Crimen de Abril: crónica de una justicia injusta

El brutal y desgraciado asesinato de Abril Bogado de tan solo doce años de edad, ocurrido en los últimos días en La Plata, volvió a instalar el debate de los beneficios otorgados a quienes cumplen una condena y sobre los jueces que otorgan dichos beneficios.

¿Qué criterio emplea un juez a la hora de otorgar salidas transitorias a una persona condenada por delitos graves y con riesgo de reincidencia?

El derecho es algo dinámico y no está sujeto a principios axiomáticos sino que puede interpretarse de varios modos. Dicho esto cabe mencionar que las normas interpretativas del derecho no están exentas del sentido común, no hace falta ser jurista para inferir que si una persona no logró durante el periodo de reclusión los objetivos de reeducación propuesto con el fin de reinsertarse socialmente no puede acceder a este tipo de salidas anteriores al plazo de condena.El caso de Abril no es un caso excepcional, en abril de este año el caso de Micaela García de 21 años de edad tuvo el mismo denominador común el condenado Sebastián Wagner debía haber estado purgando una condena mientras estaba violando y matando a Micaela.

¿Pero… es una cuestión de abolir los beneficios, o endurecer las penas?.

En realidad es un debate más profundo y complejo, desde una perspectiva pragmática una medida sería el cumplimiento literal de las penas, pero no alcanza pues el debate tiene muchas más aristas.

¿Existe la reinserción de quienes salen de la cárcel?, ¿en Argentina el sistema carcelario sirve para lograr dicha reinserción?.

Lo que sí es seguro es que algo debe cambiar, y sería bueno que la preocupación por esta problemática no se diluya cuando baje la efervescencia mediática sobre el caso Abril sino que se adopten las medidas de fondo para solucionar este delicado tema y que las autoridades competentes se ocupen de tomar dichas medidas pues esa es su obligación.

,