Alberto Morelli sorprendido por “medidas que amenazan la previsibilidad necesaria”

alberto morellialberto morelli
Según Morelli, el complejo maicero subió en 2020 del 3° al 2° lugar en el ranking de sectores exportadores, y esto sin contar las divisas generadas por las cadenas subsiguientes, como carnes y lácteos.

En la apertura del Congreso Maizar 2021, que se llevó a cabo de manera virtual, el presidente de la entidad que agrupa a la cadena maicera y del sorgo, Alberto Morelli, fue muy crítico con las últimas acciones del Gobierno.

El directivo, dijo sentir que resoluciones como la suspensión de las exportaciones de carne vacuna o las constantes amenazas sobre incrementos en las retenciones al maíz, no hacen otra cosa que “alterar la previsibilidad necesaria”.

“Nuestra cadena sufre con la amenaza recurrente de un aumento de los derechos de exportación o el cierre de las mismas, que van en contra de la previsibilidad necesaria para operar y proyectar su desarrollo”, sostuvo Morelli, titular de Maizar.

El productor, recordó además que a fin del año pasado “nos sorprendió amargamente la medida del cierre transitorio del mercado de exportación de granos, que luego se modificó por una cuotificación.

“Creímos que el Gobierno había entendido”

Morelli reconoce que gracias al diálogo que se pudo mantener con las autoridades, se revieron varias medidas negativas para la cadena entre 2020 y 2021. En ese momento, desde la entidad demostraron que los precios de los granos tienen una baja participación en los precios de los alimentos en góndola, por lo cual no se justificaban medidas intervencionistas. “Nunca faltó maíz en la Argentina”, reconoció el líder de Maizar.

“Creíamos que este mensaje se había entendido, lamentablemente hoy amanecemos con medidas sumamente negativas para toda la cadena”, explicó. Además remarcó: “Medida que ya experimentamos en el pasado, y que rechazamos de plano, como lo es el cierre de las exportaciones de la carne vacuna”.

Lay de Biocombustibles, la otra preocupación

Según Morelli, preocupa la indefinición sobre la Ley de Biocombustibles que tiene en vilo a 11 plantas destinadas exclusivamente a la producción de etanol de maíz. Este permite mezclar combustible biológico con las naftas.

vicentin

vicentin

“Con dos mil empleos directos solo en nuestra cadena, que hoy están en riesgo, esta industria es una de las que más valor le agrega al maíz. Es debido a que ese procesamiento surge también alimento para el ganado y producción de CO2 renovable destinado a las bebidas gaseosas, en un ejemplo acabado de bioeconomía circular”, dijo.

Por último, criticó el proyecto del oficialismo que pretende volver hacia atrás en una de las pocas políticas de Estado que tiene la Argentina, y que, paradójicamente, fue impulsada por el mismo partido gobernante hace 15 años.

“Durante dos años estuvimos colaborando con las provincias que integran la Liga Bioenergética y un conjunto de asociaciones y cámaras en el anteproyecto de ley que se presentó en noviembre del año pasado”, contó.

En ese sentido, explicó que no se puede reducir el porcentaje de corte de combustibles verdes en los fósiles. Hay que aumentarlo, no solo por nuestro sector sino, sobre todo, por las economías regionales que están involucradas. Pero también por el ambiente y por los compromisos internacionales asumidos en este sentido”.

La reciente prórroga de 60 días de la ley vigente es insuficiente según Morelli. “Necesitamos una ley superadora, consensuada y con un corte creciente de biocombustibles en un futuro cercano“, concluyó.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment