COLUMNA DE OPINIÓN: CON EL CEPO LLEGAMOS Y CON EL CEPO NOS VAMOS

De nuevo se viven días convulsionados en la economía argentina, la incertidumbre y agitación qué se vive en términos de política económica, causada por las medidas implementadas en los últimos días por el gobierno, coloca una vez más a la Argentina rumbo a un destino para nada claro.

Estas medidas qué buscan generar una especie de estabilidad en el tipos de cambio, o al menos evitar las violentas fluctuaciones alcistas en la cotización de la moneda estadounidense y su inevitable repercusión en los precios de la economía en su conjunto responden a la desorientación qué impera en la gestión  M tras las PASO.

 Desde la derrota del pasado once de agosto el gobierno parece haber tomado la tardía decisión de intentar amortiguar los efectos de la crisis económica  sobre la población. Para dicho fin el gobierno está utilizando métodos muy parecidos (por no decir los mismos), qué siendo oposición criticaba al gobierno kirchnerista. Entre las cuales se incluyen congelamientos de tarifas, controles de precios, quita del IVA etc.

Esta especie de tributo a lo criticable, tuvo su corolario este fin de semana cuando el gobierno implementó medidas  de restricción a la demanda del dólar, instalando lo qué podríamos denominar el Cepo versión M. Aunque el gobierno no quiera qué se utilice esta analogía, resulta ineludible trazar este paralelismo, pues en esencia Macri está buscando lo mismo qué CFK en octubre del 2012, frenar la demanda del billete verde  y sostener el tipo de cambio.

El encargado de anunciar públicamente las nuevas reglas del régimen cambiarlo  fue la nueva cara bonita del gobierno Hernán Lacunza, quién también tuvo la tarea de anunciar la semana pasada el ´”reperfilamiento del pago de deuda” lo cual no es otra cosa que una reestructuración de deuda, el paso previo a un Default, aunque para muchos analistas Argentina ya entró en dicho proceso.

En retrospectiva la gestión del “mejor equipo económico de los últimos 50 años” termina adoptando las medidas qué  constituyeron la base de la pesada herencia, lo cual pareciera ser un acto cómico, sino fuera un círculo vicioso qué empobrece cada vez más a los argentinos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: