Coronavirus en Uruguay: Roberto Canessa, de héroe de la Tragedia de Los Andes a salvar vidas en riesgo por la pandemia

Con su colega Daniel Murillo, el médico y ex rugbier, uno de los 16 sobrevivientes del accidente aéreo de 1972, encabeza un equipo de expertos que desarrolla contrarreloj un innovador respirador artificial mecánico.

Mientras el avance del coronavirus en Uruguay ya registra 217 casos positivos, la dramática escasez de respiradores para las personas que padecen dificultades pulmonares impulsó a un equipo de profesionales, encabezados por los médicos Roberto Canessa y Daniel Murillo, a desarrollar un proyecto de transformación de un modelo de resucitador manual ( sistema de emergencias coronarias ambú o bolsa autoinflable) en una pieza mecánica. A través de este original equipo de transición para ventilación invasiva (endotraqueal), el paciente podría recibir oxígeno en forma automática, lo que aliviaría el agotador trabajo que por estos días está llevando adelante el personal médico y paramédico.

Además de ser un prestigioso cardiocirujano infantil, Canessa es conocido en todo el mundo por haber podido sobrevivir junto a 15 compañeros de su equipo de rugby a la Tragedia de Los Andes, ocurrida en octubre de 1972. Acompañado por Fernando Parrado, Canessa había caminado durante diez días por la Cordillera en busca de ayuda, hasta que fueron vistos por un arriero chileno.

Para poder avanzar con el prototipo del respirador artificial mecánico “Innovación charrúa”, los médicos se valieron de piezas electrónicas e insumos aportados por técnicos uruguayos, como ventiladores en desuso y motores de limpiaparabrisas e impresoras de punto. La urgencia para desarrollar esta iniciativa se aceleró cuando el Gobierno uruguayo intentó comprar respiradores en China -con 2 millones de dólares aportados desde ámbitos estatales y por empresas privadas- para paliar las consecuencias de la pandemia y las autoridades del país asiático respondieron que ya no quedaban equipos disponibles: los últimos habían sido enviados a Estados Unidos.

Los lineamientos del respirador creado en Uruguay están inspirados en un experimento similar realizado por un equipo médico de la Unidad de Terapia Intensiva del Centro Médico Hadassah de Jerusalén (Israel), encabezado por Elhanan Fried. En Uruguay, un prototipo impulsado por una batería de 12 voltios ya se está probando en animales.

El costo total del equipo (unos 1.200 pesos uruguayos; es decir, unos 27 dólares) se considera bastante accesible. Representa alrededor del 20 por ciento del precio de mercado.

El Sistema Nacional de Emergencias de Uruguay detalló que 217 de los 320 análisis realizados por sospechas de coronavirus resultaron positivos. De ellos, cuatro personas permanecen internadas con tratamientos intensivos, dos están recibiendo cuidados intermedios y otros seis fueron reubicados en salas generales. Hasta el momento, en el país oriental no se contabilizan fallecidos por esta causa.

Fuente: Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: