Frío o calor: cuál de los dos modos del aire acondicionado consume más

A la hora de acondicionar un hogar, el aumento en la popularidad de los aires acondicionados es una tendencia que ni los últimos tarifazos lograron frenar. Y si bien el aumento en la boleta de gas le ganó la pulseada al que sufrieron los servicios eléctricos en lo que respecta a niveles de descontento social causados, los acondicionadores de aire no necesariamente representan una opción más económica que las estufas tradicionales. Eso es lo que sostiene Claudio Figuerola, CEO de Wabee, empresa fabricante de monitores de energía eléctrica.

 

Desde el emprendimiento aseguran que de cada diez productos ofrecidos en las principales cadenas de artículos para el hogar, siete de las propuestas se sustentan en el suministro eléctrico, mientras los splits frío/calor suelen representar más de la mitad de esa oferta.

 

Sin embargo, un relevamiento realizado sobre la oferta de aires acondicionados disponible en las principales cadenas de electrodomésticos del país muestra que sólo cuatro de cada diez equipos frío/calor explicita su eficiencia de consumo energético en ambas modalidades, y que únicamente el 10 por ciento de las propuestas al público cumple con las normas de eficiencia energética A tanto en su modalidad frío como calor.

 

“Hemos encontrado que el recambio de las estufas tradicionales por los acondicionadores de aire frío/calor no traerá necesariamente ahorros en el monto de la factura a pagar durante el invierno”, asegura Figuerola. Según el ejecutivo, “35 por ciento de los equipos que ofrecen eficiencia energética A en la modalidad frío explicitan que el nivel de consumo en la modalidad calor es mayor, cayendo a las categorías B y C de la misma escala”. Según la investigación citada por Wabee, de este último grupo de equipos, 61 por ciento de ellos confirman que la eficiencia en frío es A pero que en la modalidad de calefacción el rendimiento es mucho menor y sólo alcanza la categoría C.

 

Destacó asimismo que:  “las posibilidades de hallar un importe mayor al esperado en la factura del consumo eléctrico es alta sobre todo para aquellos que compraron el equipo guiados por la etiqueta de eficiencia A sin confirmar que la categorización sea la misma para frío que para calor”.

 

Otro de los hallazgos del relevamiento es que “el monto al que se comercializan los equipos no sirve de referencia para identificar aspectos vinculados a la eficiencia”. De hecho, los fabricantes de monitores de energía eléctrica afirman que “un equipo con capacidad para un ambiente de 44 metros cúbicos y eficiencia A tanto en frío como en calor puede ser más económico que el de otra marca para el mismo tipo de ambiente, pero con eficiencia A en fío y C en calor”. Según Gabriel Cacosso, CDO de Wabee, “La diferencia de dinero entre uno y otro equipo puede ser cercana a los $1.000 ”.

 

Para realizar su investigación, Wabee tomó como base la oferta disponible en los portales de internet de cinco de las principales cadenas de electrodomésticos del país. Se relevaron 106 acondicionadores de aire con potencias desde los 2250 hasta 8000 Watts, correspondientes a 20 marcas distintas y publicados del 20 al 30 de abril de 2017.