Sigue la polémica entre gremios y la Provincia por los docentes “sin título”

La Provincia impulsa que quienes no estudien la carrera docente pierdan “prioridad” en los listados. Pero los gremios afirman que la medida afecta derechos de los profesores y puede generar problemas a la hora de cubrir vacantes.

Una fuerte polémica se generó la semana pasada entre la Dirección General de Cultura y Educación y los gremios docentes, a partir de la decisión de no prorrogar artículos del estatuto docente que permitía acceder a cargos docentes a postulantes sin preparación pedagógica.

La decisión se impuso, a pesar del rechazo gremial, durante la última reunión de Cogestión y pone en crisis, de acuerdo a algunas estimaciones, a siete mil profesores que se desempeñan actualmente sin tener título habilitante en materia pedagógica.

Son mayoritariamente profesionales de distintos ámbitos que se dedican a la docencia en colegios secundarios. Arquitectos, ingenieros, abogados y contadores que tienen “título habilitante” para ejercer.

La nueva política iba a comenzar a regir desde el 31 de diciembre, pero la Provincia manifestó su voluntad de extender el plazo hasta el 28 de febrero, flexibilizando algunas cuestiones que objetan los docentes. Sin embargo, eso no se tradujo aún en un documento confirma autorizada.

Desde la Provincia le aclararon a este portal que los docentes “sin título” no quedarán al margen de los concursos sino que perderán prioridad ante otros que hayan cursado o estén cursando la carrera pedagógica. Con esa medida, consideran, se provocará un doble efecto: dar un salto cualitativo en materia de enseñanza y promover la preparación.

Desde SUTEBA, en tanto, cuestionan que se aplique una política como esta sin instancias de diálogo y sin considerar las “particularidades” del sistema educativo. Y marcaron las “contradicciones” del discurso del Gobierno: “Este es el mismo gobierno que demandaba voluntarios para ir a dar clases en medio de medidas de fuerza docentes”, advirtió Silvia Almazán.

Pero además subrayaron que el mismo Gobierno promueve, a través de convenios con fundaciones, la inscripción de profesionales y estudiantes de carreras universitarias para que formen “parejas pedagógicas” junto a docentes, por ejemplo en escuelas técnicas. Quienes se acojan a ese régimen reciben incluso una “certificación educativa”.

Entre las particularidades que se pide tomar en cuenta, marcan la falta de posibilidades para acceder a la formación docente por parte de quienes están interesados en dar clases. Cuestiones de horario o de falta de posibilidades en el territorio son, desde esta mirada, obstáculo para el promovido perfeccionamiento. “Queremos que se garantice el acceso a la formación docente de estos trabajadores que no tienen titulación específica”, explicó Almazán.

Más allá de cómo afecta a los trabajadores, los gremios piden tomar en consideración el posible perjuicio para los estudiantes. “En el primer semestre de 2017 denunciábamos que había miles de estudiantes en distritos del GBA y en el interior que en mayo no habían iniciado las clases, en algunos casos porque no se habían convocado y designado, pero en otros era por falta de docentes con estas titulaciones”, recordó Almazán. La preocupación es que, una vez implementada esta medida, esa problemática se agudice.

,