Empleo: Grandes cadenas de supermercados adoptaron un programa de inclusión para discapacitados

retail_3.jpg_258117318

Un 15% de la población mundial vive, en la actualidad, con algún tipo de discapacidad. En la Argentina, esta cifra alcanza a más de cinco millones de personas. El dato se desprende de Adecco, la compañía de Recursos Humanos, en un estudio titulado Talento Sin Etiquetas. Las empresas comienzan a ser más inclusivas, tanto adaptando superficies como contratando personal con algún tipo de discapacidad, según describen a El Cronista una cadena de supermercados, una empresa de servicios digitales y una organización que trabaja hace más de 25 años en la inclusión social de las personas con discapacidad intelectual.

Según el estudio de Adecco sobre personas con discapacidad (PCD), cuatro de cada 10 compañías cuentan con programas de inclusión. A pesar de ser una cifra estática, esta ha venido en aumento con el correr del tiempo. Cada vez más empresas advierten los beneficios de incluir en sus equipos de trabajo a PCD. El incentivo no proviene únicamente por el goce en exenciones de gastos impositivos para la firma, sino que, según el 60% de las empresas consultadas por el informe, lo hace porque promueve equipos de trabajo más diversos, el 18% porque aporta otros puntos de vista y el 7% porque mejora el clima laboral. "Reconocer la diversidad y aceptarla es gratificante para las personas que componen la organización", dice Esther Parietti, directora de Sustentabilidad de Adecco.

La inclusión es acción

Victoria Shocron es presidenta de la Fundación DISCAR, una organización que trabaja desde 1991 por la inclusión de las personas con discapacidad intelectual y de desarrollo, en todos los ámbitos de la sociedad. A través de su Programa EcA (Empleo con Apoyo), los postulantes son preparados para ser incluidos en los circuitos laborales convencionales. La iniciativa, que comenzó en 1993 introduciendo los primeros empleados en McDonalds, hoy ha logrado extender su lista en conjunto con empresas que se convirtieron en agentes de inclusión: Tiendas Falabella, Farmacity, Supermercados Día, Freddo, Walmart, Cines Village y muchas más.

Los esfuerzos de la organización y las empresas mencionadas son un ejemplo de que es posible perfeccionar la sociedad gracias al trabajo en conjunto entre sectores civiles y privados. Otro caso es el de la cadena multinacional Carrefour que implementa desde 2015 una estrategia conocida como 360°, abordando la inclusión desde una amplia perspectiva. "Al día de hoy, contamos con 52 colaboradores" con discapacidad, informa Candela Arias, gerente de Sustentabilidad y RSE de la firma, al tiempo que enumera algunas acciones, como una cartera de proveedores que incluyen ONGs y empresas sociales que trabajan con PCD.

En 2016, sumaron a Red Activos, una empresa social que, desde 2008, genera trabajo para personas con discapacidad de talleres protegidos, como proveedor de bolsas reutilizables. Carrefour también lanzó una línea de almohadones diseñada y fabricada por ellos que actualmente se comercializa en sus sucursales; así como también el desarrollo del primer equipo de diseño y creación de contenidos de Marketing y Producto de América latina integrado por personas con discapacidad intelectual y motriz en conjunto con La Usina, una organización que promueve dichas actividades. Por último, menciona la incorporación de Los Perejiles, organización creada por jóvenes con síndrome de down que ofrece servicios de catering y de pizza party, como proveedores de servicio de catering de la empresa.

Leandro Simeoni, titular de Nomines, una empresa rosarina de servicios digitales, no se interiorizó en el tema de las PCD hasta 2008, cuando le tocó dirigir una compañía de servicios e imaginó que esos puestos podían ser ocupados por personas con discapacidad: "Empecé a investigar en qué consistía la accesibilidad en los sistemas informáticos y la situación de discapacidad: qué significa ser una persona con discapacidad, cuáles son y porqué existen barreras para acceder al estudio y al empleo", relata Simeoni a El Cronista.

Su empresa es la única nacional que emplea en forma exclusiva a personas con discapacidad, según el Ministerio de Trabajo. Los motivos que lo llevaron a serlo fueron las cifras alarmantes: "En la Argentina hay más de 5.114.000 personas con algún tipo de discapacidad. Dentro de ese grupo, el 77% de las que están en edad económicamente activa se encuentra desocupadas. Peor aún, de ese porcentaje, el 80% nunca trabajó". Los empleados de Nomines realizan trabajos que requieren el uso de una PC o como operadores, en tareas como encuestas telefónicas, avisos y gestión de deudas, turnos para clínicas, sanatorios y post-ventas, 0800/0810 de información, chat de atención online, ingreso masivo de datos (data entry), auditoría de accesibilidad web y gestión de redes sociales, entre otras.

Tesoros ocultos

Entre las empresas que emplean o emplearon personas con discapacidad, el 96% recomienda hacerlo, indica el estudio de Adecco. La presidente de Discar asegura que este tipo de experiencias modifica los entornos laborales generando cambios "altamente positivos" en las estructuras internas y externas.

Las ventas

Está comprobado que contratar a personas con discapacidad mejora los ambientes de trabajo. Leandro Simeoni, titular de la firma Nomines, dice que genera un clima de no competencia inconsciente, un espacio más colaborativo de trabajo y menor rotación. "No es una cuestión filantrópica todo esto. Hay capacidad de trabajo", concluye el empresario, invitando a la reflexión sobre el concepto de discapacidad.