UN EMBLEMA DE AUTOMOVILISMO LOCAL: HACE CASI 50 AÑOS, CORRÍA SU PRIMERA CARRERA “CACHENCHO” ABDALA

En una charla distendida con Claudio “Cachencho” Abdala, ex piloto lobense, nos contó parte de su vasta trayectoria en el automovilismo, que comenzó hace casi 50 años, en 1968.
A modo de reseña, “Cachencho”, nos comenzó diciendo: “El primer auto de competición que tuve fue un Lancia modelo 1927, con ese auto debuté. Cumplí 18 años el 28 de septiembre, y el 5 de octubre corrí mi primera carrera en Roque Pérez, en lo que aquel momento se llamaba “Limitada 31”, que devino después en el TC Roqueperense”.
Recordó que: “En aquel momento se corría con categorías de 4 y 6 cilindros, y en el debut realmente me fue muy bien, veníamos ganando en las dos categorías, hasta que se nos rompieron las llantas de las ruedas. Eso fue en 1968. Después se hizo una carrera de larga duración, que antes era más habitual que ahora, fueron 12 horas, en 25 de Mayo, con autos Citroen. La noche previa llovió mucho, hubo que esperar a que se secara el barro, así que se hizo de 9 horas. Y yo corrí con un Citroen que era propiedad de Pica Jorge, un gran amigo ya fallecido, se rotaban tres pilotos en la competencia”.
Añadió que: “Luego ya corrí en la Fórmula 4, tuvimos un primer año muy bueno, gané varias carreras por el Campeonato Argentino, llegué cuarto, y fui el primer particular, porque los tres que clasificaron adelante mío eran de equipos poderosos de la categoría. Económicamente costaba mantener el auto, pero por suerte no se rompió demasiado. El motor lo usé 13 carreras sin tocar, usé el mismo juego de gomas un año y medio. Tuvimos la pretensión de pasar a la Fórmula 2, pero no pudimos concretarlo. En ese interín, un amigo me ofreció correr un Peugeot 504 de Turismo Nacional, durante 6 meses, con buenas actuaciones, también por el Campeonato Argentino. Esto es de destacar ya que había cuatro autos oficiales de FIAT y otros tantos de Peugeot, con lo cual los primeros 8 lugares eran casi inamovibles. Mis mejores r resultados en la categoría los conseguí en dos carreras en Las Flores, salí cuarto y sexto”.
“Posteriormente el auto se vendió, por lo cual yo buscaba alquilar uno, y así corrimos unas pocas carreras de Fórmula 2. En la Fórmula 4, el auto tenía motor Renault 850, por eso luego pasó a llamarse “Fórmula Renault”. Era una “categoría escuela”. Más tarde alterné en Rally, TC Roqueperense, en el Club Argentino de Pilotos con marcas como Datsun y Nissan. En Rally corrí en el Campeonato entrerriano con un VW Gacel, salimos segundos, nos fue bastante bien. Terminé en el TC, y con la Chevy de la Peña del recordado “Pato” Lucavalli, una excelente persona”.
Concluyó Cachencho, afirmando que: “Ahora es mi sobrino, Tomás Abdala, quien está compitiendo, y espero haber dejado un legado. Entiendo que hay una etapa de la vida para cada cosa, el físico ya no da para tanto (…) Si bien es un deporte de riesgo, los avances que se han hecho en material seguridad son significativos, ni soñar con esto cuando yo empecé”.