El portacontenedores atascado en el Canal de Suez, demora los embarques de trigo en Rosario

portacontenedores

Esta semana impactó al mundo la sorprendente noticia del barco portacontenedores Ever Given, de bandera panameña que viajaba desde China hacia Rotterdam (Holanda) transitando desde sur a norte a través del Canal de Suez en su camino hacia el Mediterráneo, y que quedó atrapado en medio de fuertes vientos desde el pasado martes, bloqueando una de las principales arterias para el transporte marítimo mundial

De acuerdo a los datos conocidos ayer sábado, más de 285 buques están demorados en ambos extremos, lo que significa el atasco comercial de buques más importante de la historia en tiempos de paz. Y el agro argentino no sale indemne.

Según la Bolsa de Cereales de Rosario, hay cerca de 511.000 toneladas de trigo esperando que se logre destrabar el Ever Given para poder cruzar y 100.000 toneladas adicionales esperando ingresar desde el mar Mediterráneo.

“Si bien mucho de este trigo va propiamente a Egipto, el panorama comercial mundial en general, y cerealero en particular, podría complicarse de no resolverse rápidamente el encallado de este barco”, advierte la Bolsa de Cereales de Rosario.

Intento fracasado

Ayer sábado, hubo cierto optimismo cuando se informó que había avances en las intensas tareas desplegadas para tratar de desencallar a la enorme mole.

portacontenedores

Sin embargo, esta mañana El País informó que el equipo que está intentando poner a flote el megabuque portacontenedores, han vuelto a fracasar esta pasada madrugada, a pesar de las expectativas que habían generado los importantes avances logrados el día anterior.

Cómo es el contenedor

El megacontenedor, construido en 2018, propiedad de la naviera taiwanesa Evergreen Marine Corp, que tiene 400 metros de largo y 59 de ancho, con una carga de 18.500 contenedores, quedó atrapado en medio de fuertes vientos, baja visibilidad y probablemente un desperfecto eléctrico que está siendo investigado.

portacontenedores
No es un enorme edificio. Es el portacontenedores Ever Given asomando, visto desde la orilla egipcia del Canal de Suez.

La Autoridad del Canal reveló este sábado que el viento no fue la principal causa de que encallara. Un “error técnico o humano” pudo contribuir a que se produjera el accidente. En el momento que ocurrió había un viento fuerte, de unos 60 km/h, lo que causó además una densa tormenta de arena. Pero el factor humano tendría su parte, según las autoridades del Canal.

Sobre el Canal de Suez: de Napoleón a Verdi

Conectando el mar Mediterráneo con el mar Rojo, el Canal de Suez es una de las grandes obras de ingeniería de su época. Su construcción permitió reducir enormemente el tiempo de viaje por mar entre Europa y sus colonias en el siglo XIX, al sustituir la ruta que rodeaba el continente africano.

El Canal tiene 193 km de largo e incorpora tres lagos naturales. La idea de conectar los lagos data del tiempo de los Faraones, pero las dificultades de mantenerlo y el riesgo de contaminación del río con agua salada, fueron determinantes para que no avanzara.

Napoleón en su llegada a Egipto (1798) llevó la inquietud a Francia. El proyecto que fortalecería la posición francesa ante el avance de expansión inglesa tomó forma recién en 1830 y se inició en 1859 con una asociación entre Francia y Egipto.

Después de 10 años de obras, se inauguró en 1869 en una ceremonia presidida por la emperatriz de los franceses: Eugenia de Montijo. Para la ocasión, el virrey de Egipto quiso encargarle una obra a Giuseppe Verdi, pero éste le dijo que no. “No hago piezas ocasionales”, habrían sido las palabras de Verdi. Lo convencieron un poco más tarde, y dos años después se estrena en El Cairo la espectacular ópera Aída (1871).

Durante muchos años el Canal estuvo bajo el dominio inglés, desde el reinado de Victoria hasta después de la Segunda Guerra Mundial, que pasó definitivamente a manos egipcias y es controlado actualmente por una empresa estatal. (Fuentes: El País Digital / La Capital de Rosario).

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment