Estados Unidos busca conservar más tierras agrícolas, pero los farmers prefieren cultivarlas

ESTADOS UNIDOS

La administración Biden espera convencer a los farmers americanos de que este año reserven cuatro millones más de acres de tierra (algo más de 1.6 millones de hectáreas) para la conservación, aumentando las tasas de pago en un programa ambiental, pero los agricultores dijeron que el aumento de los precios de los granos dificulta dejar tierras sin producir.

El impulso para inscribir más tierras en el Programa de Reserva de Conservación (CRP) de 36 años es parte de la campaña de la administración para contrarrestar el cambio climático.

Programa conservacionista

En el programa voluntario, el Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA) paga a los agricultores una renta anual para no cultivar en tierras ambientalmente sensibles durante 10 a 15 años como una forma de prevenir la erosión del suelo, secuestrar carbono, reducir la escorrentía de nitrógeno y proporcionar hábitats para la vida silvestre.

Aproximadamente 21 millones de acres (8,5 millones de has) están inscriptos en el programa, por debajo del límite establecido por el Congreso de 25 millones de acres (10.1 millones de has.) El límite aumentará gradualmente a 27 millones de acres para 2023 (casi 11 millones de has).

eSTADOS UNIDOS

Para atraer a los agricultores a agregar un 20% más de acres en 2021, el USDA está ampliando la cantidad de prácticas ambientales incentivadas permitidas bajo el programa, junto con el aumento de las tasas de pago, dijo la agencia Reuters.

“Siempre hay un equilibrio, pero es de vital importancia que sigamos creando una multitud de formas para que la tierra se utilice de manera productiva”, dijo el secretario del USDA, Tom Vilsack.

Además de los objetivos ambientales, la conservación de la tierra también puede generar empleos rurales en la recreación o la construcción al aire libre. “Les da opciones a los agricultores y creo que eso es importante”, dijo.

Los farmers no están muy entusiasmados con la propuesta

Aun así, los agricultores dijeron que el potencial de grandes ganancias de la producción de cultivos los hará reacios a retirar la tierra de la producción. Los futuros de maíz y soja de Estados Unidos alcanzaron nuevos máximos de varios años en la Bolsa de Comercio de Chicago estos días.

“A menos que tenga un suelo realmente duro como en el sur de Illinois, un terreno rocoso, tendrá dificultades para lograr que alguien inscriba algo en CRP”, dijo Dave Kestel, que cultiva maíz y soja en Manhattan, Illinois.

La Asociación Nacional de Granos y Alimentos, que representa a los procesadores y exportadores de granos, advirtió al USDA que no intente inscribir grandes extensiones de tierras agrícolas productivas en el programa de conservación, porque la voraz demanda internacional de productos básicos simplemente llevaría a los agricultores de los países exportadores competidores a aumentar las plantaciones.

“Los programas que aumentan drásticamente la superficie inactiva en los Estados Unidos, envían señales de mercado a los competidores para plantar más acres, lo que resulta en impactos climáticos y ambientales negativos”, dijo el presidente Mike Seyfert.

Según lo señaló la agencia Reuters, Vilsack negó que la conservación de más tierra en los EE. UU. conduciría a la deforestación en otros países y que el programa tenía como objetivo preservar acres marginales, no las tierras agrícolas más productivas de Estados Unidos.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment