POSITIVO: SE REGULARIZARON LOS PAGOS DE LA PROVINCIA EN AFYN Y LA INSTITUCIÓN PUEDE DESARROLLAR SUS TAREAS CON NORMALIDAD

P1010287

PLN_IMG_5080

En diálogo con Lobos News, Claudio Abdala, Presidente de AFYN, nos comentó el presente de la entidad, y cómo se lleva a cabo la tarea diaria: “Estamos trabajando muy bien, ha mejorado mucho la parte institucional, tenemos mucha movilidad. Me refiero a que en el Pequeño Hogar, que es para menores judicializados, se van dos chicos y entran tres, se están moviendo los estamentos técnicos de la Provincia que hacen que definan los destinos de los niños y adolescentes. Esto significa que los responsables está decidiendo el retorno de esos menores a sus familias, o encontrándoles una familia para darlos en guarda (…) Con respecto a la situación económica, se han actualizado los valores de las becas que manda la Provincia, y se han regularizado los pagos. De haber tenido entre 6 y 8 meses de atraso, ya para abril del año pasado estábamos al día, y nos han actualizado en dos oportunidades el importe de las becas. De manera que no nos podemos quejar, por supuesto que el dinero nunca alcanza, pero aún así vemos que no estamos solos. Y no me quiero olvidar del Gobierno Municipal, tanto éste como los anteriores, que siempre nos entrega un subsidio bimestral”.

Añadió “Cachencho” que: “En este momento, tenemos 17 chicos en el Pequeño Hogar, pero como mencioné antes el movimiento es constante. En cuanto a las edades, nos ha tocado recibir niños de muy corta edad, tenemos uno de 1 año y medio, otro de 2 años, y lo que nos ha ayudado a evitar problemas es que los de mayor edad tienen 12 años aproximadamente. A partir de ahí es cuando comienzan los problemas de disciplina, cuando llegan a los 14 o 15 años los chicos quieren salir, se escapan, y nosotros no tenemos poder de Policía. Pero por esta baja en la edad, son menos propensos a salir de la institución, son más receptivos y obedientes. Tratamos de inculcar el respeto y el buen comportamiento, todos sabemos que en el caso de los adolescentes son más rebeldes”.

Enfatizó Abdala que: “Recibimos mucha ayuda de la comunidad, en las cenas mensuales que hacemos se venden todas las tarjetas, y recuerdo que la semana anterior a la última cena que hicimos, desde afuera de la institución, con piedras, nos rompieron vidrios de las ventanas, fue un día a las 4 de la madrugada que revolucionó a todo el personal y a los propios chicos. Por tal motivo decidimos colocar rejas, aunque no nos gusta porque no queremos que parezca una cárcel. Pero no podemos estar cambiando vidrios todos los días. Pues bien, comunicamos esta lamentable situación en la última cena que realizamos, y en el mismo momento hubo gente que se ofreció para colaborar con la mano de obra o que aportó dinero. La verdad que el apoyo de la comunidad es incondicional, porque saben que hacemos las cosas lo mejor posible”.

“En total, contando el Pequeño Hogar, tenemos alrededor de 70 chicos, todas las mañanas la combi recoge a los chicos de sus hogares para llevarlos a la escuela, y a veces tenemos los minutos contados. Lamentablemente, no todos los padres se despiertan a la hora que corresponde para tener preparados a sus hijos, sobre todo los lunes. Por lo tanto los chicos no van al colegio, inclusive nosotros llamamos por teléfono a las escuelas para constatar si asistió un determinado alumno, y es algo que no nos corresponde. Pero lo hacemos porque no queremos a los chicos en la calle, sino en la escuela”, concluyó.