Cómo quedó el mapa de los embajadores y el reparto de poder diplomático dentro del Frente de Todos

Sabino Vaca Narvaja
El presidente Alberto Fernández y Sabino Vaca Narvaja

El Senado de la Nación aprobará durante la semana que viene los pliegos para que Argentina tenga nuevos embajadores en la República Popular China, en Bolivia y en Cuba. En estos tres casos el presidente Alberto Fernández eligió para ocupar esos cargos a políticos y no a diplomáticos de carrera.

Con estas designaciones, el ala gubernamental más cercana a la vicepresidenta Cristina Kirchner ganará mayor espacio, ya que tanto en el país caribeño con Luis Ilarregui como en Bolivia con Ariel Basteiro tendrá a dos hombres de su riñón. También Sabino Vaca Narvaja, que será la cara del Gobierno en Beijing, es alguien a quien Cristina conoce muy bien de su paso por el Senado. Pero en este último caso el Presidente mantiene cierta proximidad y afecto y lo considera el más apto para ese puesto porque acumula experiencia en la relación con Xi Jimping, además de ser un experto en el gigante asiático. Vaca Narvaja se desempeñaba desde mediados del año pasado como Representante Especial para la Promoción del Comercio y de las Inversiones en China. Era el segundo de la embajada del desplazado Luis María Kreckler.

Con Ilarregui, Basteiro y Vaca Narvaja confirmados, la distribución de embajadas para quienes provienen de la rama política, quedó bastante repartido entre los “elegidos” por Fernández por afinidades o por pertenecer a alguna fuerza de las que se consideran “aliados”, los que son leales al kirchnerismo más puro y en un tercer grupo, los “pejotistas”, quienes responden incondicionalmente al partido gobernante pero tomando equidistancia del Presidente y de la Vice.

El panorama en las embajadas más importantes quedó así:

Mercosur

Todos los embajadores en los países que comparten el bloque regional son ocupados por políticos de militancia en el Justicialismo. Recién el 29 de junio de 2020 quedó oficialmente designado Daniel Scioli como el representante argentino en Brasil. Hasta ese momento era diputado nacional por el Frente de Todos. Desde el comienzo de su mandato el oficialismo pensó en él y por eso en febrero Scioli hizo una visita a San Pablo para reunirse con empresarios del país vecino.

Scioli alberto fernandez
Daniel Scioli y Alberto Fernández

Scioli, quien perdiera las elecciones presidenciales ante Mauricio Macri en 2015, se propuso lograr un acercamiento en la relación bilateral con Jair Bolsonaro sobre todo para apuntalar el Mercosur. Aunque hubo varias rispideces, a fines de noviembre, de manera virtual, se realizó el primer encuentro entre los presidentes de Argentina y Brasil. A principios de este 2021 el almirante Flavio Viana Rocha, mano derecha de Bolsonaro, visitó Buenos Aires como muestra de la mejoría en ese vínculo. Es probable que el 26 de marzo ambos mandatarios se encuentren cara a cara.

Algo similar ocurrió con el elegido para la embajada en Uruguay. Alberto Iribarne (abogado de amplia trayectoria dentro del Partido Justicialista y ex ministro de Justicia de Néstor Kirchner entre 2005 y 2007, cuando reemplazó a Horacio Rosatti), un hombre muy cercano al Presidente resultó designado en diciembre de 2019. En 2007 se lo había propuesto para ser el representante ante el Vaticano. Por su condición de divorciado no le dieron el plácet y renunció a su postulación luego de esperar ocho meses que se lo otorgaran. Si bien en 2008 se distanció del kirchnerismo y se sumó al Peronismo Federal, del que llegó a ser su apoderado, luego recompuso su relación con Alberto Fernández.

En Paraguay, otro de los socios plenos del Mercosur, el embajador es Domingo Peppo, ex gobernador de la provincia de Chaco, donde sucedió a Jorge Capitanich. Es uno de los ejemplos del “pejotismo”. Peppo, quien es ingeniero en construcciones, hidráulico y civil, preside el PJ chaqueño desde 2015.

El resto de Sudamérica

En Santiago de Chile, al frente de la embajada se encuentra Rafael Bielsa. Abogado y escritor, siempre militó en el peronismo. Creó en 2002 el partido GESTA –Gestión, Estado y Sociedad, Todos Ahora- y se sumó al grupo que apoyó como candidato a presidente al año siguiente a Néstor Kirchner. No extrañó entonces que fuera su ministro de Relaciones Exteriores desde que asumió la presidencia el 25 de mayo de 2003 hasta diciembre de 2005. Luego se convirtió en diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, presidió la SEDRONAR (Secretaria de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha Contra el Narcotráfico) y ocupó el cargo de presidente ejecutivo de Aeropuertos Argentina 2000 entre 2013 y 2017.

En Perú, Carlos “Chacho” Alvarez, fundador del Frepaso y ex vicepresidente de Fernando De la Rúa, era el elegido de Fernández pero no asumió por la pandemia. “Mi capacidad de movimiento estará muy limitada hasta que no haya vacuna”, lamentó en una charla con el canciller el ex vicepresidente de la Nación, que ofreció liberar el lugar para que el Gobierno designe a otra persona. Por eso el Gobierno propuso en su lugar a Enrique Luis Vaca Narvaja, diplomático de carrera, hermano de Fernando, líder de la organización guerrillera Montoneros en la década del 70, pero que nunca había sido embajador.

Dos diplomáticos de carrera son encargados de negocios en Colombia y en Venezuela. En el primero de los casos, en Bogotá, está Raúl Santiago Ailán mientras que en Caracas lo hace Eduardo Porretti. Una situación similar se produce en Quito, la capital de Ecuador, donde se desempeña Carlos Enrique Catella, con el mismo escalafón que los anteriormente mencionados.

Norte y Centroamérica

Jorge Argüello tiene una larguísima experiencia diplomática -ya había sido embajador en Washington DC, ante la ONU y en Portugal- conocía en profundidad la agenda internacional y, fundamentalmente, cultiva una larga amistad con el Presidente. Esta suma de cualidades desembocaron en la decisión de Alberto Fernández de crear de “hecho” una “súper embajada” que coordina todas las actividades argentinas en los Estados Unidos.

alberto fernandez jorge arguello
Jorge Argüello y Alberto Fernández

Fernández encomendó en Argüello, designado el 29 de enero de 2020, la coordinación de todas las representaciones diplomáticas bilaterales, multilaterales, financieras y de crédito que actúan para nuestro país en los Estados Unidos -en la ONU, la OEA, el FMI, el Banco Mundial, el BID, y los consulados en EE.UU- con el objetivo de evitar eventuales cortocircuitos al momento de fijar posiciones sobre la renegociación de la deuda externa, la crisis en Venezuela o los juicios aún pendientes en el CIADI, entre otros asuntos estratégicos para la Casa Rosada. Tuvo que ser interlocutor ante el republicano Donald Trump y ahora se le presenta un gran desafío ante la nueva administración demócrata de Joseph Biden.

Lo eligieron en un momento en el que también se lo señalaba como aspirante a la Cancillería que finalmente ocupó Felipe Solá. Argüello siempre acompañó a Fernández y no solamente porque los dos hayan compartido el lugar de militancia en el peronismo porteño. Se lo valora además, por estar dedicado de lleno a la política exterior y ofició como sherpa presidencial -una especie de consejero- en la reunión del G20 del año pasado en Arabia Saudita algo que se repetirá en 2021.

Otro embajador político fue ubicado en México: Carlos Tomada, ex ministro de Trabajo durante 12 años, desde 2003 a 2015. Leal al kirchnerismo fue diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires entre 2015 y 2019. Y además, jefe de bloque del FpV durante esos cuatro años. Se fue a la sede ubicada en el Distrito Federal el 25 de septiembre de 2020.

En Canadá, otro de los países importantes de la región, hay un diplomático de carrera como encargado de negocios: Sebastián Juan Palou.

Cuba será el próximo destino de Luis Ilarregui, ex intendente de Ayacucho, con paso por varios puestos electivos -concejal, senador provincial, diputado nacional- y con profunda admiración por Cristina Kirchner.

Carlos Raimundi es el representante argentino en la OEA (Organización de los Estados Americanos). Radical en su juventud, uno de los fundadores de FrePaSo -espacio por el que fue diputado nacional-, es secretario del Partido Solidaridad y Unidad, integrante del Frente Grande. Cuando el Presidente lo propuso en el Senado su postulación fue cuestionada por legisladores opositores que rechazaban su postura de no condenar la situación de Venezuela. Responde a Cristina.

Para ser la embajadora ante la Organización para las Naciones Unidas (ONU) la actual Vicepresidenta impulsó a la diplomática de carrera María del Carmen Squeff, con experiencia anterior en Francia y en Nigeria, quien antes había sido candidata a ir al Vaticano. Finalmente reemplazó en Nueva York a Martín García Moritán.

Los principales países europeos

Para ocupar la embajada de España, el Presidente se inclinó por un dirigente radical, Ricardo Alfonsín. El 31 de agosto de 2020 quedó oficialmente como representante argentino en la sede diplomática ubicada en Madrid. A principios de febrero, Alfonsín había aceptado el ofrecimiento y había justificado que su decisión era “de Estado”, no partidaria. “Mientras parece que nos acercamos peligrosamente a la fractura de la sociedad por dirigentes que no hacen más que estimularla con posiciones irreductibles, decido apostar por una democracia respetuosa de la pluralidad de ideas y donde la representación del Estado, en democracia, constituya un deber de la dirigencia”, publicó en sus redes sociales.

