HOMENAJE A CHOCHI GAINZA

Aquellos que por las décadas del 50, 60, y 70 lo vimos jugar contamos (y no exageramos) que la pelota, sola, por sí misma, como un milagro de la física, rodaba y se entregaba mansa a sus pies, y que las redes gemían con un sonido distinto, musical, cuando la redonda se deslizaba con un

HOMENAJE A CHOCHI GAINZA

Aquellos que por las décadas del 50, 60, y 70 lo vimos jugar contamos (y no exageramos) que la pelota, sola, por sí misma, como un milagro de la física, rodaba y se entregaba mansa a sus pies, y que las redes gemían con un sonido distinto, musical, cuando la redonda se deslizaba con un

LAS VUELTAS DE LA VIDA

Las vueltas de la vida no tienen vuelta. Su vuelco, sólo rota en la existencia de vivir, aunque ellas giren sin parar, así, como sin salida. Así son… como los caramelos multicolores endulzan de rojos, de ámbar y naranjas los blancos rincones de los días. Las vueltas, son apenas unas pocas líneas rectas que se

JUANOLA

¡Qué vaca tan tola! ¡la vaca Juanola!. Pasea, pasea pero siempre sola. Con sus ojos tristes y su larga cola las patitas cortas pasea Juanola. La vaca no piensa no salta, no juega y tampoco quiere venir a la escuela. No sufre por eso la vaca Juanola, da leche fresquita con dulce sabor, dulce como

CANTO AL AMIGO

Para hacer compartido este camino; este anhelar, esta búsqueda intensa y, sin embargo, recogida y muda; este continuo retomar senderos tratando de llegar al horizonte y mirar hacia atrás, sin arrepentimientos, sin pasiones, ya casi sin preguntas: sin “dónde”, ni “por que”, ni “cuándo”, ni “mañana”… Para dar su valor a aquellas charlas; a muchas

LA PATRIA QUE FLAMEA

Si quieres ver la imagen verdadera de la Patria mírala con los ojos de Belgrano ¡y que se te haga cielo en la mirada…!. Si quieres ver sus llanos, sus montañas, sus ríos caudalosos, sus estuarios, sus ciudades que nunca están del todo quietas o sus pueblos que duermen o agonizan, quizás te basta con

HOMENAJE A LOS 210 AÑOS DE LOBOS – LA FUNDACION

La suerte y la desgracia rodaban por la pampa echadas como a suerte… como se echan las tabas. A este lado del indio, cerca de una laguna, bajo un cielo con nubes, nadando entre los pastos, comenzaba una historia que, a veces, se hizo fábula. Nara era nada aún, salvo las muchas cosas que al

LA PATRIA

Ayer fuiste medalla sin reverso en el pecho del mapa. Eran épicas páginas. La historia repetida y el eco de las aulas, los héroes del combate acartonados y militares marchas. Aquella que montó briosos corceles al paso de las armas, la de los montoneros y caudillos lanzados a la carga. Siempre la guerra, el ideal,