ESCANDALO TRIACA: OTRO GOLPE A LA EJEMPLARIDAD

En estos últimos días ha vuelto a ser noticia un tema recurrente… la ejemplaridad de quienes cumplen funciones en el Estado, la cual parece escasear.
El llamativo episodio que involucra al ministro de trabajo Jorge Triaca es un grano de arena. Este es un asunto donde existe una fragrante incompatibilidad (la justicia deberá dilucidar si hay algo más)

Triaca se vio envuelto en un escándalo con la difusión de un duro audio en el que insulta a una empleada doméstica de la quinta familiar ubicada en Panamericana 4079, en el partido bonaerense de San Isidro. Al darse a conocer el episodio, pidió “disculpas” por el “exabrupto” y se quejó de que el hecho fue “utilizado para sacar rédito de él”.
Sin embargo, Heredia denunció además que estuvo un tiempo en negro, que la despidieron sin causa y que cuando pidió un aumento de sueldo le buscaron un trabajo en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), ese sindicato no es otro que el que dirigía el hoy preso Omar “el caballo” Suarez miembro de lo que podríamos denominar el “SPU” (Sindicalistas presos unidos); como diría el lunfardo de un tango “suena a tramoya”.

Pero Triaca sólo es uno de los miembros de una engrosada lista de personas que ocupan u ocuparon funciones públicas y como mínimo deben alguna que otra explicación, nunca son buenas las generalizaciones pero nuestros funcionarios en los últimos tiempos no han encontrado en la ejemplaridad su mejor virtud.
Será deber de la sociedad ir elevando cada vez más la exigencia de transparencia para todas las personas, sin excepción, que cumpla alguna función pública.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: