Rechazo del Ipcva a la campaña del Gobierno para reducir el consumo de carne

CONSUMO DE CARNE

El ministerio de Ambiente de la Nación, lanzó el lunes a través de redes sociales, una campaña de difusión para reducir el consumo de proteínas animales (carne), con el objetivo de “repensar nuestra alimentación y modificar nuestros modos de consumo y producción”, según se anunció oportunamente.

El ministro del área, Juan Cabandié, se puso al frente de la campaña participando de un video que invita a sumarse a la iniciativa. Allí se lo ve acompañado de distintos artistas, periodistas como Liz Solari, Sergio Elguezábal, Agustina Cherri, Pablo Granados y Maryta de Humahuaca, además de la cocinera vegetariana Daksha y la licenciada en nutrición Romina Pereiro.

Entre otros mensajes, invita a “reemplazar proteínas animales por vegetales por el bien de la Tierra y de todos los que vivimos en ella”. El pedido lo inscribe dentro del compromiso asumido por la Argentina en 2020 de “limitar el crecimiento de la emisión de gases de efecto invernadero para 2030″.

En ese sentido, sostiene que “reduciendo el consumo de carne disminuimos la emisión de gases de efecto invernadero, conservamos nuestros bienes naturales y mejoramos nuestra salud”. Y sentencia: “Sumá tu acción para combatir el cambio climático, la deforestación y la contaminación”.

También la ciudad de Buenos Aires adhirió a esta iniciativa, con el nombre “Lunes Sin Carne”, tal como se llama esta movida a nivel global y que en Argentina es motorizada por la Unión Vegana Argentina (UVA).

El programa de Lunes Verdes

La página oficial del programa, publicada en la web del ministerio de Ambiente, asegura que Lunes Verdes “son una oportunidad para modificar nuestros hábitos y promover prácticas amigables y sostenibles con el ambiente”. Por eso invita a:

  • Consumir de manera responsable. Pensar cómo nos alimentamos, cómo ese alimento impacta sobre nuestra salud y cómo podemos ampliar nuestra dieta.
  • Aportar a la acción climática. Reflexionar sobre los modos de producción actuales y sus efectos en el calentamiento global. Una dieta variada es una dieta consciente del futuro del planeta.
  • Mejorar nuestra salud. Limitar el consumo de proteína animal contribuye a atenuar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes u obesidad.
  • Promover una conciencia ambiental. Los Lunes Verdes son también una jornada para pensar en el uso que le damos a nuestros bienes naturales. Cómo producimos, cómo y qué consumimos, son preguntas que permiten reflexionar, de manera integral, sobre nuestros recursos y sobre la protección de nuestra fauna y flora.

La Ciudad de Buenos Aires y los “lunes sin carne”

Pero no solo la Nación avanza con la idea de reducir el consumo de carne de los argentinos. La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires también declaró de “Interés Ambiental” la campaña internacional “Lunes Sin Carne” promocionada por el ex beatle Paul McCartney y que en Argentina es motorizada por la Unión Vegana Argentina (UVA).

El Ipcva rechaza la iniciativa

Luego que la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobara un proyecto de declaración de interés ambiental para la campaña global “Lunes sin carne”, el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), reaccionó remarcando que “nuestro sistema de producción mejora la fertilidad del suelo, evita la erosión y es beneficioso para la biodiversidad”.

Además, sostuvo que “la carne vacuna es un alimento de alta calidad, rico en nutrientes esenciales como los aminoácidos de alto valor nutritivo que nuestro cuerpo no puede sintetizar en las cantidades adecuadas”.

Emisiones de gas

Precisó el Ipcva que en la Argentina “el aporte de la ganadería vacuna a las emisiones totales del planeta es de solo 0,15 %” y que “se destinan aproximadamente 65 millones de hectáreas a la ganadería, tierras que no son aptas para la producción de otro tipo de alimento para el hombre”.

Además, explicó que el uso de un área “tan significativa” para el pastoreo implica que “el secuestro de carbono (CO2) atmosférico en el suelo es más relevante de lo que se pensaba anteriormente”.

Según el Instituto, la energía utilizada por el ganado para vivir deriva de la fijación de CO2 a través de la fotosíntesis por parte de las especies forrajeras que consumen. El CO2 permanece en la atmósfera por mucho más tiempo que el metano producido en la digestión de los alimentos por los vacunos.

Por lo tanto, “si bien el valor de emisión del metano es mayor, cuya magnitud es motivo actualmente de revisión, al permanecer menos tiempo resulta en un efecto ambiental neto menor”.

Alimento de alta calidad

Finalmente, en relación a la salud, afirmó que la carne “es un alimento de alta calidad bien conocido por los seres humanos rico en nutrientes esenciales, como los aminoácidos de alto valor nutritivo que nuestro cuerpo no puede sintetizar en las cantidades adecuadas, EPA (ácido eicosapentanoico), DHA (ácido docosahexaenoico) omega-3, hierro hem, vitaminas B12 y D3, creatina, carnosina, taurina, particularmente importante en el desarrollo cerebral de los bebés”.

Y aseguró que “estudios llevados por equipos de profesionales del Hospital Garrahan de Buenos Aires han demostrado el riesgo, particularmente en lo que hace a deficiencia de vitamina B12, que corren las madres veganas que no incluyen carne en sus dietas antes de la concepción hasta el final de la lactancia materna”.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment