Planificando los cultivos de servicio para pastoreo

Cultivos de servicio para pastoreo, su planificación para el el sur de Buenos Aires y experiencia de productores: lo más importante que dejó la jornada en Agenda Aapresid.

En un encuentro virtual organizado por Aapresid, los Cultivos de Servicio (CS) fueron protagonistas y se comprometen a liderar un nuevo sistema productivo. A través de exitosas experiencias de productores, se pudo observar el empleo de los miemos para pastoreo.

Al inicio del encuentro, el productor agropecuario Sandro Raspo, demostró su experiencia en el sur de la provincia de Córdoba. Raspo habló de la importancia de llevar la técnica de CS a nivel de sistema de producción.

“Coberturas pastoreables”

En sus planteos mixtos, Raspo integra todas las herramientas disponibles como verdeos, CS y lo que llamó ‘coberturas pastoreables’. “Es un híbrido entre verdeo y CS basado en mezclas a alta densidad (230-300 pl/ha) y alta fertilización (con P y N) que se pastorean en un 30%, con baja carga instantánea y durante periodos no mayores a tres días”, explicó.

Esta herramienta le permite producir 150 USD/ha de carne y mayores rindes en soja, además de bajar la carga herbicidas en un 80% y promover el reciclado de nutrientes en el suelo, gracias a una actividad radicular constante.

Planteos proteccionistas 

La alta densidad y fertilización favorecen la rápida generación de área foliar en estas coberturas pastoreables. Siempre que el año lo permita apunta a sembrarlas al voleo con maquina neumática para evitar surcos sin pasto que puedan ser pisoteados.

“Los pastoreos suaves permiten mantener la actividad de las raíces y su constante producción de exudados que dan al suelo un servicio de reciclado de nutrientes”, comentó el productor.

Estas coberturas son de centeno + avena strigosa. “El animal arranca pastoreando el centeno, y cuando los retiro, la avena explota. Al secar la cobertura, el rastrojo de avena tiene, a los 90 días, una C/N comparable a vicia”Las ganancias diarias con tropas de recrías están entre 877 y 950 gramos.

Centeno como cultivo de cobertura y servicio.

Sin embargo, Raspo no recomienda hacerlas sobre lotes que salen sucios de maíz, en especial con pata gallina o rama negra, usando semilla curada contra áfidos.

Por último, apuntó a la biodiversidad como aliada estratégica, que incluye la combinación de cultivos: centeno, triticale, cebada, vicias, mijo, moha, trigo sarraceno,treboles y pasturas y la maximización de la carga de benéficos.

Cómo planificar un cultivo de cobertura

Cecilia Crespo, especialista de la Universidad Nacional de Mar del Plata, habló de los cultivos de servicio que testea en el sur de Buenos Aires, que incluyen CS puros de gramíneas y leguminosas y algunas consociaciones. “Las especies más usadas son avena centeno, raigrás, triticale, vicia villosa”, comentó en la jornada virtual de Aapresid.

Se refirió al impacto de la fertilización con N en CS de avena en rotaciones con soja. “En promedio de 13 años se ve que el N aumenta un 1.5 tn la producción de MS de la avena. En siembras tardías de mayo/junio, la fertilización se transforma así en un aporte clave para favorecer el crecimiento del CS en ambientes del sur bonaerense.

Asimismo, remarcó la mejor producción de MS de las consociaciones respecto de CS puros. Además son clave para bajar la presión de enfermedades en la zona. Consociaciones de gramíneas con alta proporción de vicia generan aumentos en rinde de maíces posteriores.

Crespo brindó recomendaciones para CS exitosos en el sur bonaerense, empezando por adelantar a enero/febrero la siembra de vicias para evitar efectos de las bajas temperaturas. Además, esas vicias secadas en mayo permiten meter luego cebadas de renta con plus de rindes de 4 a 6.7 tn.

Por último, aconsejó subir las densidades para siembras aéreas de CS gramíneas. “La semilla suele caer sobre el cultivo y no llega al suelo”, advirtió. En cuanto al consumo de agua, precisó que CS secados de octubre + 15 días de recarga no muestran diferencia en agua a la siembra respecto de barbecho.

Región semi árida

El productor agropecuario del sur de Córdoba, Guillermo Rivetti, hace CS en la zona semi árida, donde son una herramienta clave: “General Roca es el departamento con mayor adopción de CS a nivel nacional (22% del área)”, advierte.

Empezaron con CS de centeno sobre soja o maíz para prevenir la erosión eólica. Hoy suman varios servicios, entre ellos la “cosecha de carne”.

Para evitar compromiso entre producción de kg vs. servicios ecosistémicos, apuesta a CS con buena tecnología: semillas, densidades, fertilización, entre otras. “Esto requiere inversión sin perder de vista los objetivos iniciales del CS”, planteó.

El manejo de pastoreo es en junio con recría, en parcelas diarias o de dos días. Se llevan hasta el 50% de la biomasa con largos tiempos de descanso. En cuatro meses cosecha 100 kg carne/ha.

“Está llegando a tiempos de ocupación del suelo con raíces vivas del 80%, sin efectos supresores a la vista sobre los cultivos de renta”, informó Rivetti. Sin embargo, hay incertidumbres: “Hasta donde este sistema me permite me lleve el 50 % del CS cada año. Estamos tratando de pastorear un año si y uno no“, aclaró.

Sistemas mixtos, pastoreo racional

También, Santiago Guazzelli habló de su experiencia en CS en planteos mixtos del sur bonaerense. “Lo que hoy tenemos como CS de doble propósito es resultado de la evolución de los verdeos manejados con pastoreo racional, bajo premisas como: ‘el último pastoreo es para el suelo’”, evaluó el productor del sur de Buenos Aires.

Hay situaciones donde las malezas no se pueden manejar sin el uso de CS. También son aliados en ambientes como Tandil, de fuertes pendientes y sin sistematización.

Respecto de claves para la zona, recomienda usar CS de baja relación C/N que ayudan a la combustión natural de los residuos de cosecha y reducen el exceso de cobertura, un problema en la región que trae ataques bicho bolita o babosa o mayores daños por heladas.

Respecto a estas últimas, también dijo que se debe atrasar la siembra del maíz sucesor al CS a noviembre, usando barrerastrojos agresivo y púas detrás de la cuchilla para exponer el surco a la luz.

Guazelli encontró que las consociaciones vicia y gramíneas le permiten obtener maíces rentables en bajos que hasta hace unos años estaban cubiertos de pelo de chancho y barro blanco.

Otra ventaja de estas consociaciones es que permiten mantener erecta la vicia y sumar biodiversidad: “Son claves para frenar enfermedades como ramularia, cada vez más presente en las vicias del sur”, expresó.



También te puede interesar...

Leave a Comment