Desde el sur de Entre Ríos solicitan la Emergencia Agropecuaria

Sur de Entre Ríos
El escenario de estrés hídrico dañó los cultivos, pasturas y campos naturales del sur de Entre Ríos, siendo irreversible los perjuicios ocasionados.

La Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer) solicitó la declaración de Emergencia Agropecuaria para el sur de Entre Ríos.

Desde la entidad gremial señalaron que fue muy escasa la cantidad de milímetros caídos, asociado a las muy altas temperaturas, dañando visiblemente los cultivos, pasturas y campos naturales del sur de Entre Ríos, “siendo irreversible los perjuicios ocasionados con la implicancia que tiene en la economía de los productores”.

En tanto, sostuvieron que “sería oportuno considerar dentro de la emergencia que el alcance de las medidas no sólo sea para productores con campos propios, sino también para la gran cantidad que no poseen tierras propias y se encuentran en situación de arrendamiento”.

Sur de Entre Ríos
El maíz tuvo poco desarrollo, porque sufrió mucho la falta de humedad y altas temperaturas.

Situación de cultivos y disponibilidad forrajera

En la nota, que lleva las firmas de los diretivos José Colombatto y Luciano Olivera, consignan la situación de los cultivos y la disponibilidad forrajera en el sur entrerriano:

* Campos semi bajos y bajos, de pastos naturales están sufriendo la escasez de agua desde mayo de 2020, sin pasto y no pudiendo engordar la hacienda. Estos campos necesitan lluvias de más de 100 mm para empezar a recuperarse, su situación es muy crítica. Ni siquiera cuenta con los cursos de agua natural para el consumo de los animales.

* En campos ganaderos las pasturas que se comen no rebrotan por la falta de agua, se están complicando las rotaciones, con altísimos costos de alimento extra para paliar la situación o teniendo que mal vender para achicar la cantidad de hacienda, en ambos casos se complica la situación económica del productor y por ende la reposición de hacienda.

* Los maíces que se están cosechando rondan entre 3 y 3,5 toneladas por hectárea. En la mayoría de los casos de campos arrendados estos valores están por debajo de los costos totales, teniendo en cuenta costos de implantación, de cosecha y arrendamiento.

* Las plantas de maíz tardío se están secando, severo estrés hídrico, con clorosis muy marcada y en gran cantidad de situaciones ya hay necrosis (muerte). Se afectó mucho la floración, por ende, la formación de granos y la merma de rinde será muy importante.

* La situación de la soja de primera es regular a mala, sin pronósticos de lluvias por delante esto se agravará aún más, las plantas están abortando chauchas y en muchos casos muriendo; los rindes están cayendo al costo de implantación. Y la de segunda es peor ya que más del 70% se da por pérdida.

* El sorgo está muy sufrido, con estimaciones de rindes que rondan las 2,5 toneladas por hectárea, panojas que no terminaron de emerger y lo poco que hay para cosechar tendrá un gran problema de cosecha en sí mismo.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment