Tiene 11 años halló fósiles de animales prehistóricos y ahora da clases sobre el tema

Los especialistas del Museo confirmaron que era un fémur de toxodón y el resto fósil fue llevado allí para el análisis de los expertos.  Foto Junin Digital/InfoGEI


Un niño de 11 años fanático de los dinosaurios encontró el mes pasado restos fósiles de animales prehistóricos durante un paseo por el río Salado, en el distrito bonaerense de Junín, donde vive, y ahora enseña en su escuela a cuidar el pasado paleontológico de la ciudad.

Se trata de Guillermo Fariña, quien reside a dos cuadras del Salado, donde tan sólo en los primeros tres meses del año fueron hallados más de 300 restos fósiles de la megafauna que habitó la región hace más de 10 mil años, describe el portal Junín Digital.

La zona del río Salado dejó al descubierto el tesoro paleontológico que guardaba tras las inundaciones que afectaron la región en los últimos 3 años, y comenzaron a encontrarse restos de gliptodontes, tigres “dientes de sable”; stegomastodon (elefante de las pampas); macrauchenias, perezosos gigantes como el megaterio, equus neogeus, pariente del caballo actual y similar al mismo, y toxodon, entre otros.

Estos hallazgos generaron un “boom paleontológico” entre los pobladores de Junín, ya que eran ellos, en sus recorridas, paseos y pesca en el Salado los que descubrían los fósiles de esos animales, gran parte de ellos representados en la película infantil La Era de Hielo.

Uno de esos juninenses fue Guillermo, quien en marzo último cuando paseaba cerca del río con sus padres Rita y Miguel, observó un hueso que de inmediato le llamó la atención.

Los especialistas del Museo confirmaron que era un fémur de toxodón y el resto fósil fue llevado allí para el análisis de los expertos. Una especie de hipopótamo gigante que habitó en esa región hace más de 10 mil años.

El niño también encontró vértebras de equus (antepasado del caballo) y en otra “expedición” al río participó junto un amigo y expertos del Museo Legado del Salado del hallazgo y rescate de restos de un colmillo de un “elefante de las Pampas”.

Sin embargo, su labor paleontológica no termina allí, ya que el pequeño comenzó a dar clases en los diferentes grados de su escuela sobre el tema.

“Nos alegra y llena de orgullo lo de Guille porque nuestro objetivo primario es que se valore el patrimonio paleontológico de Junín y que las futuras generaciones, es decir los chicos, se enganchen en estos temas y a futuro continúen con la tarea que realizamos”, dijo el director del Museo Legado del Salado, José María Marchetto.

Fuente: InfoGEI

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: