Cañuelas Muerte por coronavirus en Udaondo, temor por la cadena de contagio

El fallecido trabajaba en un campo. Estando enfermo tuvo contacto con familiares y personal de la Unidad Sanitaria. No se activó el protocolo a tiempo.

El primer fallecido por coronavirus en Cañuelas es J. G., un hombre de 78 años que trabajaba en un campo de Gobernador Udaondo propiedad de la familia Chiarello, donde vivía junto con un hijo. 

De acuerdo a los datos que pudo reconstruir InfoCañuelas, los dueños del campo concurrieron a pagarle luego de, presuntamente, haber regresado de Italia.

Hace una semana J. G. manifestó fiebre. Un nieto le avisó al dueño de un campo vecino, quien a su vez dio aviso al delegado municipal.

Los enfermeros de la unidad sanitaria del pueblo fueron a verlo al campo (ubicado a unos 500 metros de la estación ferroviaria) y lo único que le habrían dicho fue que ventilara el ambiente. A los dos o tres días el cuadro empeoró y fue llevado a la salita de Udaondo, donde lo revisaron pero no quisieron trasladarlo al hospital de Monte, como pretendían sus familiares. “Lo dejaron en banda, entonces un nieto del fallecido lo llevó a Cañuelas en su auto”, relató un testigo a InfoCañuelas.

Lo cierto es que desde que se manifestó la enfermedad hasta que fue internado en el Cuenca, el hombre estuvo en contacto con sus familiares, quienes a su vez circularon por Udaondo y San Miguel del Monte.

“Esto es un desastre total, pasaron muchos días, la familia de Juan circuló por Udaondo y el hijo de este hombre suele ir a Monte para visitar a su pareja” agregó a InfoCañuelas un productor de la zona.

Se espera que durante la mañana arribe a Udaondo la epidemióloga María Delia Pené, quien entrevistará a las personas que tuvieron contacto con el fallecido para implementar el protocolo de aislamiento y así tratar de evitar, a pesar de lo tardío de la intervención, la propagación del virus.

SIN VELATORIO

Si bien al momento del fallecimiento no estaban concluidos los análisis que luego confirmaron la presencia de Covid-19, el hombre de Udaondo no fue velado, siguiendo el protocolo que se aplica en los casos sospechosos. 

Se siguió la orden de usar cajón cerrado, sin velatorio y sin cortejo. Fue enterrado en el cementerio municipal siguiendo todas las indicaciones del protocolo”, dijo una fuente de Servicios Cañuelas, a cargo del traslado del cadáver.

“No se sabe con exactitud la duración del virus en el cuerpo, pero se debe seguir el protocolo de cajón cerrado porque puede haber contagio en las primeras horas de muerto”, explicóel médico clínico Dr. Horacio Cabrera, consultado por este portal. 

“Esto es un tema que nos está preocupando muchísimo. El gran temor que tenemos todos los colegas del rubro funeraria es que siga pasando esto que se dio en Cañuelas: un diagnóstico fuera de tiempo. Está comprobado en otros países que el virus permanece por 24 ó 48 horas alojado en pulmones. Por eso se recomienda la cremación para evitar cualquier contagio. Y si el cuerpo va a tierra se recomienda que la fosa sea de más de dos metros, cosa que en el cementerio viejo no se puede hacer porque todos los espacios están ocupados y si se cava hondo, hay otro cuerpo debajo”, agregó Sergio Rodríguez, titular de otra cochería local.

“Otro problemas que tenemos es que en el formulario de defunción que firma el médico debe ir la huella dactilar del fallecido. Para resguardo se recomendó que en caso de coronavirus no se ponga la huella dactilar, pero en este caso se hizo. Estamos desprotegidos, mi rubro está muy preocupado”, añadió Rodríguez. 

Fuente: InfoCañuelas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: