“ROCK AL PARQUE” VOLVIÓ A DESLUMBRAR POR LA CALIDAD DE LAS BANDAS Y LA GRAN CONCURRENCIA DE PUBLICO

IMG_8443

IMG_8440

IMG_8434

IMG_8459

PLN_IMG_8431

Se realizó hoy, 24/9, una nueva edición del Festival “Rock al Parque”, el cual suele llevarse a cabo en esta fecha con motivo de la llegada de la primavera. La convocatoria fue excelente, jóvenes y no tanto disfrutaron de una jornada espléndida. En esta ocasión se presentaron sobre el escenario: Carpe Diem, Circuito de Budapest, Furión,  Delorean 85, y Asesinos del Pentagrama.

Pablo Arévalo, integrante de la banda “Delorean 85”, nos comentó: “Este es el segundo año que Rock al Parque es organizado por AMIL (Asociación de Músicos Independientes de Lobos), se generó un vacío por la ausencia de la Casa de la Cultura, y ante eso los músicos nos propusimos continuar haciendo algo unidos, empezamos a probar y el primer año quizás no fue una gran experiencia. En esta oportunidad solicitamos el apoyo del Municipio, la Dirección de Cultura nos permitió solventar los gastos de sonido y otros que no estaban a nuestro alcance. Al mismo tiempo, las bandas nos fuimos reuniendo semanalmente, avanzando en lo que podíamos, tenemos el sonido de Luis Molina que es uno de los mejores en esto. Sinceramente no nos podemos quejar, el clima acompañó, es un día espectacular, y el hecho de que haya unión en las bandas es fundamental”.

“En cuanto a la Casa de la Cultura, quizás la institución se sintió desgastada, porque algunos artistas no reconocían toda la labor que ellos hacían y que se merecen, esa es mi opinión. La Casa de la Cultura estuvo en anteriores ediciones organizando todo a pulmón sin recibir nada a cambio. Y fue entonces que surgió AMIL, unos de los músicos, Agustín Sanguinetti, armó un grupo de WhatsApp, y a partir de eso nos encontramos con otras ONG que también apoyaban al rock, lo vimos cuando hicimos un viaje a Escobar. Nos dimos cuenta de que nosotros como artistas necesitábamos ser valorizados, y hasta ahora ha sido muy positivo porque en cada reunión nos sentimos más fuertes. La idea nuestra fue siempre crear un espacio para las bandas nuevas, que no tengan que pelearla tanto para tocar. Creemos que de esta manera los futuros grupos que surjan tendrán el camino más fácil”.

Ramiro Leiva, uno de los pioneros, nos comentó que la primera edición de Rock al Parque fue en 2001, y que hubo años que por distintos motivos no se pudo realizar. “Me parece muy bueno el trabajo que hacen los chicos de AMIL, yo ahora estoy en una banda que se llama Carpe Diem, y no puedo más que felicitarlos a los organizadores, porque uno empieza con algo y es positivo ver que hay gente que continúa. Con “La Rejunte” (grupo de blues lobense), tocamos en 2002 o 2003, lo más importante es que haya una continuidad, el festival lo empezamos desde la Casa de la Cultura, y que ahora este grupo de músicos y amigos lo haya retomado, es muy bueno. Todo tiene costos, pero buscando sponsors, más el acompañamiento que pueda hacer el Municipio, se puede llevar adelante. Ver al Parque lleno de gente es la mayor satisfacción. Quizás faltó un recambio generacional, me refiero que alguien que tomara la posta. Yo empecé con el “Pollo” Gagiotti, y el “Mosqui” Dinomo, luego a mí se me dificultó continuar porque asumí como Director de Cultura, pero se siguió haciendo. Es cierto que representa un esfuerzo y a veces cansa, suele suceder. Lo más importante es que Lobos tenga su propio festival y su identidad, con los músicos que lo integran. Tenemos mucho talento y a veces no nos damos cuenta, por ejemplo lobenses por adopción como Javier Miranda que es el baterista de Estelares y de Fabiana Cantilo”, destacó Leiva.