Polémica: Cagliardi autorizó por decreto una fiesta en plena segunda ola

<!–


–>

El intendente de Berisso, Fabián Cagliardi, protagonizó un nuevo escándalo, luego de que decidió respaldar al coordinador de la Oficina de Empleo, Javier Ibarra, quien se aplicó la vacuna contra el coronavirus de manera irregular, y ahora quedó en el medio de otra polémica, tras admitir que autorizó por decreto un casamiento en el cuartel de Bomberos Voluntarios, en plena segunda ola de Covid.

Siguiendo las recomendaciones del Gobierno nacional, el 29 de marzo la Municipalidad de Berisso dispuso una serie de restricciones con el objetivo de reducir los contagios por coronavirus frente al aumento de casos registrado en los últimos días. Sin embargo, de manera insólita, desde la Comuna autorizaron la fiesta de casamiento que se llevó a cabo el 2 de abril en el Salón de Bomberos y a la que asistieron cerca de 50 personas. 

Mientras el jefe comunal pedía públicamente a los ciudadanos mantener los protocolos sanitarios, una denuncia fue sido elevada por el Foro Vecinal de Seguridad 2, del barrio de Los Talas, cuando, los vecinos de la zona de la sede de Bomberos comprobaron que en el primer piso del edificio se realizaba una fiesta de casamiento y en las inmediaciones del cuartel había estacionada una importante cantidad de vehículos.

En tanto, desde la comisión de Bomberos de Berisso, Roberto Scafati explicó que «la fiesta se autorizó por el Municipio como una excepción porque la prohibición se dio justo unos días antes y la pareja ya tenía todo comprado y organizado». El titular de la comisión que administra el salón contó que «se le presentó a la Comuna un protocolo con cinco burbujas y «varias medidas preventivas». 

Por su parte, la concejal berissense de Juntos por el Cambio, Silvina Di Renta, denunció en LaNoticia1.com que «la fiesta se llevó adelante cuando ya estaban en vigencia las nuevas restricciones que prohíben las reuniones sociales». «Luego de la denuncia de los vecinos, el Intendente salió a decir que él había habilitado esa fiesta porque los chicos que se casaban ya tenían todo pago y no les devolvían el dinero», aseguró.

«Estamos hablando de una irresponsabilidad absoluta y gravísima. Igual ya estamos acostumbrados a este tipo de justificaciones absurdas del Intendente. Cabe recordar que Cagliardi ya había defendido a su funcionario que protagonizó una vacunación VIP y tras cambiar tres veces las versiones de lo que había pasado, lo ratificó en el cargo argumentando que había creado muchos puestos de trabajo», agregó Di Renta.  

La edil anticipó que su bloque elevó un pedido de informes en el Concejo Deliberante porque, según dichos públicos del Intendente, «la celebración se autorizó en el marco de una excepción dentro de una normativa que la prohibía». Y consideró: «La autorización de la fiesta es una burla al resto de los vecinos que respetuosamente acatan todas las restricciones, muchos sin siquiera haber podido despedir a familiares que han fallecido». 

Di Renta también explicó que no tuvo acceso al decreto que el Intendente dijo haber firmado para autorizar el festejo: «En la Municipalidad solicité con urgencia una copia del decreto pero luego de que me hicieron esperar un largo rato, me lo negaron». Por último, la concejal le hizo un reclamo al gobierno de Cagliardi: «Estamos a la espera de que algunas cosas se manejen con otro tipo de criterio y no para beneficiar solo a unos pocos». 


Compartir

También te puede interesar...

Leave a Comment