“No quiero que la responsabilidad de todos caiga sobre mí”: las zonas oscuras de la entrevista a Luque, el médico acusado de la muerte de Maradona

“Sobrellevando la situación, es muy difícil. Hoy fuimos al consultorio, tuve dos intervenciones. Cuesta no el trabajo en sí, sino levantarse a la mañana. La intervención quirúrgica es para lo que nací”, aseguró el neurocirujano Leopoldo Luque a Telefé Noticias, en su primera entrevista desde la muerte de su paciente, Diego Armando Maradona. Sin embargo, en la Clínica Olivos, Luque no fue quien operó a Diego. Pero estuvo allí para la foto, para sonreír con el éxito.

Esta es una contradicción simple en su relato. Hay otras.

La entrevista, la primera que otorga, a poco más de una semana de que se cumplan seis meses del fallecimiento de Diego, tiene una significancia especial. Luque rompe el silencio, tal vez para humanizarse, relatando sus orígenes de clase trabajadora, una crianza en un taller mecánico, su rol como padre de familia y de un hombre sencillo que paga su casa. También, para muchos en la Justicia, es una carta de su estrategia de defensa para hacer oír sus puntos luego de que la junta médica de especialistas entregara sus conclusiones con resultados lapidarios para el neurocirujano y para la psiquiatra Agustina Cosachov.

especial muerte de diego armando maradona marca de agua
Mi amigo: Maradona y Luque en una foto extraída del expediente.

Los fiscales de San Isidro que investigan la muerte de Diego y que lo imputan, por lo menos, de un homicidio culposo, toman esas conclusiones como el núcleo de la acusación. Hay material allí para imputarlo de algo mucho más grave: homicidio simple con dolo eventual. “El equipo médico tratante se representó cabal y acabadamente la posibilidad del resultado fatal respecto del paciente, siendo absolutamente indiferentes a esa cuestión”, afirmó la junta. Luque la impugnó, Cosachov también. Los fiscales Patricio Ferrari, Laura Capra y Cosme Iribarren no solo planean apelar esas impugnaciones: también anticipaban el movimiento, sabían que ambos acusados podían impugnar la junta como único boleto de salida.

“En la Justicia confío, en la junta médica no”, aseguró el neurocirujano en el reportaje. Consideró el informe como “muy sesgado” y con “errores conceptuales”. Sin embargo, afirman fuentes de peso alrededor del caso, cualquier decisión del juez de garantías Rolando Díaz sobre las impugnaciones no podrá alterar la posible decisión de acusarlo de homicidio, para ser llamado a indagatoria y posiblemente detenido.

Luque habló de los audios publicados por Infobae, que son el corazón del documental “La Muerte de Maradona”, que son parte de la causa y que lo complican, otra base para acusarlo. “Mi celular se lo llevaron, lo poco que puedo escuchar me avergüenzo, lo que muestran en la televisión. Pareciera que borran una relación y tratan de resumirla de una serie de mensajes de los cuales me arrepiento, pido perdón. Espero la fiscalía me devuelva el teléfono, tengo muchos mensajes de cariño”, afirmó. Hasta dijo que Diego quiso comprarle una moto. Sin embargo, consta en la causa que Luque no visitó al ídolo en el último mes de su vida en el country San Andrés en Tigre donde murió.

En la entrevista, Luque reiteró un punto que su defensa sostuvo históricamente: que él era un médico más, que no tenía responsabilidad de cabecera.

Leopoldo Luque: «¿Merca querés que le meta?» (Infobae)

“Yo soy neurocirujano, tenía una buena relación con Diego, llevándolo a los especialistas. Jamás me adjudiqué el rol de clínico”, aseguró, pero los papeles lo traicionan.

“Mi nombre es Leopoldo Luciano Luque, jefe del equipo multidisciplinario (psiquiatras y psicólogos entre otros) encargado del cuidado de la salud física y mental del señor Diego Armando Maradona”, dice un documento que fue extraído de la causa que Diego Maradona le inició a Claudia Villafañe en Miami en la histórica disputa por los departamentos adquiridos en el estado de Florida. Fue incorporado a esa causa el 4 de marzo del 2020 y certificado por el juez que maneja el expediente.

Dijo que Maradona murió de un “suceso cardiológico agudo”, es decir, un simple infarto, y que lo llevó “a dos cardiólogos”, que los “electrocardiogramas le dieron bien”, pero la junta médica analizó 20 años de historias clínicas y aseguró que Maradona necesitaba un tratamiento de medicación para su corazón y un control mucho más complejo que chequearle los latidos. “No aqueja ningún síntoma. No se dejó revisar, pero pude observar lo que observaron los demás. No vi esa hinchazón. Enfermeros reportaban a un clínico, gente con mayor expertise. Estaba con internación domiciliaria”, dijo.

Afirmó que nunca lo vio hinchado, un signo de malestar cardíaco. El 18 de noviembre, seis días después de la salida de Diego de la clínica Olivos y a siete del día de la muerte se da una conversación entre Luque y un integrante del staff médico que había pasado a ver a Diego. Allí, el neurocirujano le pregunta si había podido ver al astro y su interlocutor le responde: “Hola Leo. Para atrás. En la cama hace 48 horas, ánimo ultra irritable. Domingo había estado impecable, era el Diego del 86. Agus (Cosachov, la psiquiatra) va a meterle más medicación para una bipolaridad, por lo visto viene por ahí… ciclador rápido”.

Esta misma persona continúa el diálogo con un mensaje que en cualquier caso, menos en este, hubiese sido motivo de alarma: “También está muy hinchado”.

No habló, por ejemplo, de los órganos de Diego, o de la batería de medicación administrada por Cosachov.

Cosachov y el psicólogo Díaz (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)
Cosachov y el psicólogo Díaz (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni) (EFEI0658/)

Al momento de hablar de la psiquiatra Agustina Cosachov, Luque contó que la introdujo en el entorno médico de Maradona porque “me la presentaron de todos lados”. Sin embargo, esto choca con la evidencia del expediente. En una conversación de marzo del 2020, el neurocirujano le pregunta a una colega como podía cubrirse legalmente en caso de que Maradona muera. La mujer le recomienda tener una historia clínica prolija y sumar a una psiquiatra. Como reveló el documental de Infobae “La muerte de Maradona”, en el mensaje siguiente a ese diálogo la profesional consultada por Luque le envía el contacto de Agustina Cosachov. Unos días después de esa charla, Cosachov efectivamente es introducida al círculo médico del Diez.”,

Y habló de la marihuana. La desconoció. “No me podía poner la campera de la DEA”, afirmó: “Nunca la pude constatar”.

Aseguró también que no tiene “miedo de ir preso”. Esa es una chance.

SEGUIR LEYENDO:

El documental “La Muerte de Maradona”

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment