GESTIÓN MACRI: LUCES Y SOMBRAS DE UN AÑO AGITADO


El 2017 fue sin dudas un año muy particular para la habitualmente convulsionada República Argentina, en el marco de un año electoral fue una prueba de fuego, superada satisfactoriamente, en gran medida favorecido por la fragmentación de la oposición, que el gobierno supo aprovechar y sacarle redito cumpliendo la máxima de Julio Cesar “divide y triunfaras”, no obstante, el gobierno ha tenido más méritos políticos que en la gestión.
La gestión Macri ha tenido una serie de falencias, que son atribuibles a errores propios y uno de ellos es la problemática comunicacional, la cual llevó a qué desde el gobierno se manifestaran declaraciones inapropiadas sobre temas de especial sensibilidad, por ejemplo la diputada Elisa Carrió sobre caso Maldonado “Existe un 25% de probabilidad de qué este chico esté en Chile” exclamó la diputada; el país entero atestiguó el dramático desenlace de este lamentable hecho. Otro caso fue el desastroso manejo del triste suceso del ARA San Juan, la impericia y el desconocimiento que demostró el ministro de defensa Oscar Aguad, quien siendo el máximo responsable del área, brindó información errónea que creó falsas expectativas mientras todos estábamos pendientes de este acontecimiento.

Pero es sin dudas en el plano económico y social donde se vislumbran las dificultades y flaquezas más grandes, decían que eran el mejor equipo económico de los últimos cincuenta años, ceos exitosos del sector privado que iban a estabilizar la economía y si bien la economía está creciendo subyacen problemas que este gobierno no resolvió aun, el más notorio es la inflación, que si bien según el INDEC va en descenso, sigue siendo un incendio sin apagar… otro problema es el déficit, no se puede reducir un 0,1% del agujero fiscal de diez puntos del PBI porque tiene un costo político elevado, el gobierno entonces salió a endeudarse, pensemos; deuda, más déficit mas poco crecimiento estamos viendo el reestreno de “Titanic”… sabemos que al final de la película el barco se hunde.

Ahora bien el presidente dice que este rumbo es el correcto, y por el bien de todos esperemos que así sea, 2018 promete ser igual o más agitado que este 2017.

¿en verdad será este el camino correcto? solo el tiempo lo dirá, de no ser así… Dios, el pueblo y la patria se los demande.

,