¿Por qué comemos huevos de chocolate en las Pascuas?

El domingo de Pascuas pone fin a la Semana Santa, pero ¿cómo nació la tradición de consumir o regalar huevos de chocolate en esta fecha?

Chicos, grandes, con confites, con sorpresa, de chocolate blanco o negro. Este domingo, en muchos hogares argentinos se comerán huevos de Pascua, pero ¿cuál es el origen de esta tradición?

Para la religión católica el Domingo de Pascua (día de la resurrección de Jesús) es parte del Triduo Pascual, y el que pone fin a la Semana Santa que incluye al Jueves y Viernes Santo, días en los que se conmemora la muerte de Cristo; Sábado Santo, en el que se conmemora a Cristo en el sepulcro.

Según dictan los preceptos de la Iglesia Católica, el Viernes Santo no debe consumirse carnes rojas, pero en la antigüedad las restricciones en lo que hace a los alimentos eran mayores e incluían a los lácteos y los huevos y las mismas no se limitaban al Viernes Santo sino que continuaban luego de la cuaresma hasta el Sábado Santo inclusive.

Fue justamente está prohibición la que fundó la costumbre de regalar huevos, originalmente de gallina u otros animales, el Domingo de Pascua día en el cuál dejaba de regir la prohibición del consumo de los mismos. También se conoce que la elección del huevo se debe a que el mismo, en varias culturas, es símbolo de vida y fertilidad lo cual se liga a la nueva vida que implica la resurrección de Jesús.

Si bien en la actualidad en algunos países se mantiene la costumbre de regalar canastas con huevos de gallina pintados o coloreados con diversos motivos, mayoritariamente se han trocado los huevos de gallina por huevos de chocolate.

En Argentina, según estadísticas, el Domingo de Pascuas es uno de los dos días del año en el que más se consume chocolate (el otro corresponde a la Navidad).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: