Señal de acercamiento geopolítico a Joe Biden: la Fuerza Aérea compró diez aviones de transporte a Estados Unidos

Beechcraft Huron
La compra de diez unidades Beehcraft C-12B Huron, se da en el marco del programa de venta de equipamiento militar para países aliados de Estados Unidos

Alberto Fernández diseñó una agenda geopolítica abierta y sin límites ideológicos. Compra vacunas a China y Rusia, renuncia al Grupo de Lima por su posición sobre Venezuela y exhibe cierto acercamiento con la Casa Blanca, tras la asunción de Joe Biden en reemplazó de Donald Trump. En este contexto, cuando nadie lo aguardaba, el Presidente decidió adquirir diez aeronaves de transporte a los Estados Unidos. Se trata de una operación comercial vinculada a la defensa que había iniciado en el gobierno de Mauricio Macri y concluyó durante esta administración peronista.

A los pocos días de su llegada a Balcarce 50, Alberto Fernández había desechado la compra empujada en épocas de Cambiemos, en perfecto alineamiento con Donald Trump. Pero el jefe de Estado inició un acercamiento a Washington que se vio reflejado en la aceptación de las donaciones humanitarias realizadas por el Comando Sur -tres hospitales de campaña- y el almuerzo que compartió con Juan González, el principal asesor para América Latina de Biden.

La compra de los aviones se enmarca en el programa de ventas Foreign Military Sales vigente en EEUU y aplicable a países considerados amigos. Del lado argentino la operación es posible de ser realizada sin proceso de licitación al ser encarada bajo la modalidad de “Estado a Estado”. Y al decir de los encargados de cerrar la operación, la compra demuestra que Argentina está abierta a las compras de material militar a distintas potencias occidentales u orientales que satisfagan las necesidades operativas de las Fuerzas Armadas.

Alberto Fernández almorzó con Juan González, asesor especial de Joseph Biden para América Latina, en la quinta presidencial de Olivos
Alberto Fernández almorzó con Juan González, asesor especial de Joseph Biden para América Latina, en la quinta presidencial de Olivos (EFEI0373/)

Lo novedoso desde el punto de vista presupuestario de esta compra es que es la primera que se realiza con afectación de fondos procedentes del FONDEF ( Fondo para la Defensa) que tiene su origen en una iniciativa parlamentaria impulsada por el actual Ministro de Defensa, Agustín Rossi, cuando integraba el bloque del FPV en la Cámara de Diputados.

El FONDEF prevé una partida anual actualizable cada 12 meses para ser afectada exclusivamente a cubrir gastos de inversión en equipamiento militar. No está destinado al pago de gastos corrientes. Para 2021, el fondo es de aproximadamente $38.000 millones, desembolsables en forma trimestral.

Desde la FAA celebraron la decisión ya que el parque aéreo de la institución ha sufrido pocas incorporaciones en los últimos 40 años. Entre esas adquisiciones se encuentran los Pampa III
Desde la FAA celebraron la decisión ya que el parque aéreo de la institución ha sufrido pocas incorporaciones en los últimos 40 años. Entre esas adquisiciones se encuentran los Pampa III

Voceros del Ministerio de Defensa aclararon a Infobae que la decisión administrativa publicada en el día de la fecha no guarda ninguna relación con la reciente visita del Jefe del Comando Sur de USA Almirante Craig S. Faller ni con la posteriormente realizada por Juán González. No obstante, no son pocas las voces de analistas del sector defensa que sostienen que la decisión fue acelerada luego del almuerzo virtual que González mantuvo con Alberto Fernández.

Alejados de las consideraciones políticas de la compra, voceros de la Fuerza Aérea Argentina se mostraron satisfechos con la adquisición señalando que si bien no se trata de aeronaves de combate, la incorporación de estos sistemas de armas cubren una carencia logística importante y además permitirán el mantenimiento de la aptitud de vuelo a un buen número de pilotos militares.

La Fuerza Aérea es el componente militar que más ha sufrido la desinversión en materia de defensa que el país ha experimentado desde el retorno de la democracia. En casi 40 años ha logrado escasamente repotenciar los Hércules C-130, adquirir aviones de entrenamiento primario, incorporar media docena de Pampa III (que si bien son considerados aptos para el ataque ligero y el entrenamiento avanzado, de momento no están artillados) y no mucho más.

El Beechcraft Hurón

Beechcraft Huron

Las diez unidades a incorporar tienen una capacidad de transporte de hasta 13 pasajeros y dos tripulantes. Su envergadura (ancho entre alas) es de 16 metros, con un largo de 13 metros. Soportan un peso máximo de poco mas de 5.500 kgs., y son propulsados por dos turbohélices Pratt & Whitney de 850 HP. La velocidad operativa de estos sistemas de armas es de 530 Km/h y poseen una autonomía de 2.700 kmts. La versión de uso civil de estos aparatos es conocida como “Super King Air” y el diseño data del año 1974, habiendo sufrido diversas mejoras por parte de las fuerzas armadas estadounidenses.

Desde el Ministerio de Defensa explicaron a Infobae que el destino de estas aeronaves será el cumplimiento de tareas de enlace y transporte, no estando en lo planes de la fuerza ni de la cartera empeñarlos en tareas de control del mar ya que su configuración no lo permite. Los aparatos serán distribuidos entre la II, III, V y Vi Brigadas Aéreas además de la Escuela de Aviación Militar y la Base Aérea Morón. En todos los casos cumplirán misiones de entrenamiento, abastecimiento aéreo operacional de corto alcance y apoyo logístico en situaciones de emergencia social.

Seguir leyendo:

En una carta personal, Joe Biden se interesó por la salud de Alberto Fernández y le ratificó la voluntad de profundizar las relaciones bilaterales

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment