Nuevas conductas para prevenir la demencia, enfermedad frecuente en los adultos mayores

-Un caso de demencia de cada tres podría ser evitado con una política de prevención a lo largo de toda la vida tendiente a reducir nueve factores de riesgo, afirma un reciente estudio-.

 

Más de 50 millones de personas sufren demencia a nivel mundial, según las últimas estimaciones que incluyen los casos de Alzheimer.

 

Las personas afectadas de demencia serán 132 millones en 2050, según un editorial del diario médico The Lancet, que publica el estudio.

 

Los tres principales factores de riesgo más corrientes sobre los que se puede influir tienen que ver con la educación, la audición y el tabaco, según la investigación que modeliza el impacto de nueve factores de salud y de estilo de vida en varias etapas de la existencia:

DIETA SALUDABLE

 

Una dieta que incluye muchos vegetales, frutas y cereales integrales puede reducir el riesgo de desarrollar la demencia. Estas comidas parecen proteger las neuronas de sustancias químicas que se llaman “radicales libres” que dañan a las células. Las químicas protectoras en estas comidas se llaman antioxidantes. Otras comidas que pueden proteger contra la demencia incluyen la curcumina (el ingrediente principal en la especia cúrcuma) y los ácidos grasos Omega-3 (en el pescado).

 

En un estudio, mujeres que comían muchos vegetales verdes y frondosos (la espinaca, por ejemplo) y vegetales crucíferas (el brócoli, el coliflor, etc.) tuvieron un índice de declive cognitiva más bajo que las mujeres que comían menos vegetales (Snowdon, 2003).

Ejercicio

 

El ejercicio ayuda a un cerebro ser más sano, igual que como ayuda para una salud mejor para el resto del cuerpo. El ejercicio y la actividad física mejoran la función cognitiva y reducen el declive cognitivo. La cantidad del ejercicio no tiene que ser extrema. Estudios han mostrado que niveles moderados de actividad (por ejemplo, hacer ejercicio 3 veces por semana) reducen el riesgo de desarrollar la demencia. El efecto se aumenta con una variedad de actividades y parece que hay beneficios aun si el ejercicio se empieza a una edad más vieja.

  • Aumentar la educación al comienzo de la vida reduciría el número de casos de demencia en un 8% si todas las personas accedieran a estudios secundarios, según las estimaciones de la investigación.

 

  • Preservar la audición en la mediana edad (entre los 45 y los 65 años) reduciría el número de casos de demencia en un 9% si todas las personas mayores de edad tuvieran tratamiento, sostiene el informe.

 

  • Dejar de fumar a partir de los 65 años podría reducir los casos en 5%.

 

  • Otros factores tienen que ver con la hipertensión arterial (que representa 2% de casos de demencia) y la obesidad (1% de los casos) entre 45 y 65 años.

 

  • En las personas mayores de 65 años, hay que estar atentos a otros factores como la depresión (4% de casos), la inactividad física (3%), el aislamiento social (2%) y la diabetes (1%).

 

El estudio aporta también la proporción de todos los casos de demencia que podrían evitarse si se eliminaran completamente los factores de riesgo.

 

Si la eliminación de esos factores puede impedir un caso de demencia de cada tres (35%), encontrar un medio para contrarrestar el principal factor de riesgo genético de la demencia de Alzheimer, caracterizada por la presencia de la versión de un gen llamado “APOE4”, evitaría menos de un caso de cada 10 (7%), según el estudio.

Esas estimaciones tienen sin embargo ciertos límites ya que no se toman en cuenta determinados hábitos como el consumo de alcohol.

(Fuente: docsalud)