CRISTIAN UMPIERRE: A 36 AÑOS DE MALVINAS

Una delegación argentina de 248 personas compuesta por familiares, periodistas, psicólogos y autoridades viajó al cementerio de Darwin ubicado  en la isla soledad con el fin de homenajear a los caídos en la guerra de 1982.

El dos de abril rememoramos uno de los capítulos más oscuros de nuestra historia, cuya secuela es una herida abierta  que nunca cicatrizará. Aquel  viernes los argentinos despertaron con la noticia de   qué el ejército habían invadido las islas Malvinas ocupadas por Gran Bretaña en 1833. El presidente de facto Leopoldo F. Galtieri tercer presidente de la junta militar que gobernaba el país  desde  1976 anunciaba la invasión al archipiélago en medio de una plaza de mayo colmada de gente que hondeaba banderitas  argentina en señal de aprobación y entusiasmo por una medida qué no fue más que una desesperada e irracional maniobra por levantar la demacrada imagen de un régimen dictatorial que ya empezaba a volverse insostenible.

“Si quieren venir que vengan les presentaremos batalla” dijo el dictador en medio de cánticos nacionalistas. Y vinieron… Reino Unido movilizó en 1982 la flota más grande desde la Segunda Guerra mundial, no tuvo necesidad de utilizar las armas nucleares que EE.UU. puso a su disposición, los militares argentinos creyeron qué el gobierno norteamericano tendría una “neutralidad benevolente” el mismo  país que fue a dos guerras mundiales para apoyar a Inglaterra, este fue un garrafal error.

Mientras se  desarrollaban  los combates los medios de comunicación manipularon  la información para hacerle creer a los argentino que la guerra iba a resolverse a favor de Argentina “vamos ganando” era la consigna. Finalmente el 14 de junio  se firmó la rendición argentina,  la locura de los militares argentinos había costado 649 vidas argentinas y 225 británicas.

Con la guerra terminada la caída  de la dictadura era cuestión de tiempo. Pero cuando se piensa en la guerra de Malvinas se  debe pensar en los peligros que implica la manipulación de la opinión pública de la cual debemos procurar no ser víctimas, se dice que  del dolor se  aprende y la guerra fue una muy dura lección que en honor  a quienes pelearon entregando su vida, se nos está “prohibido  olvidar”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: