El martirio de una migrante menor de edad en Moreno: su propia amiga y un mueblero de 55 años la convirtieron en una esclava sexual

PROSTITUCIÓN DE MENORES MORENO
Mauricio A., el taxista detenido.

Ocurrió en 2017 en un asentamiento de Moreno. L., de 15 años, nacida en Paraguay, la mayor de dos hermanas, se había peleado con su padre, un albañil. Así, decidió dejar su casa. Ayelén, su amiga, a quien conocía del barrio, le propuso que fuera a vivir con ella, “a una casilla detrás una casa grande”, a unas pocas cuadras de su domicilio Podía confiar en Ayelén, que se había acercado a su familia tiempo antes, luego de la muerte de la abuela de L., la mujer que prácticamente estaba a cargo de su crianza. La madre de L. había muerto años atrás. Ayelén la llevaba a discotecas, la introdujo a la marihuana. No le costó convencerla para que se fuera.

L. pudo describir esa casilla en detalle. Aseguró que era toda de material, “chiquita pero había una cama, un sofá, cocina no”. Y había un hombre que vivía en la casa del frente, Mauricio, de 50 años, “petiso, medio gordito, hablaba bien”, dedicado al negocio de los taxis según sus propios registros en la AFIP, también fabricaba y refaccionaba muebles, al parecer su actividad principal. Su propio padre había tardado varios días en hacer una denuncia. Un tío fue a preguntar a una comisaría de la zona, sin recibir una respuesta.

Dos semanas después de irse, L. regresó. “Estaba como ida”, recuerda alguien que la conoció, no tocaba bocado en la mesa, ni siquiera bebía agua. Cualquier hombre que se le acercara le producía rechazo. Durante esas dos semanas, según lo que relataría luego a la Justicia, había sido violada, una y otra vez. Casi de inmediato, Mauricio cerró el candado la casa: le anunció a L. que sería prostituida allí mismo. Ayelén, su propia amiga, madre de un bebé, se convertiría en la cobradora, su fiola.

Hoy, L. tiene 21 años. Pero cuatro años después, lo que sufrió no queda impune. La denuncia de su padre se convirtió en el inicio de la causa en su contra.

El viernes pasado, Ayelén y Mauricio A. finalmente cayeron, según confirmaron fuentes del caso a Infobae.

Ayelén tras su arresto.

Ambos fueron arrestados por la división Trata de Personas de la Policía Federal por los delitos de facilitación de la prostitución de una menor y su consecuente explotación económica, con una causa bajo la firma del Juzgado de Garantías N°1 de la jurisdicción. Ayelén fue capturada en la zona de Cuartel V de Moreno, Mauricio en el mismo municipio. El testimonio de la víctima fue clave.

“Le cobraba a esos varones que iban”, afirmó L. misma sobre su amiga. Así, era llevada a “la casa grande”, que sí tenía cocina, un comedor, según recuerda, para ser sometida por esos hombres. La hacían beber, recordó, un espumante barato. Su amiga bebía también, se la pasaba ebria la mayor parte del tiempo. Le habían prometido dinero, buenas ganancias, que “los hombres” la iban a tratar bien. Todo lo contrario. Uno de esos “hombres”, según un relato en la causa, la llevó a su casa para que limpie pisos y baños. Allí, el dueño de casa la sometió sexualmente.

El de L. no fue el único testimonio que describió lo que ocurría en esa casa de Moreno: varias mujeres y hombres de su familia reiteraron ante la Justicia lo que la menor le contó. “No quería tener sexo pero se vio obligada a hacerlo y que fue allí cuando la comenzaron a tratar mal”, apuntó una tía. El episodio de la casa que debía limpiar era un lugar horrible en su cabeza. “Se negaba a hablar y recordar lo que había pasado, decía que le dolía la cabeza y que no podía entender. Sí dijo que la habían abusado”, continuó la mujer de su familia.

La semana pasada, la división Trata de Personas de la PFA también ejecutó la orden de arresto de Daniel Nazer, el productor de espectáculos y manager de artistas de folklore acusado de corromper a menores ofreciéndoles dinero y obsequios por sexo en la red social Badoo, un caso a cargo de la fiscal Verónica Pérez. En la villa Las Catonas, también en Moreno, el fiscal Gabriel López imputó la semana pasada y ordenó detener a dos hombres por haber abusado de una adolescente de 16 años -su hija y su sobrina, respectivamente-, quien hace poco más de un año fue madre tras cursar un embarazo producto de una violación.

SEGUIR LEYENDO:

Aberrante: denunció que su padre abusaba de ella, quedó al cuidado de su tío y tuvo un bebé producto de una violación

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment