Arias, la clave de un Racing que consigue oxigeno y resultados

Ya no es un partido. No son dos. Son muchos. Gabriel Arias se convirtió hace un tiempo en una garantía para el arco de Racing. Es, en buena medida, la explicación de sus triunfos: desde él se construyen. Eso ocurrió esta noche ante Sporting Cristal, por la cuarta fecha del Grupo E de la Copa Libertadores.

El arquero chileno ataja casi todo lo que le llega. Sucedió el otro día con San Lorenzo, en la clasificación agónica a los cuartos de final de la Copa de la Liga, y volvió a suceder hoy, dos días después.  

En Lima, Arias resultó clave en el peor momento de un Racing plagado de suplentes, que empezó a revertir la historia cuando varios de sus titulares entraron al campo de juego. En el primer tiempo y en al principio del segundo, al equipo de Pizzi le llegaron por arriba y por abajo, pero el arquero chileno siempre estuvo a la altura: despejó con reflejos, volando y achicando en un mano a mano crucial.

Porque la jugada clave del partido fue esa, a los siete minutos del segundo tiempo, cuando un error en el fondo de Nery Domínguez permitió que Corozo quedara mano a mano con Arias, que achicó y tapó el gol peruano.

Luego de eso, con la entrada de Chancalay, Piatti, Copetti, Mena y Sigali –la mitad del equipo titular–, Racing se paró mejor y empezó a dominar la pelota, hasta que Chancalay marcó el primero, y más tarde Piatti selló el resultado.

Todo eso hubiese imposible sin Arias, a quien en Chile ya empezaron a llamarlo “BatmArias”. Un apodo que está lejos de parecer exagerado.

e-planning ad

Fuente: Perfil.com

También te puede interesar...

Leave a Comment