Semillas forrajeras: Biscayart invierte casi un millón de dólares en su planta de Pergamino

semillas forrajeras
Medico Veterinario Martín Biscayart, director de la reconocida firma de semillas forrajeras establecida en Pergamino, Buenos Aires.

Se trata de una de las empresas más importantes en materia genética de semillas forrajeras de la Argentina. Con capitales nacionales, desarrolla su actividad en la localidad bonaerense de Pergamino, pero su producción recorre el país.

Esta empresa se especializa tanto en la investigación y producción de semillas forrajeras, como en los cultivos de servicio, sorgos y césped. Tal es así que celebró sus 35 años en el mercado con un plan de inversiones orientado a maximizar la capacidad y optimizar la calidad de sus procesos de tratamiento.

“Hemos invertido casi un millón de dólares para fortalecer el proceso de producción y ampliar la planta de tratamiento de semillas forrajeras”, sostuvo el director de Biscayart Semillas, Martín Biscayart.

Los trabajos en la planta comenzaron el año pasado y se aprestan a culminar en estos días. Entre las inversiones propuestas por Biscayart Semillas, se encuentra una nueva secadora para semillas de sorgo y la extensión de 1100 metros cuadrados en su planta. Pero además, adquirió una nueva cámara de frío, una nueva secadora y una planta nueva de proceso de 3000 piezas.

semillas forrajeras
En la foto, la planta que Biscayart Semillas tienen en Pergamino. Allí se incorporó una máquina de prelimpieza para tratar hasta 20 toneladas por hora y una secadora para recibir entre cinco y seis toneladas por hora.

La importancia de invertir

No es una novedad comprender la dificultad que es para las empresas argentinas invertir en nuestro país. Sin embargo, Biscayart aseguró que para la firma que preside era “imprescindible”.

“Nuestra planta está diagramada y construida especialmente para el proceso de semillas forrajeras”, sostuvo el entrevistado. Indicó que lo más importante es cuidar el proceso de calidad de la semillas, procurando la protección de su poder germinativo.

“Somos una empresa de 35 años de vida que siempre estuvo empujada a invertir”, señaló. Los motivos surgen a partir de la gran competencia externa que tiene el mercado de la semilla forrajera.

Mejores en el país

“Para seguir compitiendo en primera línea tenemos que invertir, no existe otra salida. La mayoría de las empresas que más venden forrajeras en la Argentina son empresas internacionales con mayores espaldas financieras que la nuestra”, dijo Biscayart.

Según el empresario hay un fuerte compromiso con la producción ganadera. “Adecuar nuestra planta nos permite mantener un eficiente control en los procesos de calidad y asistir, con una semilla de excelencia, a las necesidades del productor lechero o de carne”, concluyó el director del semillero.

El ABC Rural



También te puede interesar...

Leave a Comment