Murió el creador del Mantecol: por qué se llama así la popular golosina

MANTECOL

El jueves de esta semana se conoció la noticia de la muerte de Odysseas Georgalos, uno de los hermanos creadores de la compañía de alimentos y artífices de la adaptación local del halvá, el clásico postre oriental que en Argentina es conocido como Mantecol.

Odysseas era hermano de Miguel Georgalos, el creador de la marca de alimentos que lleva el apellido familiar y que empezó a funcionar en 1939 con el nombre de “La Greco”, justamente, con una planta de producción del Mantecol en Floresta, Ciudad de Buenos Aires.

Recorriendo la historia de los empresario, se sabe que Miguel Georgalos había sido expulsado de Estambul en 1921 por un decreto del Gobierno turco, y había aprendido el oficio de la producción de halvá de sus parientes en Polonia, a donde fue a vivir tras salir de la ex Constantinopla.

MANTECOL

Los inicios

Odysseas Georgalos tenía solo 9 años, cuando se reunió en Buenos Aires con Miguel y el resto de sus hermanos, Simoleón, Sófocles y Constantino, que ya habían puesto en marcha la empresa familiar. Luego seguiría el cambio de nombre de “La Greco Argentina”, en honor a su origen griego, a Georgalos Hermanos.

Para iniciar su aventura en la gastronomía argentina, Miguel Georgalos adaptó la receta tradicional del halvá para conquistar al paladar local, y lo logró con creces. Tanto fue así que a través de los años la compañía sumó otros productos para convertirse en la tercera productora de golosinas del país.

Inicialmente el Mantecol se comercializó como una masa en potes de uno y tres kilos, y luego llegarían las versiones empacadas para el bolsillo o la cartera. Parte del éxito comercial del Mantecol fue que los hermanos lo publicitaron en los colegios y de paso se metieron en la memoria emotiva de varias generaciones.

MANTECOL
El halvá, es el tradicional dulce de maní típico de países orientales, que fue adaptado al paladar argentino con la marca Mantecol.

Venta de la marca al grupo Cadbury Stani

En 2001 Georgalos le vendió la marca Mantecol al grupo Cadbury Stani, que a su vez es la filial argentina de Cadbury Schweppes, que en definitiva le pertenece a Mondelez.

Pero al margen de esa mamushka de razones sociales y compañías multinacionales, en el mercado argentino apareció una suerte de “reencarnación” del Mantecol, el Nucrem, tras el cual todavía se nota la mano de los hermanos griegos.

Por qué se llama así el “Mantecol”

Mantecol es una marca que absorbió el producto en sí. Sus sucedáneos o similares, entre los que está el Nucrem, no se llaman “postre de maní” sino “el Mantecol de…” por la fuerza que tiene el nombre propio.

Según la leyenda popular el nombre del producto surgió cuando Georgalos se lo dio de probar a una mujer, que le dijo “que parecía manteca”. (Fuente: cronista.com)

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment