Lammens resiste las presiones para ser candidato y reflota un viejo partido para tener estructura propia en CABA

Acto Martín Guzmán y Lammens en el Club Barracas Juniors
Matías Lammens (Franco Fafasuli)

En el Frente de Todos porteño aseguran que por el momento no hay ninguna candidatura definida. Sin embargo, a pocos meses del cierre de listas, los diferentes sectores que integran la coalición ya comenzaron a sacar cuentas y estudiar encuestas mientras se preparan para una intrincada negociación.

En ese contexto, el ex candidato a jefe de Gobierno y actual ministro de Turismo y Deporte, Matías Lammens, mueve sus piezas en pos de un objetivo: consolidar su armado propio y fortalecer el “espacio progresista” dentro del frente que comparte con albertistas, camporistas, pejotistas y movimientos sociales.

Hasta el momento el ex presidente de San Lorenzo evitó las definiciones públicas sobre la posibilidad de encabezar la lista de diputados nacionales por la capital, aunque desde su entorno dejaron trascender que no le interesa la idea. Incluso consideran que un buen desempeño en su rol de ministro nacional lo deja mejor posicionado de cara a las elecciones por la Jefatura de Gobierno en 2023.

“Ni siquiera se está discutiendo. Estamos abiertos a cualquier escenario, pero primero necesitamos definir bien una propuesta política para el distrito. Lo de la candidatura lo definirá con Alberto”, adelantan desde su entorno.

Alberto Fernández y Matías Lammens
Alberto Fernández y Matías Lammens

En la mesa chica del ministro entienden que antes de discutir lugares en las listas es necesario fortalecer el “tercer espacio” dentro del Frente de Todos para poder “ampliar y contener” a quienes se identifican con posturas progresistas pero no se referencian en el PJ y La Cámpora.

Uno de los vehículos para consolidar este armado propio será el relanzamiento del Frente Grande, el partido fundado en 1993 por Carlos “Chacho” Álvarez e integrado también por el ex alcalde porteño Aníbal Ibarra.

Hace pocos días, la Justicia Electoral aprobó la fusión de los partidos Frente Grande porteño y Frente Progresista y Popular (que se unificaron bajo el nombre del primero) y conformó una Junta Promotora -integrada, entre otros, por Matías Lammens, el legislador Manuel Socías y el propio Aníbal Ibarra- que en el plazo de 180 días deberá convocar a elecciones internas para renovar autoridades. Tras largas negociaciones que tuvieron lugar durante el año pasado se llegó a un acuerdo político para que Lammens se presente con lista única y se convierta en el nuevo presidente del partido en la ciudad de Buenos Aires. La Justicia electoral también reconoció que el nuevo Frente Grande tiene más de 15 mil afiliados en la capital.

Al mismo tiempo, también lanzarán la denominada “Corriente Urbana”, definida como “un espacio político territorial propio” que tendrá al menos 15 locales, uno en cada comuna. Según detallaron, este nuevo ámbito de participación tendrá un enfoque “más social” y será independiente del partido Frente Grande.

Según explicaron a Infobae desde el entorno de Lammens, el objetivo es poder nuclear a la “diáspora del progresismo porteño”. De hecho, ya hubo conversaciones informales con sectores del socialismo -que se alejaron de Roy Cortina tras su alianza con Horacio Rodríguez Larreta-, militantes provenientes de los movimientos sociales y ex miembro del GEN de Margarita Stolbizer.

“Queremos dar una señal contundente de que existe un tercer espacio que permite ampliar el frente de todos. Para que todos puedan estar, los que no se identifican con La Cámpora y con PJ”, explicaron.

Alberto Fernández con el bloque de legisladores porteños del Frente de Todos
Alberto Fernández con el bloque de legisladores porteños del Frente de Todos

En el Frente de Todos se entusiasman con la idea de hacer una buena elección. “Defendemos la elección de 2017, que no fue buena (Unidad porteña obtuvo 21%, contra 50% de Vamos Juntos), aunque perdamos podemos sumar bancas”, señalaron.

Todos coinciden en que dos factores serán clave para el resultado más allá de las candidaturas: el plan de vacunación y la reactivación económica. En ese sentido, las recientes noticias sobre las cuatro millones de dosis que llegarán al país en las próximas semanas y las negociaciones para avanzar con la producción local comienzan a inspirar una cauta confianza.

Algunos también suman un tercer factor: el candidato de Juntos por el Cambio. “Un perfil duro como el de Patricia Bullrich nos permitiría acaparar mejor el centro si es que nosotros presentamos a un moderado”, explicaron desde el bloque de legisladores. Aunque reconocieron que el mejor escenario sería que el oficialismo se enfrasque en una interna caliente entre halcones y palomas.

Entre los nombres en danza para ocupar los primeros lugares de la lista de diputados nacionales por la capital se destacan el legislador Leandro Santoro, apoyado por La Cámpora y con alto perfil mediático; el economista Matías Tombolini, por el massismo; Gisela Marziotta, por el sector que lidera Víctor Santa María; y María Rosa Muiños, por el NEP del asesor presidencial Juan Manuel Olmos. También están Gabriela Cerruti y Carlos Heller, que renuevan sus bancas, y el embajador Daniel Scioli, cuyo nombre circuló en las últimas semanas tras la difusión de un sondeo. “Acá no tiene chances porque no tiene grupo que lo respalde”, opinó un hombre al tanto de las charlas informales dentro del FdT porteño.

SEGUIR LEYENDO:

Preocupado por la áspera interna del PRO, el radicalismo porteño apuesta a una lista de consenso liderada por un moderado

Las tres reglas de Horacio Rodríguez Larreta para armar el rompecabezas de Juntos por el Cambio sin perder piezas

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment