DELFINA PERSI OBTUVO MENCIÓN ESPECIAL EN EL TERCER CONCURSO NACIONAL DE CUENTOS EN LENGUA DE SEÑAS ARGENTINA

El lunes 13 de Noviembre se realizó la ceremonia de premios del Tercer Concurso Nacional de Cuentos en Lengua de Señas Argentina organizado por Canales.

DELFINA PERSI recibiendo la mención por parte del jurado

El jurado estuvo compuesto por tres personas Sordas de la comunidad que tienen experiencia en la temática, seleccionaron al primer y segundo ganador de cada una de las 5 categorías y hubo una mención muy especial para Delfina Persi, alumna de la Escuela Especial Nº 501 de nuestra ciudad, que fue acompañada por el Profesor Nicolás Roca y dos compañeras del establecimiento educativo lobense.

Delfina Persi

El acto se llevó a cabo en el salón Azul del Honorable Congreso de la Nación Argentina en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Unas 300 personas estuvieron presente en la emotiva ceremonia.
El Concurso fue una iniciativa impulsada para darle continuidad al programa de promoción de la literatura, estimular la lectura y la narración en los participantes y crear un repertorio de cuentos en LSA de y para niñas, niños, jóvenes y adultos sordos. Fue declarado de Interés por el Consejo de Promoción Cultural – Mecenazgo Art. 25, Ley Nº 2264, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y por el Honorable Congreso de la Nación.

El Prof. Roca, Marilyn, Delfina y Brisa junto al Jurado del Certamén

 

¿Por qué este proyecto es necesario?
La lengua de señas es la primera lengua de las niñas y los niños sordos. En nuestro país, el español es su segunda lengua. Sin una primera lengua, los niños sordos tienen mayores dificultades para acceder al español, quedando de esa forma excluidos de los cuentos infantiles, la comunicación, la cultura y en ocasiones también del desarrollo de un pensamiento complejo.
La vieja tendencia de la medicalización de la sordera derivó en prácticas de oralización – el entrenamiento en la lectura de labios- dejando de lado el desarrollo de herramientas propias de expresión. Esta situación se agrava por la falta de utilización de la lengua de señas por parte de las maestras en las propias escuelas de sordos (ámbito en el que los niños podrían desarrollar su lengua natural y su identidad ya que el 90% de sus familias desconoce la lengua de señas).
Históricamente, la aplicación de metodologías equivocadas que intentaron enseñar a leer después de enseñar a hablar, “convencieron” a gran parte de la comunidad sorda de que “la lectura y los libros no son para los sordos”, lo que provocó una ruptura de la comunidad sorda con la literatura y con la cultura que deriva del encuentro con los libros.

,