Entrevista a María Eugenia Vidal : “Hablaron durante años de DD.HH. y dejaron 7 mil presos sin colchón, durmiendo en el suelo”

000vidal-oficina.jpg_258117318

– La gobernadora de la provincia de Buenos Aires respondió a las críticas de CFK por los hospitales no inaugurados: “La salud no es un edificio, no vine a cortar cintas y estafar a la gente”. Por qué pone de ejemplo al sindicalista Caló. Obesidad infantil y ajuste a la política-

Compilamos las declaraciones más destacadas de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, en diálogo con María Julia Oliván, en el programa Border Periodismo, que se emite los sábados de 8 a 10 AM, por Radio Nacional.

Sobre el rol de los empresarios y el fomento al empleo

”Si fuera empresaria invertiría y generaría trabajo aunque no esté segura de que la rentabilidad es exactamente la que quiero, invertiría sin dudarlo. Porque creo que esa es mi parte. Cada uno tiene que hacer su parte y así como los que gobernamos tenemos que tomar decisiones que a veces son difíciles, aunque eso en el corto plazo no sea simpático, los empresarios tienen que invertir, aunque no estén todas las condiciones perfectas. Hay 12 millones de argentinos que hoy arriesgan todos los días y cosas más terribles. Arriesgan su vida, su posibilidad de educación, su futuro porque no tienen opción y viven en la pobreza. Por eso los empresarios deben arriesgar también”.

Respecto a las críticas de Cristina Fernández de Kirchner sobre los “elefantes blancos”, una serie de hospitales que quedaron inconclusos.

“Cuando llegué, había 2 mil pacientes oncológicos que hacía tres meses que no recibían la medicación, y muchos en lista de espera. Hoy hay casi 6 mil que reciben medicación regularmente. Era un tema que, para mí, era injustificable”.

“La salud no es un edificio, a mí no me interesa cortar cintas. Yo no vine a la Gobernación para cortar cintas y decirle a la gente que tiene un hospital que después no tiene. Construir un edificio es la parte más fácil. Lo que vale la pena es poner equipamiento de última generación, que haya insumos, enfermeras y médicos. O seguridad. Y tecnología para que la gente sepa cuánto hay que esperar en una guardia”.

Con respecto al Hospital Balestrini, sostuvo: “Lo que pasó con el (hospital) Balestrini es que lo inauguraron hace varios años, un hermoso edificio mal ubicado, por eso va poca gente, dado que nunca funcionó al cien por ciento. Tiene tecnología, médicos y enfermeros pero no funcionó porque lo que importaba era inaugurar el edificio y la foto del hospital nuevo. Mientras tanto, el Paroissien, que los vecinos de La Matanza conocen muy bien, se cae a pedazos. Y el hospital de niños municipal, también. Entonces, primero arreglemos los que están antes de inaugurar nuevos, porque eso no garantiza mejor salud. Mi compromiso es que todos tengan SAME, una ambulancia y una guardia que funcione, con turnos por prioridad de urgencia, que ya lo estamos implementando en 30 guardias del conurbano y lo vamos a hacer en los 79 de toda la provincia. No voy a abrir hospitales nuevos ni cortar cintas porque eso es una estafa a la gente”.

“Ante estos dichos, estoy tranquila porque digo la verdad a la gente y eso libera. Desde el primer día dije que no vamos a poder solucionar en 4 años los problemas de 25 pero sí que íbamos a empezar. Y lo hicimos. Me puedo parar en cualquier esquina de La Matanza y explicarle esto a cualquier vecino y sé que lo va a entender”.

Sobre el Servicio Penitenciario Bonaerense y la situación de los presos alojados en los penales

Después de años de escuchar hablar de derechos humanos, arrancamos la gestión con 7 mil detenidos sin colchón en las cárceles, que dormían en el piso. Eso pasaba en la provincia de Buenos Aires. Y compramos 2 mil candados porque no había entre pabellones y en lugares básicos, cuando después nos sorprendíamos de las fugas. Eran condiciones de hacinamiento inaceptable. Los presos no comían. Por eso cambiamos el sistema, detrás del cual, por supuesto, había muchos intereses. Empresas que no entregaban lo que cobraban y lo que daban no llegaba al detenido, entregas a granel y en crudo. El sistema de viandas hace que llegue todo el plato sin intermediación y sin que quede nada en el camino.”

“Se aumentó un 150 por ciento la gente que aprende un oficio en la cárcel o que estudia. El objetivo es que en 2019, 7 de cada 10 detenidos estén estudiando o trabajando. Eso es un estándar internacional que no se cumplió nunca y con eso apuntamos a que bajen los niveles de reincidencia. La cárcel no es un lugar para que vivan hacinados y maltratados”.

“Tengo que decir un buen ejemplo. Cuando empezamos con esto con el ministro Ferrari llamamos a muchos gremios grandes de la Argentina, para contarles que queríamos que los presos aprendieran a trabajar en la cárcel. Y uno de los que ayudó mucho fue Antonio Caló, que donó un enorme cantidad de equipamiento metalúrgico para que los detenidos aprendan el oficio. Cuando uno trabaja con los demás, a veces encuentra respuestas. Caló no lo hizo público pero yo quiero hacerlo, porque lo hizo de una manera muy comprometida, aún sin compartir ideología política o pensar como nosotros, pero compartiendo esta necesidad”.

Sobre “el ajuste en la política”

“Ya bajamos 20% los cargos políticos que nos parecían innecesarios, bajamos a la mitad la pauta publicitaria y después de 2 años que estoy en el cargo, yo estoy para seguir achicando y no los empleados, sino los cargos. Niveles enteros de secretarías, subsecretarías, directorios en organismos que no hacen falta. A lo mejor no es un gasto muy importante pero es un gesto hacia la gente. En su momento ahorramos unos 200 millones de pesos, que para un presupuesto de 500 mil millones tal vez no resulte mucho, pero si lo pensás se traducen en 200 cuadras de asfalto, o 200 ambulancias de alta tecnología”.

No hay que tenerle ningún miedo a la palabra ajuste para la política. La Justicia, la Legislatura y los intendentes sería deseable que también lo hagan. Que definan un techo a su salario. Que definan cuántos se puede tener, con qué fines y por cuánto tiempo. Que definan quién debería tener auto y quién no, porque hay funcionarios que tal vez necesitan recorrer 135 municipios y hacer mil kilómetros en un día, pero hay otros que no lo necesitan. Es una política de austeridad que le dé tranquilidad a la gente de que la plata está donde tiene que estar”.

Espero que los legisladores avancen en este sentido con los gastos de las cámaras, ya concluida  la elección, hacia un diálogo maduro”.