COLUMNA DE OPINIÓN: ¿POR QUÉ NO LLEGAN LAS VACUNAS?

En pleno impacto de la segunda ola de coronavirus y entrando en los meses más favorables para que la nefasta enfermedad se disemine y para colmo de males con mutaciones que demostraron ser más agresivas que la cepa original nuestro país se enfrenta al grave problema de escasez de vacunas.
Las dificultades en las negociaciones que tuvo el Estado argentino para adquirir las cantidades necesarias de dosis de inoculantes ralentizan el proceso de vacunación masiva que Argentina necesita para de una vez dejar atrás por todas la pesadilla del COVID-19.


Negociaciones fallidas, acuerdos incumplidos y una clara carencia de idoneidad por parte del gobierno nacional son los factores causales que posibilitaron esta precaria situación.
Una muestra de la inoperancia del gobierno en materia de negociación es el caso Pfizzer.
La Argentina fue el país que más voluntarios aportó para los ensayos clínicos de la vacuna producida por el laboratorio sueco-británico lo cual lo colocaba cómo un mercado prioritario. Sin embargo el enfriamiento de las negociaciones impidió la llegada de las vacunas de Pfizzer que terminaron siendo compradas por Uruguay. Recién en estos días y dada la urgencia sanitaria y también electoral que se presenta por estas horas; la dificultad radica en que ahora es demasiado tarde. Las vacunas contra el coronavirus son un bien con demanda inelástica, (La demanda elástica es aquella demanda que ante un cambio en el precio del bien, se ve drásticamente afectada, mientras que la demanda inelástica consiste en la demanda que ante un cambio en el precio del producto, no se ve tan afectada.) ¿Por qué ahora si Pfizzer va proveer de vacunas a la Argentina?.
Resulta interesante analizar los elementos que rodearon a la negociaciones entre Pfizzer y Argentina, cómo mencionamos anteriormente Argentina tenía preeminencia en la adquisición de vacunas cabe preguntarse entonces ¿Qué falló?. Bueno hay varias teorías respecto a esto; desde ciertos sectores del gobierno dejaron trascender que el laboratorio productor del inoculante impuso condiciones abusivas, entre las cuales se encontraban el pedido de activos pertenecientes al Estado Nacional cómo garantía; esta postura es apoyada por una entidad periodística de origen británico The Borou Investigative Jurism (TBJ) que afirma que la imposición de condiciones abusivas por parte de Pfizzer existió lo que le daría la razón al gobierno; sin embargo existen interrogantes sin respuestas en torno a esto. En primer lugar podríamos preguntarnos
¿Por qué el gobierno no da a conocer las exigencias de Pfizzer?. y otras preguntas que surgen a raíz de esta cuestión podrían ser: ¿Si en efecto esas condiciones existieron, cómo es posible que en los demás países se haya efectuado la negociación sin tropiezos y en Argentina siendo un país con prioridad no se haya llegado a un acuerdo?, ¿Qué entregaron países como Chile o Uruguay?.
Con respecto a las Cláusulas de confidencialidad debemos decir que en efecto existieron. Los laboratorios productores de las vacunas para apalear el coronavirus pidieron no sólo en Argentina sino en todos los países la inclusión de dichas cláusulas. Este tipo de cláusulas están orientado a proteger a los laboratorios de tener que enfrentar consecuencias legales0 por los potenciales efectos adversos que puedan producirse a raíz de la aplicación de sus vacunas. También es necesario decir que existen negocios multimillonarios alrededor de la producción y posterior comercialización de las vacunas contra el COVID-19.
Ante este adverso panorama en la República Argentina en octubre del año 2020 se aprobó la Ley 27573 la cual delega en el poder ejecutivo la facultad de negociar unilateralmente con los laboratorios.
En la ley anteriormente mencionada se autoriza al gobierno a autorizar la inclusión de cláusulas confidenciales, las cuales fueron pedidas por todos los laboratorios (sin excepciones). Una Reflexión respecto a esto:
¿Por qué el común de la población no tiene derecho a conocer con qué se la quiere inocular?, y esto no es un argumento anti-vacuna, solo qué llama la atención qué a esta altura de la historia de la humanidad solo un puñado de persona tenga acceso a conocer algo que afecta directamente a miles de millones.
Para terminar podemos concluir que la adquisición de vacunas así también la campaña de vacunación per se fue y es desastrosa y el único responsable de esto es el gobierno nacional y su manifiesta incapacidad.

También te puede interesar...

Leave a Comment