Impuesto a las Ganancias: “La paciencia del productor empieza a agotarse”, dijo Jorge Chemes

La Argentina tiene una tasa de mortalidad de pymes altísima y la duración promedio de las mismas es de tres años. “Las estadísticas rubrican que la presión impositiva y los altos costos laborales debido a los impuestos al trabajo pican en punta como los motivos principales”, admite Chemes.

Una y otra vez en forma recurrente las alarmas suenan en los sectores productivos del país. Es que no solo el contexto de pandemia con caídas en ventas, menor dotación de personal, falta de insumos productivos, inflación y controles de precios hacen lo suyo. También, la confiscatoria presión fiscal sobre los trabajadores, productores y empresas, afectan a cada eslabón y cada cadena productiva del país.

“Propuestas como la del incremento del impuesto a las Ganancias con un aumento de alícuota al 40% sin reducir ninguna otra de las tributaciones existentes, es una clara ignorancia de cómo se genera valor desde las cadenas productivas”. Esta afirmación, fue expuesta por el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, en diálogo con El ABC Rural.

El productor oriundo de la provincia de Entre Ríos, expresó que cuando el Gobierno necesita recursos “ataca directamente al sector agropecuario” sin medir consecuencias.

“El incremento de la alicuota del impuesto a las Ganancias al 40% sin reducir otras tributaciones, es una clara ignorancia de cómo se genera valor desde las cadenas productivas”

“Se beneficia, correctamente, con una Ley a un sector asalariado. Pero se compensa este déficit a través de un incremento que cae de lleno sobre el sector agropecuario”, indicó.

“Presión impositiva sin límites”

Un informe del Banco Mundial detalla que la presión impositiva en la Argentina es la segunda a nivel global. Más allá de los informes, lo cierto es que en un país donde hay más de 169 tipos de tributaciones distintas y 35.000 normativas, 14 impuestos se crearon o aumentaron en el último año.

Actualmente, el 77% del ingreso del productor termina en manos del Estado. Con el 23% restante el productor debe pagar todos los costos de producción, vivir y reinvertir.

“Se generan toda clase de distorsiones desde impuestos en cascada como el de Ingresos Brutos, pasando por superposiciones impositivas como la del impuesto al cheque, hasta la falta de ajuste inflacionario en el impuesto a las Ganancias”, destacó Chemes.

Esta situación, según el dirigente rural, debilita en gran medida a los pequeños y medianos productores. “No se analiza con profundidad y justicia a la cadena comercial del campo y los impuestos sobrecaen en los que menos tienen”, insistió.

Mostramos la realidad al Gobierno

Está claro que de no haber mediado la Mesa de Enlace el mes pasado en una reunión con el presidente de la Nación, Alberto Fernández, hoy el sector quizás tendría algunos puntos más de retenciones.

“Vamos a seguir apostando al diálogo y aportando información. Pero somos consientes en que la paciencia del productor comienza a agotarse”.

“En cada reunión con el Gobierno les hacemos saber nuestra preocupación y se la transmitimos con información tangible”, sostuvo el dirigente. Sin embargo, las recetas se vuelven a repetir y el sector se manifiesta con incertidumbres constantes.

“Evidentemente si no hay voluntad de analizar lo que el campo dice, es muy difícil sostener un ámbito de diálogo. El Gobierno ni siquiera investiga si lo que decimos es real”, se quejó Chemes.

Por último, aseguró: “Vamos a seguir apostando al diálogo y aportando información. Pero somos consientes en que la paciencia del productor comienza a agotarse“.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment