Conurbano: cuántos traslados diarios de enfermos por COVID-19 no se realizan por falta de camas de terapia intensiva o ambulancias

Un camillero realiza el traslado de una mujer con COVID-19 que se recupera en un hospital (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)
Un camillero realiza el traslado de una mujer con COVID-19 que se recupera en un hospital (EFE/Juan Ignacio Roncoroni) (JUAN IGNACIO RONCORONI/)

En los hospitales del conurbano bonaerense las derivaciones de pacientes con COVID-19, y los de otro tipo de dolencias, representa uno de los mayores desafíos diarios por parte de las autoridades sanitarias por la falta de camas de terapia intensiva. De hecho, en abril pasado los traslados en ambulancias se cuadruplicaron si se comparan con los del mismo mes de 2020. Si no fuese por la tarea a contra reloj que realiza la Unidad de Gestión Centralizada de Camas y Derivaciones (UGCC), el sistema sanitario ya hubiese “colapsado”, según la definición empleada por Daniel Gollan, el ministro de salud de la provincia de Buenos Aires. La demora en la derivación de un enfermo con un cuadro complicado, como la necesidad de ser ventilado a través de un respirador artificial, puede significar el fallecimiento. Y esto sucede.

¿Pero cuántas de esas derivaciones diarias quedan pendientes? ¿Hay más traslados por pacientes COVID, o los denominados “generales”? Y de estas, ¿cuáles se resuelven en mayor porcentaje? Basado en las estadísticas oficiales del ministerio de Salud bonaerense del mes de abril, y según los cálculos realizados por la Unidad de Datos de Infobae, a cargo de Sandra Crucianelli, entre el 1 y el 28 de abril se requirieron 686 derivaciones por pacientes con COVID-19.

De ese total, 475 se resolvieron y 211 quedaron pendientes. Es decir que hubo una respuesta inmediata para el 69% de las derivaciones mientras que el 31% quedaron pendientes.

infografia

.responsive { width: 100%; height: auto; }

Las derivaciones “generales”, solicitadas por “patologías no COVID” o urgencias derivadas, por ejemplo de siniestros viales, accidentes en el hogar, o por algún tipo de tratamiento, también entre el 1 y el 28 de abril, fueron 2.003. Aquí un primer dato a destacar, se reclamaron 1.317 traslados más que por urgencias derivadas de las complicaciones de coronavirus. En estos casos, los traslados resueltos alcanzaron el 80% y el 20% quedaron pendientes.

Lo segundo para destacar entonces es: mientras que 3 de cada 10 derivaciones COVID-19 quedan sin resolver, en lo que respecta a los casos de traslados generales los números varían a 2 de cada 10.

Según las estadísticas del Ministerio de Salud provincial, el 20 de abril, con 51 derivaciones solicitadas por casos de COVID, fue el día que más ambulancias se reclamaron: 25 traslados se concretaron ese mismo día y los otros 26 quedaron pendientes.

La explicación en el pico de derivaciones se la encuentra repasando los casos de coronavirus reportados por el Ministerio de Salud de la Nación, organismo a cargo de Carla Vizzotti.

Ese día, en la provincia de Buenos Aires se registró un récord de casos: 14.665. El día anterior se habían denunciado 10.515 y el 18 de abril 7.967.

La ambulancia esta también equipada con cubiertas de plástico para en la medida de lo posible mantener a los pacientes aislados del exterior (Foto: Cuartoscuro)
Entre el 1 y el 28 de abril se requirieron 686 derivaciones por pacientes con COVID-19. De ese total, 475 se resolvieron y 211 quedaron pendientes (Foto: Cuartoscuro)

¿Qué significa “derivaciones pendientes”?

Ante la consulta de Infobae, la respuesta a ese interrogante la brindó el director de Manejo de Emergencias Sanitarias y Catástrofes del ministerio de Salud bonaerense, Héctor Canales: “Además de gestionar todas la derivaciones diarias, tenemos un sistema que monitoreamos las planillas de los no resueltos. Realizamos el llamado al hospital requirente, porque muchas veces lo resuelven y no avisan que está resuelto. Cuando pasa eso, ajustamos al otro día esa información. Otras que quedan pendientes por diferentes motivos, se realizan días posteriores y las últimas son derivaciones que no llegan a concretarse porque la persona fallece”.

Al preguntarle sobre el 20% de los traslados generales no resueltos, el funcionarios respondió: “Dentro de ese 20% se encuentran solicitudes de estudios, que muchas veces están acotados dado la situación de pandemia. El tiempo de demora es variable y depende de la complejidad de lo solicitado. Esto está también en relación a que en determinadas patologías, existen escasos centros que puedan resolver, generalmente hospitales de alta complejidad como el Hospital San Martin de La Plata, que en este momento tiene el 80% de las camas de terapia ocupadas con patología COVID y el 20% restante con otro tipo de patologías. Ocurre algo similar con las unidades coronarias, que están atendiendo COVID en un porcentaje variable”.

Canales aclaró también que en el sistema de salud bonaerense el problema no son las ambulancias, sino las camas: “Ambulancias tenemos, Son UTIM (Unidad de Terapia Intensiva Móvil), con dotación de personal completa, en la mayoría de los SIES (Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria), también los hospitales trasladan los pacientes, ese no es el problema. El problema son las camas, sobre todo de terapia intensiva”.

El Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (SIES) mencionado por el colaborador de Gollan es el encargado de gestionar cada una de esas derivaciones.

terapia-intensiva-hospitales-bonaerenses
«El Hospital San Martin de La Plata, que en este momento tiene el 80% de las camas de terapia ocupadas con patología COVID y el 20% restante con otro tipo de patologías», afirmó Héctor Canales

El gobernador Axel Kicillof, a través del ministro Gollan, intenta dar una mayor respuesta a la necesidad de ambulancias, sobre todo de mayor complejidad. Por esa razón, en la medida de lo posible, se refuerzan la flota de unidades de traslado de alta complejidad.

El 5 de mayo pasado, ante el alarmante aumento en las internaciones tras la segunda ola de casos de COVID-19, Gollan recorrió la base del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria de la Región Sanitaria VII, que funciona en el hospital provincial “Profesor Doctor Ramón Carrillo” de Ciudadela. A ese establecimiento se le sumó una nueva ambulancia de alta complejidad.

El SIES VII, esta emplazado en pleno conurbano bonaerense, se ocupa de todas las derivaciones interhospitalarias dentro de esa región sanitaria, al tiempo que recibe o deriva pacientes, cuando es necesario, hacia otras zonas de la Provincia. La base cuenta con cinco ambulancias de las cuales tres se incorporaron durante la actual gestión.

infografia

.responsive { width: 100%; height: auto; }

“El sistema de derivaciones está evitando el colapso, el SIES hoy es un punto neurálgico del sistema de gestión de camas, porque sin derivaciones rápidas y oportunas la posibilidad de los y las pacientes de tener una buena calidad de atención disminuye; una rápida derivación, bien cuidada, salva muchas vidas y mejora las perspectiva de los pacientes”, explicó el Ministro durante su recorrida.

Gollan recordó también que el alarmante aumento de internaciones en el contexto de la segunda ola que atraviesa el país cuadruplicó, prácticamente, la cantidad de derivaciones entre hospitales y regiones.

DANIEL GOLLAN TRASLADOS COVID-19
El 5 de mayo pasado, ante el alarmante aumento en las internaciones tras la segunda ola, Gollan recorrió la base del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria de la Región Sanitaria VII, que funciona en el hospital provincial “Profesor Doctor Ramón Carrillo”

Sobre ese tema, que ocupa y preocupa a los funcionarios provinciales, como la falta de oxígeno medicinal que triplicó su consumo, el coordinador general del SIES VII, Darío Aizencher, advirtió que “estamos trabajando a un ritmo impensado: ha crecido muchísimo la demanda de derivaciones y lo más preocupante es que se da en personas jóvenes con hospitales llenos y cada vez nos cuesta más lograr los traslados”.

De esta manera, cuando un hospital está con riesgo de completar sus camas de internación críticas, se comunica con la UGCC y, por medio de ella, se reubica a los pacientes que ya están estabilizados en otra terapia intensiva con mayor disponibilidad.

De esta manera, explican los funcionarios bonaerenses a Infobae, se apunta a tener camas operativas de cuidados críticos apelando al carácter interrelacionado del sistema sanitario, y garantizar un flujo interno de pacientes para liberar las guardias hospitalarias.

Para esto, la red de hospitales bonaerenses trabaja de manera articulada con los establecimientos municipales y las instituciones privadas de internación. Esa interacción, explican desde el ministerio de Salud, hizo posible el récord en el incremento de las derivaciones registradas en los últimos meses evitando así un colapso; aunque, como recuerda Gollan, “el sistema tiene un límite”.

Canales, también pone números a la tragedia y explica: “En la actualidad, más del 70% de los pacientes que están internados en la terapia intensiva son pacientes con coronavirus, y las camas críticas son necesarias también para personas con patologías cardiovasculares o con algún trauma por accidentología; por eso realizamos derivaciones desde el Conurbano a los lugares donde haya disponibilidad de camas y, en algunos casos al interior bonaerense”.

SEGUIR LEYENDO:

Con las medidas restrictivas, en las últimas dos semanas de abril los contagios por COVID-19 bajaron un 21% en el AMBA

Cómo identificar los síntomas del síndrome post COVID-19

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment