Magnífico concierto lírico en el Templo Parroquial, con la lobense Gabriela Jorge y su hija Clara: el público ovacionó a las intérpretes

DSC01646

DSC01665

DSC01656

Tuvo lugar hoy, en el Templo Parroquial, un concierto de música lírica, al término de la Misa vespertina, con una gran concurrencia de espectadores.

El mismo estuvo a cargo de la lobense Gabriela Jorge y su hija Clara Seiref, ambas sopranos, y la mezzosoprano y directora del grupo, Rosana Bravo, reconocida concertista a nivel nacional e internacional. Las intérpretes estuvieron acompañadas por el pianista Matías Fernández, quien se lució por su talento precoz y su juventud.

Concluido el evento, Gabriela Jorge manifestó: “Estoy muy emocionada por el cariño de la gente y porque el concierto haya gustado. Me encanta haber venido después de tanto tiempo, porque me abrazaron todos los que me conocen de cuando era chica, compañeros de colegio, vecinos del barrio, personas que me conocen de toda la vida”.

Y relató cómo se inició en el canto: “Yo había perdido la voz por completo, y estaba haciendo un curso de teatro con Lito Cruz, por lo cual él me dijo que tenía que ir a una fonoaudióloga porque no podía proyectar la voz, hicimos una muestra y me quedé afónica. Estuve dos años con una profesional, me dio el alta para hablar, y me sugirió cantar. Al tiempo quedé embarazada de Clara y dejé todo. Cuando ella era chiquita, yo me di cuenta de que tenía una excelente voz, y yo también tuve ganas de empezar a cantar. Busqué una profesora de canto, estuve tomando clases 6 años, y ahora estoy con Rosana Bravo desde hace dos años. Me siento muy cómoda con Rosana, es excelente, le pone muchas ganas y te transmite ese entusiasmo”.

Añadió que: “Mi hija Clara fue la primera alumna de Rosana, ya que comenzó en un coro de niños. Como dije antes, yo no vengo muy seguido a Lobos pero cada vez que lo hago me encuentro con gente entrañable, que aprecio mucho, y es mi pueblo. Cantar acá es algo especial, y hacerlo a dúo con mi hija es lo más”.

Clara Seiref nos comentó: “Empecé en 2013 a cantar con la Prof. Rosana Bravo, y estuve en un coro, pero actualmente tomo clases particulares. Lo que más me motiva es sentirme libre con el canto, ver cómo le llega la emoción a la gente, la forma en la cual uno puede transmitir sentimientos. Hay que practicar mucho y cuidar la voz, para llegar a ser buen cantante. Trato de no exigirme mucho, cuesta colocar la voz adelante, pero nada más. Vengo bastante seguido a Lobos, una vez por mes, ya que acá tengo mis primos, mi tío, abuelos, etc. Cuando estoy en mi casa, me gusta escuchar música pop o alguna cumbia, pero no es lo que yo canto”.

Para concluir, la Prof. Rosana Bravo dijo a la prensa: “La noche ha sido hermosa, tanto nosotros como la gente estábamos expectantes, sobre todo porque Gabriela y Clara nunca se habían presentado en Lobos, que es su lugar. Las dos estaban ansiosas y se prepararon muchísimo porque querían dar lo mejor. Ambas tienen muchas cualidades, Gaby es una mujer que tiene una constancia y unas ganas de aprender que no se ven con frecuencia. Más aún, teniendo en cuenta que hace relativamente poco tiempo que ella empezó. Las dos tienen un gran potencial. El canto lírico lleva su tiempo porque uno trabaja con músculos, entonces hay que fortalecerlos, es como una gimnasia, y hay que trabajarlo. Gabriela y Clara están trabajando juntas y para mí eso es maravilloso”.

Publicidad