COLUMNA DE OPINIÓN: LARRETA VS ALBERTO, ¿DISCREPANCIA POR LA EDUCACIÓN O PELEA POLÍTICA?

En medio de un agravamiento de la situación sanitaria, justo cuando la segunda ola de COVID-19 parece estar impactando de lleno en nuestro país, somos espectadores de una feroz disputa política.

Esta vez la cuestión que se discute es la apertura o no de los colegios tras que el presidente de La Nación Alberto Fernández dictara a través de un Decreto de Urgencia (DNU) la suspensión del dictado de clases presencial en la zona geográfica conocida como AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires). Ante lo cual el gobierno de La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), presentó un Recurso de Amparo a la justicia pidiendo qué no se aplique dicha suspensión de clases presenciales en su territorio.

La segunda ola nos ataca impiadosamente, la cantidad de contagios se mantiene alta y en ascenso, lo cual es sumamente preocupante, casi tanto cómo la falta de previsión de las autoridades.
Parece mentira pero tras todo lo que vimos y padecimos durante 2020 el único plan con el que parece contar el gobierno nacional es la misma que se utilizó el año pasado, la cual a la luz de los resultados fracasó clara y rotundamente. Con el agravante de que la sociedad argentina tras un año de cuarentena está absolutamente exhausta.

Durante los ocho meses de cuarentena qué hubo en 2020 la economía se destruyó y esto no implica desconocer la gravedad del contexto sanitario, la disyuntiva Salud-Economía es una dicotomía falsa, ambos aspectos son urgentes en un país tan castigado cómo el nuestro.
A esta dramática situación hay que sumarle la absolutamente ineficiente campaña de vacunación, la cual opacó la esperanza qué trajo la vacunación para terminar con esta pesadilla.
Más allá del vergonzoso episodio de la vacunación VIP qué es y será siempre una mancha indeleble en el kirchnerismo igual o incluso peor qué los bolsos de López ¿Recuerdan a “Josecito”, no?, el ex secretario kirchnerista que apareció tirando bolsos de dólares de dudosa procedencia en un convento, lo de la vacunación VIP es moralmente mucho más ruin y repulsivo.
Volviendo al tema sanitario y cómo muestra de la ineficiencia con la que se ha gestionado la pandemia que tras un año no pudo adecuar el sistema de salud a las necesidades de la población, es decir las restricciones aplicadas desde marzo de 2020 fundieron media PEA (población económicamente activa) con la excusa de robustecer el sistema de salud y acá estamos un año después.

Un punto aparte merece la compra de las vacunas, si hay algo en lo cual queda taxativamente demostrada la negligencia de la gestión F, es en la adquisición de Vacunas.
Argentina está comprando vacunas a granjeas, Alberto Fernández y su política de compra de vacunas fracasó rotundamente a pesar de la épica con la cual desde algunos sectores del kirchnerismo se busca edulcorar la fallida de inoculación. Esto habla claramente de la falta de previsión, porque si bien es cierto qué es difícil conseguir vacunas ahora por el nivel de demanda global, pero esto se tenía que haber hecho antes ¿Cómo puede ser qué Chile haya conseguido la cantidad de vacunas qué consiguió y a la Argentina estén llegando a cuenta gotas?.
Volviendo al enfrentamiento entre C.A.B.A. y el gobierno Nacional, Resulta más que evidente que la pelea no es por la educación, es política.
Pero lo más importante aquí es qué la disputa política rompe la cohesión de la gestión de la pandemia.
Lo cual abre muchos interrogantes; ¿Qué se prioriza la educación o la política?, ¿El Gobierno está utilizando las restricciones para cuidar a la gente o cómo elemento de control social?. Preguntas qué se hacen en un país extenuado, en el cual los que deberían estar brindando respuestas, están envueltos en una mezquina lucha política.

También te puede interesar...

Leave a Comment