% de ellos murieron este año, sobre todo cuando comenzó a golpear con fuerza la segunda ola de coronavirus. No obstante, las protestas internas surtieron efecto. A la jefatura de la bonaerense se le comunicó que “llegaron 25.000 dosis para el personal policial”.

La policía controla uno de los accesos a la ciudad en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo
La policía controla uno de los accesos a la ciudad en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo (EFEI0499/)

¿Se podría haber salvado vidas si se los inmunizaba de manera prioritaria, como ocurrió con el personal de salud?

La pregunta parece retorica. Sin embargo Claudio Santa María, rector de la Fundación Instituto Superior de Ciencias de la Salud, es tajante en su respuesta: “SI”, y abunda, “si las vacunas hubiesen llegado antes, y no se robaban ninguna, se podrían haber salvado muchas vidas, como se están salvando el personal de salud inmunizado. La prueba es que cuando comenzó la vacunación a finales de diciembre del 2020 habían fallecido 402 profesionales de la salud y en el último reporte oficial del 30 de marzo del 2021 (ya no publica los datos de este sector) habían fallecido 472, es decir que si se hubiese vacunado bien a todo estos profesionales, algunos de los 70 médicos y enfermeras muertos, estarían vivos, al igual que otros argentinos a los que les correspondía las vacunas. Quitar las vacunas y dárselas a otros o no proveerlas en tiempo y forma es un delito contra la vida”.

Vacunación y coronavirus en la bonaerense

Desde junio de 2020, mes en el que murió el primer efectivo de la policía bonaerense, y hasta el viernes, entre las filas de los 94.700 policías fallecieron 67.

Como se puede observar en el gráfico que ilustra esta nota, entre ese mes y diciembre pasado murieron 33 policías. Los otros 34 fallecimientos por COVID-19 ocurrieron entre enero y el 20 de mayo.

El mayor golpe fue en el pico de la segunda ola. En abril murieron 14 efectivos y 15 en lo que va de este mes.

fallecidos vacunados fuerzas seguridad
(Marcelo Regalado)

El porcentaje de vacunados dentro de la fuerza de seguridad más numerosa del país, es muy baja si se la compara con otras actividades también declaradas como esenciales. Entre los docentes bonaerenses, según lo publicado por el Ministerio de Salud, ya se inmunizó, al menos con una dosis, al 50,29% del personal docente y no docente.

Entre los trabajadores de salud, los que están en la primera línea de la trinchera salvando la vida de los infectados por coronavirus, la inmunización -teniendo en cuenta a los que ya completaron el plan de vacunación y los que no-, el porcentaje se eleva al 95,23%.

En cambio, entre los policías, siempre según los datos del Ministerio de Gollan, al 21 de mayo llegaban al 27,31%.

Ante la inquietud de Infobae, un estrecho colaborador del ministro de Salud aseguró que “a partir de la semana próxima comenzamos a vacunar fuerte a los policías desplegados en el AMBA, y sobre todo ahora que se vuelven a reforzar los controles”.

El plan de vacunación tiene incluida a la policía en el “hito 3”. En ese esquema están comprendidos, además del personal de seguridad, las personas de 18 a 39 años con comorbilidades; los mayores de 40 años sin comorbilidades y el resto de los docentes.

Los funcionarios de Gollan explicaron que los policías que integran otros grupos, por ejemplo, personal femenino de 40 con comorbilidades o embarazadas ya fueron vacunadas.

De todos modos, la mayor cantidad de los agentes inoculados recibió la primera partida de la vacuna china Sinopharm que aún no estaba autorizaba para mayores de 60 años.

Así y todo, la inoculación no es pareja. Un alto funcionario policial lo cuenta así: “Hay distritos, como Moreno, en los que los policías ya tienen aplicada las dos dosis, pero en otros no le pusieron la primera”.

Algunos señalan que podría haber intendentes que “están desviando” las inyecciones destinadas a la policía a otras actividades o personas.