Ricardo Alfonsín y Alberto Fernández
Ricardo Alfonsín y Alberto Fernández

En ese entonces incluso recordó que su padre, Raúl Alfonsín “designó embajadores del Partido Justicialista y nunca les pidió que dejen su bandería política. Asimismo, el propio Alfonsín representó al Estado en el diálogo político en Venezuela durante las presidencias de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner”. Y luego agregó: “Y no dejó de ser radical por hacer lo que cualquier hombre con sentido de Estado hubiera hecho”.

Muy cerca de allí, a Lisboa, Portugal, arribó otro embajador político, el lavagnista Rodolfo Gil. Este abogado, quien trabajó como jefe de campaña de Roberto Lavagna para las elecciones de 2019, además fue embajador de la Argentina ante la Organización de Estados Americanos designado por el presidente Eduardo Duhalde en 2002, cargo en que se mantuvo pese a no ser de diplomático de carrera, durante las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, hasta junio de 2010.

En Italia ocurrió algo parecido con Roberto Carlés. Este abogado nacido en Morón tiene 39 años y en 2006 el kirchnerismo lo había propuesto para integrar la Corte Suprema, aunque esa intención no prosperó. Su buena llegada al Papa Francisco y su estrecha relación con Cristina Kirchner se conjugaron para catapultarlo al cargo como reemplazo de Tomás Ferrari, el designado por el gobierno de Macri en el período presidencial anterior.

Para tres sedes diplomáticas de peso en el Viejo Continente como son Alemania, Francia y Reino Unido se designó a diplomáticos de carrera. En la capital alemana Fernández ubicó a Pedro Raúl Villagra Delgado (de gravitante intervención en la reunión del G 20 de Arabia Saudita), en París a Leonardo Daniel Constantino y en Reino Unido a Javier Figueroa, quien cambió de destino ya que durante el gobierno anterior fue embajador en Cuba.

Otras representaciones importantes

El primer día de febrero de 2021 se hizo oficial el nombramiento de Eduardo Antonio Zuain como embajador en Rusia. Es un ex funcionario kirchnerista. Estuvo como vicecanciller con Cristina Kirchner y cumplió un papel clave en la redacción del Memorándum con Irán, razón por la cual está procesado en el marco de la causa judicial que investiga ese hecho. Comparte la estrategia geopolítica con Cristina respecto de Irán y sostiene una postura distante de la que adoptó el Gobierno de Alberto Fernández respecto de Venezuela. Descree de la posibilidad de que en el país caribeño se pueda lograr una transición acordada con el régimen de Nicolás Maduro.

Eduardo Antonio Zuain
Eduardo Antonio Zuain

La posición diplomática del Presidente está alineada con la estrategia diseñada por el Grupo de Contacto -sostenido por la Unión Europea- y apunta además a aplacar las posiciones explícitas de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Grupo de Lima, que consideran al régimen populista de Venezuela una dictadura cívico-militar.

Alberto Fernández afirma en Olivos que puede liderar una agenda regional que calme a los halcones de Washington y encuentre una posible equidistancia con los intereses de Moscú, Beijing, Teherán y La Habana y que posee apoyo de un número limitado de ministros y secretarios del Poder Ejecutivo. Zuain aseguró que está alineado con Felipe Solá y que cumplirá las instrucciones del Presidente.

Sergio Urribarri, ex gobernador entrerriano entre 2007 y 2015 y presidente del PJ de su provincia, otro “pejotista”, recibió la aprobación del Senado para ser el representante en Israel el 20 de febrero del año pasado. Los senadores de su provincia que pertenecen a la oposición, en esa oportunidad no lo avalaron porque lo acusaban de tener 11 causas pendientes en la justicia.

En China, Sabino Vaca Narvaja se quedó con el premio mayor, luego de ser el segundo de Luis Kreckler en Beijing. Es un reconocido “chinólogo”, escribió un par de libros sobre el país asiático y tuvo activa participación en las negociaciones para obtener vacunas del laboratorio Sinopharm.

Guillermo Hunt, otro diplomático de carrera, viajó hace pocos días para asumir en Tokio, Japón. Este tandilense de 68 años participó en las negociaciones entre Argentina y el Reino Unido en el marco del conflicto de las Islas Malvinas. Intentará en su gestión continuar fortaleciendo los lazos con una nación que en los últimos cinco años se convirtió en un aliado estratégico.

Seguí leyendo:

El reparto de embajadas envía un mensaje confuso al mundo y complica los propios planes del Presidente

Fuente: InfoBae

También te puede interesar...

Leave a Comment