Una presunta irregularidad en la que dejan afuera al Ministerio de Salud que la semana pasada destinó a varias alcaldías del conurbano 3.000 dosis de la empresa Sinopharm para ir completando la segunda dosis para los que recibieron la primera aplicación de la vacuna china.

quiros vizzotti gollan
Fernán Quiros, Carla Vizzotti y Daniel Gollan, los tres ministros de Salud

Las Fuerzas Federales

Las cuatro fuerzas federales bajo el mando de la ministra Sabina Frederick son Gendarmería, Policía de Seguridad Aeroportuaria, Prefectura y Policía Federal Argentina.

Según los datos oficiales suministrados a este medio, hasta el viernes pasado se les había aplicado al menos una dosis al 26%, esto incluye a todo el personal sanitario de esas fuerzas. Solo el 10% de los efectivos recibieron las dos inoculaciones.

Según el calendario de vacunación del Ministerio de Salud de la Nación, al frente de Carla Vizzotti, las fuerzas de seguridad fueron incluidas en la fase 4 junto a las Fuerzas Armadas, docentes y personal no docente de todos los niveles educativos; responsables del funcionamiento del Estado y personal del servicio penitenciario.

Como en la bonaerense, entre las fuerzas federales el porcentaje de vacunados también es bajo. Máxime si se tiene en cuenta que en cumplimiento de lo establecido por el primer Decreto de Necesidad y Urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández, las cuatro Fuerzas de Seguridad de Frederick fueron las primeras en ser desplegadas en diferentes puntos del país para controlar las medidas de confinamiento impuestas en ese momento.

En esta segunda ola ocurre lo mismo. Desde la madrugada de este sábado, 11.500 efectivos estarán presentes en retenes e ingresos a municipios y ciudades para realizar controles ciudadanos para “mitigar los alcances de la expansión de contagios del Covid-19”.

Las fuerzas deferales están integradas por unos 93.000 efectivos, de los cuales 49 fallecieron por COVID-19.

De ese total, 21 eran gendarmes; 15 policías federales, 11 integrantes de Prefectura Naval Argentina y 2 de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Los agentes de seguridad están dentro del grupo priorizado para recibir la vacuna por ser personal estratégico, de acuerdo al plan de vacunación de Argentina
Las fuerzas deferales están integradas por unos 93.000 efectivos, de los cuales 49 fallecieron por COVID-19. De ese total, 21 eran gendarmes; 15 policías federales, 11 integrantes de Prefectura Naval Argentina y 2 de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

La vacunación entre las Fuerzas Armadas

Por decisión presidencial, y aplicada desde el Ministerio de Defensa, al mando de Agustín Rossi, las Fuerzas Armadas, integradas por Ejercito, Marina y Fuerza Aérea, se desplegaron para realizar diversas actividades relacionadas con la pandemia.

Es el mayor movimiento de tropas en tiempos de paz para colaborar en tareas como despliegue de hospitales modulares, tareas de sanidad, controles de temperatura, traslado de equipos médicos, personal, hisopados y entre otros, respiradores a distintos punto de la Argentina. También la elaboración de comida caliente y reparto de bolsones de alimentos en las zonas más vulnerables.

Se trata de “Operaciones de Protección Civil” ante la emergencia por el COVID-19 y fue denominada “Operación General Manuel Belgrano”. Comenzó el 17 de abril de 2020 y aún continúa. Está a cargo del Jefe del Estado Mayor Conjunto, general de brigada, Juan Martín Paleo.

Por causas del COVID-19 fallecieron 24 oficiales y suboficiales integrantes de esas tres fuerzas que estaban realizando esas tareas de apoyo.

¿Pero cómo fue la vacunación entre los militares?

Las Fuerza Armadas cuentan con unos 91.000 integrantes. De esa totalidad, para las tareas de Control Operacional se desplegaron 62.000 efectivos. De ellos, unos 42.000 se anotaron como voluntarios para vacunarse.

De ese número al 19% se lo inoculo con la primera dosis, y al 17% con los dos componentes. Es decir que el 36% recibió algún tipo de inmunización.

Sobre los otros 29.000 efectivos que integran las tres armas no hay datos oficiales, pero se estima que solo fueron vacunados los que integran alguno de los grupos del plan nacional de vacunación.

SEGUIR LEYENDO:

Cuáles son los 9 municipios bonaerenses que no deben acatar el confinamiento estricto y podrán sostener la presencialidad escolar

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment